Ajustado triunfo Halcón 1 a 0 en la visita a Gimnasia de La Plata

0
Compartir

Por Guido Cichello.- El equipo de Mariano Soso obtuvo sus primeros tres puntos en la Superliga y fue de visitante ante un Gimnasia de La Plata que está muy comprometido con los promedios del descenso.

 

En la previa analizábamos la posibilidad de un partido luchado, mal jugado, friccionado y con pocas situaciones de gol, pero por momentos de ida y vuelta. Ésta última características se debía a la necesidad imperiosa, que tenían ambos conjuntos, por sumar sus primeros tres puntos en la actual Superliga. Es cierto que el Lobo, no sólo por ser local, tenía la obligación de conseguir los tres puntos para comenzar a engrosar su promedio del descenso. Hoy está en la última posición de la tabla. Ni el Indio Ortíz ni Mariano Soso regalaron un metro, quizás se olvidaron de jugar, pero la entrega estuvo en cada sector del campo. En el primer tiempo fue Gimnasia quien dominó, sobre todo al comienzo del mismo. Luego se emparejó el partido, con muchas imprecisiones de ambos lados y sobre el final, el Halcón dejó una mejor imagen. Defensa se fue al descanso entendiendo por dónde y cómo debía lastimar a su rival. En los últimos 15 minutos del primer tiempo, tuvo la pelota, fue profundo por la derecha con Nicolás Maná y encontró en Nicolás Fernández e Ignacio Aliseda, dos delanteros movedizos. Además, Neri Cardozo y el Torito Rodríguez comenzaban a agarrar la pelota y Raúl Loaiza todos los rebotes. Los defensores no pasaban sobre saltos, por lo que en el vestuario el clima era tranquilo. Defensa no había tenido un buen comienzo de partido, pero dejaba una gran imagen al final de los primeros 45 minutos. Ya en el complemento todo se hizo más trabado y luchado. Ellos buscando el gol con ganas y empuje, pero sin juego asociado. Defensa trataba de manejar la pelota, pero no era el día ideal para arriesgar. Gimnasia esperaba agazapado el error en el fondo Halcón para abrir el marcador. Defensa seguía inquietando con alguna subida de los laterales, pero no mucho más que eso. Hasta que tras un balón detenido, Rafael Delgado se encontró sólo con la pelota y la mandó al fondo de la red. Era el 1 a 0 y, por cómo venían jugando ambos equipos, parecía liquidado. Era el típico encuentro en donde quien convertía, se quedaba con los tres puntos, y ese fue el equipo de Mariano Soso. Ya con la ventaja, Defensa no sólo se aferró al resultado sino también al contragolpe. Tuvo varias corridas que no terminaron en peligro, porque Nicolás Fernández volvió a tener una tarde floja. Ellos, repudiados por su gente, se pusieron muy nerviosos y continuaron equivocando los caminos. Los cambios le dieron la razón a Soso y no a Ortiz, quien también sintió el rigor del hincha del Lobo. El clima era ideal para liquidar el partido, los jugadores de Gimnasia pegaban más de lo que jugaban y el fantasma del descenso sobre volaba por el Bosque platense. En lo colectivo, Defensa tuvo un buen partido, en lo individual mejoró mucho en relación al encuentro contra Arsenal, sobre todo en aquellos jugadores experimentados que llegaron en el último tramo de la pretemporada (Loaiza, Rodriguez y Cardozo). Los marcadores centrales se acomodaron bien, Juan Rodríguez  y David Martínez y tanto Rafael Delgado como Julio González demostraron que no pueden salir del equipo y que hoy por hoy son los laterales titulares. Ezequiel Unsain volvió a ser figura y a transmitir esa seguridad que todo equipo necesita desde el arco. Ahora se viene Banfield, un rival muy irregular desde el resultado y también en rendimientos. Será otro partido lindo ante un rival que piensa más en atacar que en defender. Luego se viene la fecha FIFA y el descanso para seguir ajustando clavijas y soñando con retomar la senda ganadora que tanto se acostumbro el Halcón en el último tiempo.

Comentarios

comments

Compartir