Ariel Maza: El varelense que inventó una caja negra registradora de velocidades en vehículos

0
Compartir

Ariel Maza tiene una mirada particular de las cosas. Dice que desde chico buscaba poder modificar la realidad. Buscó durante años establecer un método para bajar el índice de accidentes de tránsito generado por altas velocidades. Ariel Maza es vecino varelense. Se ocupa del armado de shows y espectáculos musicales. Piensa lo que va a decir y ante la pregunta del millón, ante quien se la hace por la curiosidad del invento, responde a todos por igual.
-Yo venía de Mar del Plata en mi auto, con mi esposa, y manejaba a velocidad crucero por la Ruta 2. De pronto nos pasó un camión como si estuviéramos detenidos. El velocímetro mío marcaba 120 kilómetros por hora. Confieso que me llevó algunos minutos descubrir de qué forma se podría multar a ese conductor irresponsable. Y de pronto se me ocurrió lo que siempre busqué: Una caja negra, como las de los aviones, que registre en una memoria las velocidades del vehículo en movimiento. Con esta caja se podría infraccionar en todos los momentos. Esta caja negra puede ser revisada por un agente de tránsito que tenga el equipo adecuado. Como las pistolas que leen el código de barra en los mercados. El agente escanea la caja negra, que se inviolable y puede leer, mediante un sistema de cartografía de mapas, a qué velocidad transitó el vehículo.
La idea de Ariel Maza fue desarrollada con un ingeniero en informática que generó el software para el prototipo que hoy cuenta con su correspondiente patente. Ahora la idea de Maza es que el equipo se fabrique en serie y las automotrices lo instalen en sus unidades. Pero claro, para ello se hacen necesarios otros resortes legales, tales como incorporar el sistema a la Ley Nacional de Tránsito, pues el equipo puede ser colocado en rodados nuevos como usados.
-¿Con qué nombre fue patentado?
-Es un velocímetro trasero, pues ya existe el delantero. El equipo indicará en la parte posterior del rodado con un letrero lumínico a la velocidad que va. Esto te controla y te condena socialmente. Vos vas a 150 y todos ven que vas a 150. Te sacan una fotomulta, el velocímetro te defiende o te condena. La caja negra tiene una tecnología similar a la del avión, que mide por movimiento. Esta caja está blindada, sellada, lleva un GPS, baterías auxiliares, se puede alimentar con energía solar y con el mismo vehículo del auto. Lo innovador es tener un software que con un aparato externo, uno pueda sacar información de la memoria de la caja.
-¿Durante qué tiempo?
-Va acumulando información como una computadora. Esta información queda en una memoria como las de los celulares. Si solo almacena lugares y velocidades puede ser usada por años. La idea es que por más que las rutas estén como estén, lo ideal es que estén en buenas condiciones, si todos fuéramos más despacio, habría menos accidentes.
Maza tiene ahora una idea de autocontrol. «Siempre pongo como ejemplo la cámara de la Escuela de Policía Juan Vucetich en el Camino Centenario. Uno viene rápido y baja la velocidad cuando pasa por la cámara. Después vuelve a pisar el acelerador. Si uno sabe que lo están controlando, no va a ir rápido y respetará las velocidades. Esto es como si uno fuera con un agente de tránsito adentro del auto. Pero supongamos que violas las velocidades máximas. Todo quedó grabado en la caja negra y cuando vas a hacer la transferencia o la VTV o en cualquier lugar te para un control y se accede a esa memoria con una codificación, la caja dice lo que hay y pagarás la multa. Entonces uno va a pensar diez veces en ir a altas velocidades»
Maza presentó el invento al intendente Julio Pereyra quien se ofreció a utilizar toda herramienta para que pueda ser analizado por las autoridades nacionales como el aporte de un varelense a la seguridad vial. «A Pereyra le gustó mucho el proyecto porque apunta a salvar vidas. Esa es la idea»
Antes, el inventor, lo presentó en ONG,s que trabajan en esta problemática llevando conciencia vial. «La gente de Luchemos por la Vida lo recibió con mucho interés. Prometieron todo su apoyo», dijo Maza.

