CICOP efectuó un relevamiento de las condiciones laborales en Salud y Desarrollo Social de Varela

0
Compartir

La Asociación de Profesionales de la Salud, seccional Florencio Varela, hizo público un documento elaborado entre los meses de Mayo y Junio de 2021. Las autoridades mencionadas tienen este espacio abierto para responder al informe, hecho que es poco probable que suceda.

 

El relevamiento contó hasta ahora con 99 participantes. Arroja resultados altamente significativos respecto a la situación de los trabajadores de la Salud del Primer Nivel de Atención de Florencio Varela, así como quienes desempeñan tareas en el ámbito de Desarrollo Social, manifestando un importante malestar que no contribuye al mejor abordaje de las diversas problemáticas que se dan en las áreas y que se exacerban con la pandemia por Covid-19 en curso.
La encuesta, llevada a cabo por la seccional de CICOP, valoró las respuestas de los trabajadores de los diversos géneros (88,8 % del género femenino) y las distintas profesiones que componen los Equipos de Salud y Desarrollo Social, incluyendo médicos, licenciados en enfermería, trabajadores sociales, psicólogos, licenciados en obstetricia, odontólogos, abogados y psicólogos sociales, entre otras. El 81,6 por ciento de los encuestados pertenece al área de Salud y el 18,4 por ciento restante lo hace en Desarrollo Social.
En relación al tiempo de trabajo transcurrido en el distrito, la mayoría registra entre 6 y 15 años de antigüedad (23,5 % de 6 a 10 años y 35,7 % de 11 a 15, sumando 59,2 %), siendo también importante la cantidad de encuestados de 16 o más años (33,7 % de la muestra). También se registra un 7,1 % de 1 a 5 años de trabajo en los ámbitos que componen la muestra obtenida.
En referencia a la cuestión salarial, las respuestas fueron contundentes. Una abrumadora mayoría, el 96,9 por ciento, consideró insuficiente el ingreso económico en relación a tarea, responsabilidad y formación. La mitad del personal relevado requiere de otro trabajo para compensar sus ingresos, mientras la gran mayoría (un 86,5 %) refirió modificaciones en la vida cotidiana en el último año debido a dificultades económicas. Entre ellas, se mencionaron: haber contraído deudas, cambiar hábitos alimentarios, disminuir las salidas, la recreación y el esparcimiento, así como dejar de realizar actividades de formación profesional.
Otro aspecto relevante es que un 59,8 por ciento se dispuso a buscar otro trabajo, incluyendo la posibilidad de dejar el actual en F. Varela. Consultados por los motivos para ello, bajos salarios, malas condiciones laborales y la falta de congruencia entre la demanda y los ingresos fueron los principales, conformando en conjunto un 71,6 por ciento.
Otra de las cuestiones evaluadas en el relevamiento tiene que ver con la gestión del sistema, las responsabilidades de los funcionarios y sus niveles de acción ante las demandas de los trabajadores. En cuanto a derivaciones, interconsultas y suministro de recursos, un 69,8 por ciento consideró las respuestas como poco satisfactorias, mientras que las resoluciones brindadas por los espacios jerárquicos (funcionarios, directores y subdirectores, direcciones de áreas) resultaron suficientes sólo en un 5,1 por ciento, siendo deficitarias en el 94,9 restante.
En relación al apoyo y/o contención frente a situaciones complejas en la tarea profesional, un 60,9 por ciento respondió en forma negativa, mientras que el acompañamiento de las autoridades en la adecuación y cumplimiento de los protocolos en el contexto de la pandemia fue valorado como insuficiente en el 59,5 por ciento de las respuestas.
Tal como señalamos al comienzo, casi el 90 % de los encuestados fueron mujeres lo que da cuenta de la significativa feminización del sector, y especialmente del Primer Nivel de Atención y de Desarrollo Social. Teniendo en cuenta esto, es muy importante señalar que a las tareas laborales de las mujeres se le suman cotidianamente las tareas no remuneradas del hogar, como cuidado de niños o de adultos mayores y las tareas domésticas. Esta sobrecarga de doble jornada laboral creemos que también se evidencia en las expresiones de agobio y cansancio que se registraron. Si bien paulatinamente se comienzan a visibilizar las inequidades de género y cómo influyen a la hora del progreso laboral de las mujeres, es una reivindicación por la que habrá que seguir luchando para poder conquistar.
Finalmente, se consultó acerca del nivel de vacunación para Covid-19 en el personal al momento de la encuesta, encontrándonos con la preocupante realidad de que sólo el 63,3 por ciento había sido inmunizado con el esquema completo (dos dosis), en tanto un 32,9 por ciento había recibido una sola dosis y el 3,8 restante no estaba vacunado. Y en relación al grupo que debido a pertenecer a grupos de riesgo viene realizando tareas a distancia, las dificultades que se manifestaron tienen que ver, fundamentalmente, con la conectividad.

Compartimos algunas de las reflexiones referidas a los sentimientos de las y los trabajadores volcadas en la encuesta:
Sin lugar a dudas, los resultados revelan grandes dificultades en las condiciones laborales y salariales de los trabajadores de las áreas, con significativas deficiencias de la gestión de las mismas por parte de sus responsables. La pandemia parece haber agudizado la falta de respuestas de las autoridades, lo que resulta de una gravedad inusitada, teniendo en cuenta que el momento requiere de una actitud que debiera estar en las antípodas de lo que se evidencia.
El relevamiento es un aporte más que realizan los trabajadores nucleados en CICOP para dar cuenta de una realidad que duele. La declaración de nuestra condición de esenciales en forma pública por los funcionarios contrasta de un modo flagrante con los resultados que arroja este documento, donde se pone de manifiesto que más que fundamental, el personal de Salud y Desarrollo Social parece descartable.

Comisión Directiva
CICOP. Seccional
Florencio Varela

Comentarios

comments

Compartir