Aún sin pistas para hallar a los asesinos del empresario Venturini

0
Compartir

“El primero que aparezca muerto en circunstancias dudosas y que se encuentre sospechado por la Justicia de haber participado en el hecho, es el entregador. Estas bandas comen solas, no reparten. Resulta llamativo que acribillaran a un civil y el personal policial de custodia resultara ileso, en una balacera salvaje de mas de 50 disparos”, dijo alguien en la red social.
Lucas, por su parte señaló: “En ciudades del conurbano bonaerense como Quilmes o Florencio Varela, trasladar ese monto de dinero (6 millones de pesos, de los 20 que solía depositar por semana en el Banco Provincia del Cruce Varela, según pudo conocer Varela al Día) en un vehículo particular no blindado es un suicidio. Por lo que veo en la foto se utilizó armamento automático y semiautomático, de frente y por los laterales de la camioneta, Imposible repeler esa agresión. Mis condolencias a la familia de una víctima más de la maldita inseguridad. Confío en que se encuentre a los responsables del hecho y descreo de aquellos que deben impartir Justicia”
El empresario Aldo Venturini fue atacado con fusiles Fal, y pistolas 9 milímetros. Los investigadores sospechan que hubo un entregador. Buscan a los asesinos, pero sin pistas firmes.
Aldo Venturini, de 69 años, fue asesinado en la mañana del lunes de 50 disparos, por un grupo de delincuentes que lo interceptó en la avenida República de Francia a metros del cruce con la calle Necochea, en el varelense barrio de Altamira. El hombre trasportaba más de 6 millones de pesos desde su distribuidora de cigarrillos y golosinas hasta un banco de Florencio Varela. El dinero era trasladado en cajas de Nobleza Picardo donde se acondicionaban 2 millones de pesos en cada una. Venturini viajaba como acompañante en su camioneta Renault Master que manejaba un empleado. En la parte posterior iban dos policías, uno de los cuales fue herido de un balazo en una pierna.
Se dijo que tanto Venturini como los policías respondieron inmediatamente al ataque de los delincuentes (aún no se determinó cuántos fueron), que se movían en una camioneta Ford Ranger. Venturini, que viajaba en el asiento del acompañante, bajó para disparar su pistola calibre 9 milímetros. Fue alcanzado por los balazos y murió en el lugar. Uno de los policías debió ser trasladado al hospital El Cruce con heridas en sus piernas y en una mano, mientras que el otro resultó ileso; ambos revisten en el Comando de Patrullas Comunitarias de Quilmes. No se entiende la logística de los policías de viajar en una camioneta que abre por la puerta lateral. El conductor de la Renault Master, empleado de Venturini, bajó a los gritos suplicando que no lo mataran.

CAMIONETA
En tanto los delincuentes robaron el dinero y se dieron a la fuga, descartando el vehículo en un estacionamiento del hotel alojamiento Susurros, ubicado en la vereda de enfrente. El Hotel no tiene cámaras a la calle.
Horas después efectivos de la comisaría Florencio Varela Tercera hallaron abandonada la camioneta Ford Ranger patente LXU 843 con manchas de sangre en el asiento del acompañante, se cree que uno de los autores fue herido por los policías. Los sujetos se dieron a la fuga en un Chevrolet Agile de color Azul que los aguardaba en el estacionamiento. Un plan friamente calculado.

Comentarios

comments

Compartir