Cerró la Justicia la instrucción del homicidio de Daniela Méndez y elevó la causa a Juicio Oral

0
Compartir

El Juez de Garantías Nº6 de Florencio Varela, doctor Diego Agüero, cerró la etapa de instrucción de la causa por homicidio culposo de Daniela Ayelén Méndez y tras rechazar la absolución del imputado, Pablo Sebastián Palacios, elevó la causa al Tribunal Oral en lo Criminal.
Ahora viene otra batalla de las partes. Por el lado del particular damnificado (los padres de Daniela) el doctor Luis Logran habrá de solicitar la recaratulación de la causa, tal como el doctor Agüero lo caratulara, como Homicidio Simple con Dolo Eventual, con una pena de 8 a 25 años de prisión para Palacios. Cabe recordar que la Cámara de Apelaciones de Quilmes rebajó la caratula a Homicidio Culposo, ordenando la excercelación del homicida al volante, hecho que en estas horas se resolvería tras la apelación presentada por el abogado Logran. Palacios llegará al juicio oral en libertad. El letrado se manifestó conformo con el trabajo del Juez Agüero y albergó revertir la caratula del caso en el debate oral.
Varela al Dia accedió la resolución del magistrado. Los párrafos más saliente:
AUTOS Y VISTOS:
Para resolver en la I.P.P. n° 13-02-12033-18/00 de este Juzgado de Garantías N° 6 descentralizado de Florencio Varela, seguida a Pablo Sebastián PALACIOS, persona de mi conocimiento, quien mantiene el domicilio constituido junto con su abogado de confianza, Dr. Guillermo A. Mareco, el requerimiento de elevación a juicio y sobreseimiento requeridos.
Y CONSIDERANDO:
I. Requisitoria de elevación a juicio.
Que la representante del Ministerio Público Fiscal solicitó la elevación a juicio de estos actuados de acuerdo a los argumentos que conforman el dictamen agregado a fojas 179/189 y decreto de fs. 263 mediante el que ratifica el mismo.
II. Traslado a la Defensa.
A su turno, el defensor particular que asiste al imputado, en tiempo y forma se opuso a dicha requisitoria instando el sobreseimiento de PALACIOS, conforme los lineamientos que consignara en la pieza escritural de fojas 285/290.
III. Control de legalidad del requerimiento fiscal:
Que llegado el momento de efectuar el control de la legalidad y razonabilidad de la requisitoria de citación a juicio formulada por la representante del Ministerio Público Fiscal, entiendo que el acto de acusación reúne las exigencias de validez establecidas en el artículo 335 del Código Procesal Penal y que los elementos de prueba que allí se indican, dan las razones formadoras de convicción de aquella acusación.
IV. Hecho:
Que tengo por acreditado, en este estadio procesal, que el día 29 de septiembre de 2018, siendo aproximadamente las 05.00 horas de la mañana, y a la altura de la arteria Senzabello, entre Ameghino y Clorinda de Florencio Varela, Pablo Sebastián PALACIOS, condujo imprudentemente y violando la normativa vigente, un rodado marca Chevrolet modelo Astra dominio FWB- 317, sin el cuidado y prevención debida, no manteniendo en todo momento el dominio del mismo, haciéndolo sobre calle Senzabello con sentido cardinal de oeste a este. Que el nombrado tenía frente a su campo visual la presencia de un grupo caudaloso de personas jóvenes en movimiento a las afueras del Salón de fiestas FM Eventos, ubicado a la altura 1440 de la citada avenida, siendo que la razonable prudencia aconseja al conductor responsable, que como medida de cautela, ante situaciones que son perfectamente previsibles, al menos dos acciones, consistentes las mismas en disminuir la velocidad o detener la marcha del vehículo. Estas acciones mínimas y que son exigibles en el contexto habitual del desplazamiento en zonas urbanas, no fueron en ningún momento intentadas por el nombrado, quien se desplazaba a una velocidad superior a la prudente. De hecho, tratándose de una contexto habitual del desplazamiento en zonas urbanas, no fueron en ningún momento intentadas por el nombrado, quien se desplazaba auna velocidad superior a la prudente. De hecho, tratándose de una calle urbana por la que se puede circular a una velocidad que no supere los cuarenta (40) kilómetros/horarios, es que el imputado temerariamente (dado que condujo su rodado exhibiendo una imprudencia grave, manifiesta y notoria, evidenciando desprecio hacia los bienes jurídicos ajenos), superó con amplitud éste límite, desplazándose a una velocidad que fuera estimada entre los sesenta (60) y ochenta (80) kilómetros/horarios. Prueba de ello, es que no logró controlar el vehículo que guiaba, y colisionó a la joven Daniela Ayelen Méndez, que previo egresar del salón de fiestas anteriormente mencionado junto con los demás asistentes, se encontraba cruzando la calzada cuando fue alcanzada por el frente del rodado guiado por el imputado, quien a pesar del impacto contra el cuerpo de la víctima Méndez, lejos de detenerse, continuó su marcha descontrolada a lo largo de una distancia no inferior a los cincuenta (50) metros, llevando el cuerpo de la joven que había embestido, evidenciándose la violencia del impacto en los importantes daños que observan en el capot y parabrisas del rodado. La posterior caída del cuerpo agonizante de Méndez por efecto de la inercia, que recién se produce sobre la esquina de las calles Senzabello y Ameghino, tampoco disuadió al imputado PALACIOS de deponer su actitud. Sin miramiento alguno por la vida de la joven mujer, continuó en su huida sin detener en ningún momento la marcha desinteresándose por la suerte del ser humano el imputado PALACIOS de deponer su actitud. Sin miramiento alguno por
la vida de la joven mujer, continuó en su huida sin detener en ningún momento la marcha desinteresándose por la suerte del ser humano que acababa de embestir, hecho éste que evidencia que comprendía acabadamente su responsabilidad por la conducta desplegada como generadora del resultado lesivo, procurando solamente asegurar su impunidad a partir del escape y al amparo de la nocturnidad. Que Daniela Ayelén Méndez, ingresó óbito al hospital local debido a las graves lesiones que le produjo el imputado. Finalmente, luego de haber transcurrido 24 horas de sucedido el hecho el imputado PALACIOS decidió presentarse ante una seccional policial, cuando a esa altura, las pericias de laboratorio resultaban ineficaces para realizar cualquier tipo de determinación sobre su cuerpo. Que tal conducta resultó violatoria
de los arts. 39 letra b), 50 y 51 letra a) inc. 1° de la Ley 24449 a la que
se adhirió el Código de Tránsito de la Provincia de Buenos Aires (Ley 13927).

Comentarios

comments

Compartir
-- Publicidad 26 | Loop Single --