Cara y Ceca

0
Compartir

ATENCION EN LA CALLE: Como siempre, quienes  terminan pagando los platos rotos de la burocracia y la incompetencia, son los vecinos. La Defensoría Civil Nº 24 de la calle Lavalle, lindante con  el Juzgado de Paz y que depende del Poder Judicial Bonaerense, donde la semana pasada dos empleados de la misma fueran tomados como rehenes, cerró sus puertas y atiende desde una ventanita. Ahora quienes allí acuden, deben esperar en la calle. No tiene policías. No tiene seguridad. Varela al Dia pudo conocer que hace mas de un año y medio el policía que estaba en las Defensorías se jubiló y nadie fue designado en ese lugar. Cuando se generó la toma el primero en llegar fue el policía del Juzgado de Paz. El segundo fue un oficial en un patrullero y no tenía esposas. En ese marco pidió refuerzos.  Mientras tanto el Colegio de Magistrados pide seguridad para las jueces. La Justicia pide Justicia. Algo no suena bien.

Comentarios

comments

Compartir