Con el sobreseimiento de Luis Weiman la Masacre de Varela quedará en foja cero

0
Compartir

El vigilador es el único mayor imputado y procesado. Un informe de Criminalística de la Policía Federal excluye a Weiman de la escena del crimen y señala al menor con autor del hecho. Ahora Magali Pineda dice que el menor no es el autor y seria un mayor. El misterioso sujeto que amenaza a Magali a minutos del crimen, ya declaró en la justicia y dijo que es primo de la joven, pero esta rechaza conocerlo. Para la justicia es el menor y no hay otra hipótesis válida.

La masacre de Florencio Varela se encamina a engrosar la larga lista de delitos impunes en la Provincia de Buenos Aires. En días la justicia otorgará el merecido sobreseimiento definitivo al vigilador Luis Esteban Weiman, a quien tuvo un mes preso y un año acusado con una carátula que era más que lapidaria. Esa justicia de mayores se encamina a liberarse de la causa y hacer caer como autor del bárbaro suceso que terminó con las vidas de Denise Juárez y Sabrina Barrientos en la humanidad de un menor, hoy de 15 años, que circula las calles de Varela y estudia en la escuela secundaria sin impedimento alguno.
La Fiscalía Nº 3, que fuera subrogada por la fiscal Marina Dongiovanni, puso en manos del Juez de Garantías Nº 6 Diego Aguero, el informe de un análisis de los hechos que requiriera a la Unidad de Criminalística de Alta Complejidad de la Policía Federal Argentina, organismo con la más alta reputación y que investigara el caso del fiscal Alberto Nisman.
La fiscalía fue en consulta a la PFA como paso previo a solicitar el sobreseimiento del vigilador Weiman. El informe final, de 9 fojas, al que tuvo acceso Varela al Día, por fuentes no judiciales, porque la justicia local no se ha manifestado nunca a atender a un medio de prensa, cuando en este pueblo y en su departamento judicial vive un Ministro de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, como lo es el doctor Luis Genoud, quien habla con todo el mundo. Los fiscales, aqui, no hablan. Tampoco hablan por sus fallos, como en este caso.

