A 2 años del crimen de un joven varelense, piden juzgar a los acusados y que dos sean detenidos

0
Compartir

Isaías Aranda murió en la madrugada del 16 de octubre de 2018, en Florencio Varela. Joaquín Gallegos (21) está detenido como coautor de «homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego». Sus supuestos cómplices están en libertad.

(Telam) Familiares de Isaías Aranda, un joven asesinado a balazos hace dos años en el partido bonaerense de Florencio Varela, reclamaron a la justicia que fije la fecha para la realización de la audiencia preliminar al juicio oral en el que serán juzgados tres sospechosos, dos de los cuales permanecen en libertad.
Isabel Jarkevik, abuela de la víctima, dijo este domingo a Télam que la causa tramita en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Quilmes y que la audiencia preliminar se iba a llevar a cabo en abril último pero se postergó por la pandemia de coronavirus.
«¿No pueden hacer una audiencia con barbijo y a dos metros de distancia? A mi no me parece que se tenga que demorar tanto todo por la pandemia, salvo que la Justicia no quiera trabajar», criticó la mujer.
Fuentes judiciales confirmaron a Télam que el año pasado la fiscal de instrucción Nuria Gutiérrez elevó la causa a juicio oral con el imputado Joaquín Gallegos (21) como coautor del delito de «homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego».
Además, dos jóvenes identificados como Santiago Vergara Benítez (23), alias «Chuky», y Aaron Sánchez (21), también serán juzgados como coautores del mismo delito pero llegarán libres al debate dado que el juez de Garantías Adrián Villagra los había liberado diez días después del hecho.
«Gallegos le pegó el tiro a corta distancia en el pecho, mientras que Benítez y Sánchez lo sostenían», precisó la abuela de la víctima, quien era padre de un bebé que en ese entonces tenía de seis meses.

El hecho
El crimen que se ventilará en el debate ocurrió la madrugada del 16 de octubre de 2018, en la esquina de Sevilla y Suiza, de Florencio Varela, en el sur del conurbano, cuando Isaías se dirigía a la casa de su novia.
«Con Gallegos se tenían bronca de jugar a la pelota en el barrio, esa tarde se cruzaron, se insultaron y mi nieto le pegó una trompada y Joaquín le dijo ‘esta la vas a pagar'», relató Isabel.
Según la abuela del joven, el acusado «buscó a los amigos y esperó a Isaías cuando iba a la casa de su novia, le hicieron una emboscada y lo agarraron», y que «una testigo escuchó ‘tomá hijo de puta’, tras lo cual escuchó unas detonaciones».
Aranda recibió un balazo calibre .22 en el pecho y salió corriendo hacia la avenida Eva Perón, pero el agresor efectuó otro disparo que impactó en su muslo derecho.
«Cruzó la avenida herido y llegó a la remisería para pedir ayuda, se desvaneció y falleció a los pocos minutos», afirmó Isabel.
Efectivos policiales que iban a bordo de un patrullero en cercanías del lugar rápidamente llegaron e intentaron detener a los agresores, pero éstos «se escaparon corriendo hasta que a dos cuadras los alcanzaron», dijo la mujer.
«¿Por qué se escaparon si no hicieron nada?, yo si no hago nada no me escapó, al contrario», señaló la abuela, quien añadió: «Quisiera que por favor se haga el juicio porque estos pibes estuvieron implicados.»
La mujer pidió al TOC 2 de Quilmes «que haga algo porque están abriendo espacios públicos, escuelas, shopping, entonces ¿por qué no actúa la Justicia también?».
De acuerdo a su testimonio, la fiscal Gutiérrez hizo un buen trabajo durante la etapa de instrucción «pero el juez Villagra no».
«La fiscal me dijo a mi que ella estuvo en las declaraciones de los acusados y sabe que son culpables, se contradijeron muchísimo pero el juez dejó en libertad a dos de ellos», afirmó.
La abuela del muchacho asesinado contó que, al momento del hecho, Isaías «cursaba sus estudios secundarios en la Escuela Polimodal 10 del barrio Pico de Oro y justo unos días antes había repartido su currículum buscando trabajo».
«Era un chico muy bueno que tenía sueños y proyectos, lo mataron por odio, por envidia», concluyó la mujer.

Comentarios

comments

Compartir