Bingo cerrado en Varela: El juego lanza un paro en rechazo al impuestazo por Ganancias

0
Compartir

Un dia de descanso para los humildes ludopatas varelenses. Los empresarios del juego protestan hoy cerrando las salas de todo el país. Varela, desde las 6

(LPO) Una cumbre histórica se produjo el viernes pasado por la tarde en el Hipódromo Argentino de Palermo. El gobierno de Mauricio Macri logró el milagro de reunir a enemigos presuntamente irreconciliables en torno a una mesa.

Representantes de todas las empresas del mundo del juego en la Argentina: Codere, Boldt, Acahaval, Cristóbal, Angelici, Mautone, y demás, se sentaron para acordar una respuesta al proyecto de ganancias del Gobierno que les aplica un impuestazo feroz.
Luego del shock por el dictamen que les aplica durante tres años un impuesto «extraordinario» de 40 mil pesos por máquina por año y otra tasa de 0,75 pesos por cada apuesta, los empresarios del sector llegaron a cuentas alarmantes.
LPO había advertido este jueves por la noche que cuando los empresarios y sindicatos del sector empezaron a cruzarse por whatsapp y telegram el dictamen de Cambiemos, la furia escaló hasta al cielo al enterarse que eran el único sector castigado con el impuestazo. Una vez más, el sector financiero la había librado. Con agravante: el dictamen del Gobierno era incluso más duro que el de Sergio Massa, autor inicial de la idea de gravar al juego.
En una sola semana de paro del juego, la provincia de Buenos Aires se pierde de recaudar 2.000 millones. El jueves el ministro Lacunza tomó deuda por 1780 millones.
Se empezaron a evaluar entonces distintos caminos -desde planteos judiciales por el carácter confiscatorio de la medida- hasta cierres de empresas, pero fueron los sindicatos del sector quienes aportaron el pragmatismo necesario.
En la reunión del viernes estaba presente Luis Barrionuevo, que se lamentaba: «Ahora que finalmente conseguí que me habiliten 200 maquinitas en el casino del Sasso, me meten un impuestazo». Barrionuevo representa a los trabajadores de gastronomía y hoteles que trabajan en los casinos.
Por el sindicato de los trabajadores del juego estaba Antonio Mura, cerebro político de Daniel Amoroso y por los trabajadores de al actividad hípica Miguel Quiroga.
La propuesta fue concretar el lunes (por hoy) un paro de 24 horas -en rigor un lock out patronal con consenso de los sindicatos-, para que los políticos sientan el rigor de ponerse al sector de sombrero. Se calcula que con un sólo día sin actividad, los estados dejarán de recaudar casi lo que pensaban sumar en todo el año con el aumento de ganancias. Se entiende: las salas de juego pagan a los distintos niveles del Estado, ganancias, ingresos brutos, tasas varias, IVA y canon, entre otros tributos.
Se trata además de una medida histórica, nunca desde que existe la actividad en la Argentina hubo un paro nacional de absolutamente todos los sectores del negocio.
En la inédita reunión algunos propusieron un paro por tiempo indeterminado, pero con más experiencia los sindicalistas explicaron que lo conveniente era dar este primer paso y luego esperar la reacción de la política, antes de escalar.
El paro involucra a bastante más de 20 mil trabajadores de todo el país e incluye hipódromos, casinos, bingos y quinielas.
El conflicto impacta de lleno en el plan que se había trazado el Gobierno para aprobar su dictamen de ganancias, porque ahora se le abrió un conflicto que excede largamente las negociaciones y juegos de nervios con la oposición en la Cámara de Diputados.

Comentarios

comments

Compartir