Acribillaron a 4 chicas: Un gendarme despechado es la hipótesis mas firme de los investigadores

0
Compartir

Nuevamente Florencio Varela es sacudió por hechos sangrientos. El fin de semana pasado Ezequiel “Caito” Alegre de 21 años fue baleado de muerte en la avenida Senzabello entre Remedios de Escalada y  Necochea, frente a la Feria San Juan Bautista, cuando regresaba con tres amigos de un boliche, por un misterioso sujeto que aún no ha logrado ser detenido por la policía. Hoy, a las 6.10 de la mañana, cuatro adolescentes en la misma avenida Senzabello pero esquina Los Andes, fueron atacadas a balazos cuando esperaban un colectivo.

Las víctimas fueron identificadas como Sabrina Barrientos (15) y Denise Juárez (17), quienes recibieron nueve y cuatro disparos, y a raíz de los impactos murieron en el lugar.

Los voceros precisaron que una de sus amigas, de 15 años, fue herida en el cuello, una pierna y un hombro, mientras que la otra joven, de 16, fue baleada en la pierna y en la cabeza.

Ambas fueron trasladadas de urgencia al Hospital Mi Pueblo, donde fueron intervenidas y hasta este mediodía se encontraban en grave estado y con pronóstico reservado, por lo que más tarde serán llevadas a otro centro asistencial de mayor complejidad.

Además, las fuentes informaron que los efectivos de la comisaría 3era. de Florencio Varela que se acercaron hasta el lugar pudieron recoger varias vainas servidas de calibre 9 milímetros y constataron que a las adolescentes no les faltaba ninguna pertenencia, por lo que los investigadores en principio descartan la hipótesis de un intento de robo.

En tanto, un joven llamado Javier, que declaró como testigo en dicha dependencia policial, comentó en diálogo con el canal de noticias C5N que transitaba con su auto por la avenida y vio “a las cuatro chicas sentadas en el cordón de la vereda una al lado de la otra”.

“Pasé y a los dos metros escuché varios tiros, todos seguidos”, dijo, y aclaró que luego dio la vuelta manzana con su vehículo para ver qué había ocurrido.

Al pasar nuevamente por esa esquina, Javier explicó que se encontró “con una de las chicas, arrodillada en el piso” que le pedía ayuda y “estaba llena de sangre”.

Javier dijo haber visto un auto con tres sujetos. Pero fuentes de la investigación ha señalado extraoficialmente que una de las chicas habría estado de novia con un joven gendarme y ella lo dejo. Los pesquisas, teniendo en sus manos más de 13 casquillos de una pistola calibre 9 mm, se apoyan en esto. Además de la excelente puntería pues hizo blanco en las jóvenes y ni un solo balazo dio en la casa de enfrente. Además ya se cuentan con imágenes de la cámara de monitoreo de Granaderos y Senzabello. Allí está la llave. Y se ve a un sujeto de remeras roja y jeans que tras balear a las chicas camina por Granaderos hasta avenida San Martin. La cruza, se sienta sobre el cordón  de la vereda y luego desaparece.

CLAUSURA

Cuando aun no está claro de dónde regresaban las menores a sus domicilios del barrio El Alpino, alguien tiró versión (falso periodista) de una noche en el boliche Santa Diabla, ubicado a dos cuadras del Perpetuo Socorro y a unas 40 cuadras del lugar de los hechos. En ese marco el intendente Julio Pereyra, ante la versión y sin tener acceso al expediente judicial, pues hay un claro secreto del sumario, ordeno la clausura del local bailable hasta tanto se aclare el episodio.

La causa fue designada a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de ese distrito, a cargo de Hernán Bustos Rivas, quien caratuló provisoriamente el expediente como “doble homicidio” y ordenó los procedimientos correspondientes para intentar esclarecer cómo sucedió el ataque.

 

Comentarios

comments

Compartir