Maza tiene otra idea en desarrollo. «Hoy las fotomultas por velocidad toman de a uno y al último. Si los vehículos tuvieran las patentes pintadas en los techos, como existe en algunas partes del mundo, con una cámara aérea los agarrás a todos, no al último»

 


Se ha visto en este último fin de semana largo en las redes sociales un video donde en el tramo de Dolores con San Clemente del Tuyú los vehículos avanzaban por ambas banquinas y en la misma dirección.
«El ingeniero en comunicaciones está trabajando ahora en el software para con la cartográfica satelital, porque el equipo tiene GPS, dotarlo de un transmisor para que emita una señal a la cabina de policía donde hay un receptor. Cada equipo tiene una codificación. En una pantalla marcará en rojo todos los que vienen por la banquina. El equipo estará codificado con la patente del vehículo. Está seriado. Ahí no hay salida. Te va a parar la policía y va a ir a la caja negra. Vas a tener que explicar porque ibas por la banquina. Muchos accidentes se generan por ir por la banquina»
-Necesita una legislación el equipo. ¿Sería obligatoria su colocación?
-Si, claro. Hay que hacer modificaciones. Aqui se necesita una decisión política. Cuando vaya uno hacer la VTV también van a llegar a los accesos de velocidades. Del mismo modo cuando se haga la transferencia del vehículo. El equipo está ahí y no se lo puede tocar. Y si la toca un hacker y se descubre, la pena tiene que sé muy dura. Esto también requiere legislación.
-¿No es un limitador de velocidades?
-No es un limitador de velocidad y si así fuera no sirve. Porque supongamos que uno necesita ir a 150 kilómetros por hora porque tiene una urgencia, una emergencia. Estará justificado. No se puede limitar al vehículo. Del mismo modo que se iban a limitar los camiones. Cuando necesitan hacer fuerza, como en la zona de montaña, no funciona.
-¿Qué tiempo demandó la idea?
-Un año y medio. Este es un invento de servicio. Este equipo es innovador porque está adentro del vehículo. Controla desde adentro. Hoy para controlar se hace desde afuera con semáforos, fotomultas etc.
-¿Que estadísticas tiene?
La estadística marca que en Argentina tenemos 20 muertos por día. Lo dice Luchemos por la Vida. Nosotros con este sistema estaríamos, si se logra instalarlo en un año, bajando de 20 a 12. Esto es simple. Si te controlan no lo haces.
-¿Qué costo tendría?
-El mismo costo de un juego de cinturones de seguridad. No se puede dejar de mirar la innovación cuando se trata de salvar vidas. Los cinturones de seguridad, los apoya cabezas no eran obligatorios y hoy todos los autos los tienen que tener. Tiene que llegar un momento que se deben controlar los vehículos para que nadie transgreda la ley y quien la transgreda, que pague. La prueba está donde hay radares y cámaras, la gente va despacio y después dispara. Con esto, no va a ningún lado… Este sistema no pasa de los 3000 pesos. Unos 200 dólares. Obvio que yo no lo voy a fabricar y no lo voy a colocar. Yo tengo la patente y se licitará que automotriz lo fabrique y lo coloque. Claro que para ello hay que generar normativas. No es difícil, es una cuestión de voluntad, para hacerlo y salvar vidas. Es más: hasta el equipo puede ser portátil. Entra un vehículo de afuera al país, y se le instala el equipo. Cuando sale se le hace la lectura de su movilidad. Hay multas, la debe pagar. Te aseguro que para la próxima se van a controlar. El programa de computación hasta hará constar quien hizo los controles, que autoridad de provincia, municipio y con identificación del agente.
-¿Qué otra idea tiene sobre la seguridad?
-Estamos en la primera etapa de diseño de un alcoholímetro con un registro de ADN y huella dactilar. Cuando uno sube al vehículo debe escanear su huella en un lector y sopla en una pipeta: si tiene alcohol en sangre el vehículo se inmoviliza y no arranca. Hace muchos años cuando aparecieron los celulares con antena, había pensado hacer un mapa digital. Mucho después diseñaron los GPS. Pero que quede en claro esto: Yo busco aportar en algo a la seguridad vial. No es una cuestión económica.

Comentarios

comments

Compartir