Brecha digital: la mitad de los jóvenes no tiene computadora ni acceso a internet

0
Compartir

La mitad de los jóvenes de la provincia no cuentan con computadora ni acceso a internet en su hogar y el 27,5% directamente no utiliza la web, un número que profundiza la brecha tecnológica y genera preocupación en los expertos.

Los datos surgen de un trabajo que el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA) realizó para la Defensoría del Pueblo bonaerense, y corresponden al año 2017.
Según el informe, el 47,9% de los niños y jóvenes de entre 5 y 17 años no cuentan con una computadora en su hogar, mientras que el 53,6% no tiene acceso a internet en su vivienda. Además, el 27,5% no ingresa en ningún momento a la web.
Asimismo, a medida que desciende el estrato social aumenta el déficit en la posibilidad de contar con ambos recursos: mientras el estrato medio alto accede en su totalidad a ambos, el estrato “muy bajo” no tiene computadora en un 69,2%, y sufre la falta de internet en un 74,3%.
Esto marca una profundización de la brecha tecnológica que afecta profundamente a los sectores sociales más vulnerables. Alejandro Garay, secretario de Educación de la Defensoría, explicó a DIB que esta situación “acentúa las desigualdades educativas que se expresan después en las opciones de los chicos, si deciden trabajar o continuar con sus estudios.
Así, en el caso del acceso a internet hogareño, el sector medio alto cuenta con un acceso total, mientras que en los sectores medios el 81,9% cuenta con el servicio. En tanto, en los sectores bajos el número de jóvenes con acceso a la web desciende al 45,9%, mientras que para en el estrato más bajo llega apenas al 25,7%.
En ese marco, el informe destaca que el 48,8% de los niños del estrato “muy bajo” no utilizan internet, a diferencia del estrato medio alto en el cual un 4,6% no hace uso. De modo inverso, en los sectores más pobres solo el 15,5% usa internet por más de dos horas diarias, mientras que en la clase media alta ese hábito se observa en el 45,4% de los casos.

 

 

Imprimir
El uso de internet diario también resulta diferencial según los grupos de edad: un 35,5% de niños entre 5 y 12 años no usan internet, mientras que entre los adolescentes, solo un 14,6% no lo hace. Inversamente, se observa que el uso durante más de 2 horas en el día se da más frecuentemente en los adolescentes (49,2%) que los escolares (19,6%).
La frecuencia e intensidad en el acceso a la web es otro aspecto destacado del informe. Como se dijo, el 27,5% de los jóvenes no usa internet en ningún momento del día, mientras que el 13,7% lo hace menos de una hora diaria, el 27,2% entre una y dos horas, y el 31% más de dos horas.
Celulares
Otro terreno en el que la brecha social golpea con fuerza es en el acceso a un teléfono móvil, que en la actualidad se erige como el dispositivo a través del cual más se accede a internet.
El 39% de los chicos entre 5 y 17 años en el Gran Buenos Aires tiene un celular propio. El número también asciende conforme mejora el nivel socioeconómico: solo el 25,9% de los jóvenes del sector “muy bajo” cuenta con un aparato, mientras que en el nivel medio alto el número asciende al 62,2%. La tenencia, por lo demás, se acentúa con la edad: el 76% de los adolescentes encuestados dijo tener celular, una cifra que baja al 15,8% para los chicos entre 5 y 12 años.

Paradojas
Según se destaca en la encuesta, del total de niños y adolescentes encuestados, el 21% se halla en situación de déficit escolar, esto es, que no asiste a la escuela o lo hace con sobreedad.
A nivel general, el déficit escolar es más alto (23,8%) en aquellos jóvenes que no cuentan con acceso a internet que en aquellos que sí tienen (18,2%).
Para Garay, este dato es central: “el informe verifica que la falta de computadoras y de acceso a internet en los hogares es un problema importante”. El especialista menciona además que “los sectores bajos tienen pocas posibilidades de vincularse con la tecnología, más aún luego de la suspensión del Plan Conectar Igualdad”, el programa establecido por el gobierno de Cristina Kirchner, que consistía en la entrega de netbooks a estudiantes secundarios.
Garay sostiene además que este déficit “compromete el tránsito en el estudio y en su futura inserción en el mundo del trabajo”.
No obstante, la encuesta advierte sobre un dato curioso: si bien en un nivel general el acceso a internet mejora la performance escolar en los sectores más pobres, en la clase media y media alta produce el efecto contrario.
Así, en el sector “muy bajo”, el déficit escolar en aquellos que no cuentan con internet asciende al 33,6%, mientras que baja al 15,4% para los casos que sí cuentan con la web. En el caso del sector bajo, la mala performance baja del 32,5% al 18%.
Por el contrario, en el nivel medio y medio-alto se exhiben mejores números en aquellos jóvenes que no cuentan con internet. En el sector más alto de la pirámide, por caso, el 12% de quienes no acceden a la web presenta déficit, número que sube al 14,5% para los casos en los que sí utilizan el servicio.
Si bien en el informe de la UCA no se explican las razones del fenómeno, los especialistas arriesgan a que a mayor exposición existe un mayor uso de internet para cuestiones lúdicas, en detrimento de los procesos de enseñanza.

Comentarios

comments

Compartir