Batalla campal en Monte Cúdine por el desmalezamiento de un predio del Estado

0
Compartir

En el medio sonó el nombre del dirigente Pablo Alaniz quien desmintió su participación en la disputa

El coro de voces negó enfáticamente la toma de las tierras, como había trascendido ayer al mediodía. La policía trataba de calmar los ánimos y solicitaba a la media docena de apaleados, en distintas partes de cuerpo, que hicieran la denuncia en la Comisaría Primera de Florencio Varela.
Diagonal Granaderos al 500. Monte Cúdine. El predio que es una improvisada plaza desde al menos de 1979, cuando dejó de pasar por alli el ex ferrocarril Belgrano, tenía los yuyos altos. Los vecinos se juntaron para pedirle una mano a Marcelo Rojas, del Sindicato de los Municipales. El titular del gremio, Darío D’Aquino hizo lo propio con la Fe.Coo.Tra.Un, la federación de cooperativas.

 

img_20170328_124934 img_20170328_125317Llegaron los desmalezadores para hacer su trabajo. A 200 metros vive un vecino de nombre Germán, cuya mujer es policía de la Ciudad, ex Federal. Los vecinos dicen que Germán, un hombre que pierde los estribos fácilmente, es puntero de Pablo Alaniz, uno de los referentes de Cambiemos. No dudaron en decir que Alaniz estuvo en la casa de Germán y tras ello dio un alerta a la comisaría por una posible toma de las tierras. Ayer por la tarde Alaniz desmintió rotundamente a Varela al Día las acusaciones. “Me habían invitado a la plaza los vecinos y fui hace unos días, como lo hago en todos los barrios. Nada más”, dijo el joven dirigente.
Ayer Germán salió de su casa con un palo y se cruzó al predio desmalezado. Las mujeres trataron de explicarle que alli hay jeringas por las drogas y de noche es un peligro. Nadie le podía sacar de la cabeza a Germán que eso era una toma de la tierra y en ese marco la emprendió a palazos. Cuatro mujeres y dos hombres recibieron una brutal paliza. Germán subió a su auto y se escapó. Los vecinos dicen que regentea una remisería sin habilitación en su casa. Llegó la policía con 8 patrulleros pero ya era tarde. Poco después Germán fue interceptado con su auto. En la comisaría se vio las caras con los apaleados.

Comentarios

comments

Compartir