A 20 años del estallido del 2001

0
Compartir

La crisis económica y a la represión del 19 y 20 de diciembre, dejó 39 muertos y provocó la renuncia del presidente Fernando De La Rúa.

Hoy lunes 20 de diciembre se cumplen 20 años de la crisis de 2001, desatada tras la decisión del Gobierno de imponer el denominado «corralito» a los depósitos bancarios. La ola de manifestaciones desalojó del poder a Fernando de la Rúa, que había asumido la presidencia dos años antes, y provocó una dura represión de parte de las fuerzas policiales en todo el país con un saldo de 39 personas muertas.

¿QUÉ PASÓ EN LA CRISIS DE 2001?
La Alianza por el Trabajo, la Justicia y la Educación, una coalición conformada por la Unión Cívica Radical (UCR) y el Frente País Solidario (Frepaso), llevó al poder a Fernando de la Rúa en 1999. Al año de asumir, el entonces presidente debió afrontar la renuncia de su vice, Carlos «Chacho» Álvarez, que significó un duro golpe político.
Además de la crisis política, el gobierno de la Alianza no le encontraba la vuelta a una crisis económica y social heredada de la gestión menemista. El país tenía una deuda importante con el FMI y el plan de ajuste llevado adelante por el ministro de Economía, José Luis Machinea, había profundizado la recesión y el desempleo.
Los sectores de desocupados, que habían empezado a organizarse en torno a asambleas populares y a llevar acciones directas de corte de calle, popularizadas desde entonces como piquetes, comenzaron a presionar ante la falta de dinero circulante y, más en concreto, por la carencia de alimentos.
La situación escaló hacia el 18 de diciembre, cuando los cortes se extendieron por todo el país, y continuó con más intensidad al día siguiente, cuando De la Rúa declaró el estado de sitio.
Todo ello, se expresó en un enorme voto bronca en las elecciones de medio término, de octubre de 2001, que anticiparon lo que vendría dos meses más tarde.
En ese contexto, el Gobierno no pudo evitar imponer a comienzos de diciembre el «corralito», con el objetivo de frenar una fuga de capitales que ya había sacado del país unos u$s 20.000 millones. En virtud del cepo a los depósitos, los ahorristas sólo podían retirar $ 250 -que todavía equivalían a u$s 250- por semana. La medida debía durar solamente 90 días, pero se extendió mucho más.
La situación escaló hacia el 18 de diciembre, cuando los cortes se extendieron por todo el país, y continuó con más intensidad al día siguiente, cuando De la Rúa declaró el estado de sitio.
El 19 de diciembre, tras reunirse con Cáritas Argentina, el Presidente volvió a ratificar su rumbo económico de ajuste. Para entonces, el estallido social era irrefrenable, la población entera salió a protestar bajo el conocida lema «Que se vayan todos», y ya ni la renuncia de Cavallo como ministro de Economía, alcanzó para apaciguar la protesta popular.
La protesta fue duramente reprimida por la Policía Federal en CABA y por las policías provinciales en el interior.

Comentarios

comments

Compartir