Agustín: historia de Cuidados Humanizados en el Hospital El Cruce de Florencio Varela

0
Compartir

Un nuevo hecho de violencia nos lleva a principio de enero de este año, un joven de 18 años sale a plena luz del día de la parroquia donde asistía, cuando fue increpado para robarle y le disparan en el cuello. Fue llevado al hospital Carlos Bocalandro del partido bonaerense de San Martín y tras ser estabilizado es derivado al hospital Carlos Thompson. Ante la lesión recibida se activó la red de salud pública y fue derivado para su recuperación al Hospital de Alta Complejidad «El Cruce» de Florencio Varela, donde permanece internado en Terapia Intensiva.
Su protagonista se llama Agustín, tiene 18 años y producto del disparo tuvo una lesión en la médula, así nos relata la Lic. Leticia Rey, kinesióloga del Hospital El Cruce, «Actualmente se está recuperando muy bien, dado que el impacto recibido en la médula fue una contusión, fue solamente un golpe, y tiene muchas posibilidades de rehabilitarse. Él mueve sus miembros superiores, y está empezando a movilizar una de sus piernas. Logramos muchos avances, ya se sienta, y pudimos sacarle el respirador. Agustín se comunica mediante gestos y el intercomunicador, porque aún está traqueostomizado».
Agustín es el más chico de 6 hermanos, perdió a su mamá hace 10 años y ellos lo visitan todos los días.
«Los hermanos contaron que Agustín tiene adoración por su perrito, por ello pedimos en el marco de hospital humanizado se activará el Protocolo de actividades asistidas por mascotas. También hablamos con el jefe de UTIA para sacarlo al jardín, donde sus hermanos lo van a sorprender con Pepe su mascota», nos contó la Lic. Rey.
En el HEC consideramos que humanizar la salud se ha convertido en una necesidad. Estas necesidades son reales, y cada vez más está apareciendo mayor evidencia científica sobre sus beneficios.
Rodeado de sus afectos, en una tarde que el calor acompaña, Carla su hermana nos decía muy feliz al ver su recuperación, «desde el primer momento quisimos que venga a El Cruce y una vez que ya estaba, nos dio mucha tranquilidad. La atención, el amor, el cariño, desde los enfermeros, las kinesiólogas, los médicos. Estamos muy agradecidos y muy felices con los avances y nos emociona todos los días todo lo que hacen por Agustín».
Desde el Hospital El Cruce y a través de la red hospitalaria, se logró que Agustín continúe su recuperación, una vez que le den el alta, en el Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica del Sur (INAREPS) de la ciudad de Mar del Plata.
Agustín siempre se sintió acompañado por todos los equipos de profesionales que forman parte del Hospital El Cruce.
Prensa: El Cruce

Comentarios

comments

Compartir