A la espera del sueño copero de mañana ante San Pablo

161
0
Compartir

Por Guido Cichello.- Faltan horas para el gran día, para que el mundo entero conozca a esta humilde institución varelense, que desde hace años merece estar en las grandes ligas. El árbitro del encuentro será venezolano.

Ya está todo dado para que la historia escriba un nuevo capítulo en ese libro de oro que está armando el pueblo varelense. Defensa merecía tal reconocimiento, y lo tendrá en carne propia mañana por la noche ante el multicampeón mundial, San Pablo de Brasil, equipo que ya está en nuestro país con todas sus estrellas. Se descarta que el simpatizante Halcón asistirá en gran número al estadio, nadie quiere perderse el hecho histórico de jugar por primera vez una copa internacional y encima, ante uno de los equipos más poderosos del continente, como es el tricolor brasileño. Nadie querrá perderse la foto de éste acontecimiento que marcará un antes y un después en la vida del Halcón. Los medios nacionales e internacionales se harán eco de éste partido, y una victoria ayudará aún más a catapultar el hecho como histórico. Lejos de pensar que será una batalla, el jugador de Defensa tiene que disfrutarlo, y el hincha también. Asumiendo la responsabilidad de intentar ganar los tres puntos, tal como lo viene haciendo desde que Beccacece tomó la conducción y fiel a lo que la comisión directiva asumió con la contratación de sus últimos cuerpos técnicos. Sin importar quien esté enfrente, el equipo tiene que salir a jugar de igual a igual y siempre pensar en ganar. Eso llevó al equipo a donde está hoy en día y a poder soñar en grande. Enfrente estará el San Pablo con todas sus figuras internacionales. Pero el Halcón viene demostrando que no tiene nada que envidarle a nadie y que tiene con qué quedarse con la victoria. Tendrá que ajustar las piezas en ofensiva, no podrá cometer errores ni distracciones en el fondo, ese será el camino al éxito. Defensa saldrá a presionar e intentar ahogar a su rival desde el primer minuto, habrá que ver hasta donde le da la nafta para aguantar ese ritmo vertiginoso que propone Beccacece al comienzo de cada partido, sobre todo jugando de local. En cuanto a nombres no variará demasiado del que cayó por la mínima en La Bombonera. El único cambio sería el ingreso de Nicolás Stefanelli por Juan Kaprof. Chicho es el goleador del equipo y no puede estar sentado en el banco, por más que en los últimos partidos no mostró su mejor versión, al igual que el resto del equipo. Se espera más de Jonás Gutiérrez y también de Gonzalo Castellani, piezas claves para el armado de juego. Ellos deberán ser los abanderados ante el San Pablo, si tienen una buena noche, el equipo andará bien, de lo contrario le costará mucho hilvanar jugadas de riesgo. Además ambos tienen la experiencia suficiente en el plano internacional como para equilibrar al resto del equipo que jugará su primera partido de Copa. Arias, Delgado, Castellani y Gutiérrez tendrán que contagiar a los suyos para que no sientan el peso de la responsabilidad. No será fácil pero también allí deberá estar la mano del entrenador para tranquilizar a éste grupo de jóvenes que esperan éste partido desde hace meses. La gente también jugará un papel determinante, sin presionar a sus jugadores  y alentando desde el primer minuto hasta el último. Desdramatizar éste tipo de partidos ayuda a poder disfrutarlos y entender que es un premio al esfuerzo y no un castigo. No todos los días se juegan éste tipo de encuentros, hay que tomarlo con responsabilidad y la sabiduría necesaria para estar preparados, ya sea para la victoria o para la derrota. Todo será aprendizaje, y captarlo de una manera positiva ayudará en el futuro cercano. A disfrutar Halcón que se vienen horas de alegría y relevancia.

Comentarios

comments

Compartir