EL HECHO
El 11 de Febrero de 2017 en la esquina de Senzabello y Los Andes, del barrio Gobernador Monteverde, 4 jovencitas fueron acribilladas a balazos por un solitario sujeto. El sistema de monitoreo municipal no captó la imagen del asesino porque el supervisor de ese turno, hoy ascendido a Director, dijo ante la advertencia de un operador que vía caer al suelo a las jovencitas: “Dejalas, están borrachas” Esa determinación de no abrir el monitor principal, y ver de cerca lo que sucedía, hizo que el asesino pasara por frente a la cámara y esta de lejos lo registrara. Cuando esa imagen se amplia, se pixela. Un paso mas para la impunidad. Pero la imagen de ese sujeto no se compadecía con la figura de Weiman. El sujeto de la imagen era de contextura física pequeña. Weiman todo lo contrario. Varela al Día publicó esto el 13 de Febrero.
Ese 11 de Febrero, en horas de la tarde, la Policía de Florencio Varela detuvo a Luis Weiman en su casa de la calle Pringles, entre San Juan y Artistóbulo del Valle, en pleno centro de Varela. Al mismo tiempo fotos de Weiman con Denise y Sabrina circulaban en la red social y por WhatsApp. La familia de Denise las había otorgado a la policía, se supo. Se dijo que Weiman era un gendarme. Luego se conoció que trabajaba para una agencia de seguridad en el Bingo Florencio Varela. Pasadas las 19 horas de aquel sábado 11 de Febrero, cuando los medios nacionales buscaban información del conmocionante caso en la puerta de la Comisaría Tercera de la avenida Senzabello, en la vereda de la Jefatura Distrital de Policía de Varela, de la calle Granaderos, su jefe, por entonces comisario inspector Roberto Mongeloz, con la compañía y apoyo del intendente Julio Pereyra, brindaba una conferencia de prensa a los medios locales, entre los que estaba este diario y solo este diario, para decir que el caso estaba presuntamente esclarecido con la detención de Weiman. Pero claro, el cuerpo de delito no estaba secuestrado: se trataba del arma de fuego para generar la balacera.
“Secuestramos unas balas”, dijo Mongeloz. Durante ese fin de semana Varela al Día buscó información sobre la vida de Weiman y en su edición del lunes 13 titulamos que se trataba de un Perejil. La justicia lo tuvo preso a Weiman por un mes. El vigilador aun hoy está pagando los onerosos honorarios a su abogado, que suman varios miles de pesos. ¿La policía y la justicia habrán de indemnizar a Weiman? ¿Le pedirán disculpas?
Mientras tanto la investigación judicial generada por el padre de Sabrina Barrientos, Ismael, sacaba a la luz un secreto a voces de la noche varelense: “Las chicas eran mulas de la droga. Por eso las mataron”
La terrible confesión obligó a la justicia local a dar parte al Juzgado Federal de Quilmes, cuando podría haber intervenido la fiscalía temática de drogas de Varela. El caso ya estaba fuera de Varela. El caso fue una papa caliente hasta que los medios nacionales se retiraron. Luego la causa se fue aletargando en el tiempo. Llegó Marzo y el caso se reavivo cuando una de las sobrevivientes, Magali Pineda, tras una declaración de los hechos que vivió ese día, declaración que debería haberse realizado en el fuero de menores, señaló en una de las tantas fotografías que colectaron los pesquisas de la DDI de Quilmes, a un menor, por entonces de 14 años, como el autor del hecho. Hoy Magali dice que ese menor no es. Y lo dice al ver el video que Ismael Barrientos aportara en Octubre pasado a la fiscalía.
El dolorido padre, que vive en Mar del Plata, entregó el video tomado con un celular, a minutos del hecho, donde un sujeto ingresa a la escena haciéndose pasar por el hermano de Magali y amenaza a esta en en suelo. “Estoy re loco yo, Estoy re loco” le dice el desconocido a la jovencita y esta respondió: “No voy a hacer nada, no voy a hacer nada”
Para la fiscalía este elemento no tiene ningún valor pues asegura que ese sujeto declaró a los 8 días del hecho y dijo que era un primo de Magali. Hoy Magali dice que ese sujeto no es su primo. La justicia insiste en que el menor es el asesino y se lo dijo a Ismael Barrientos. También al abogado Luis Logran, letrado de Susana Ruíz y Sandra Gómez, madres de Magali y Sabrina Barrientos, respectivamente.

sospechoso

Sin embargo una foto que Varela al Día publico al cumplirse un año de la masacre abre una puerta más en esta investigación. Desde Mar del Plata Ismael Barrientos dijo al respecto el viernes pasado: “En esa foto se ve parado y apoyado contra una columna de alumbrado al tipo que amenaza a Magali. También se ven las piernas de cuatro policías. ¿Lo conocían para dejarlo parado al lado de Magali?. Yo quiero que lo lleven a la justicia y le hagan un careo con Magali. Si ella está diciendo hoy que no lo conoce y que no era su hermano, menos seria su primo. Cuando fui el mes pasado a la fiscalía me dijeron que ese tipo era el primo de Magali. Ahora leo en Varela al Día la nota que le hicieron a Magali y ella dice que no lo conoce. No era su hermano, no era su primo”
Con el informe de la Unidad de Criminalística de la Policía Federal Argentina y donde casi se recomienda el sobreseimiento de Weiman, el caso en la Justicia de Mayores (Fiscalía Nº 3) no tendrá imputados y por lo tanto no habrá investigación hasta que alguna de las partes aporte algo. Para la justicia de Mayores el autor del hecho es el menor. Menor que está bajo la órbita de la Fiscalía de Responsabilidad Juvenil Nº1. El caso entrara en fojas cero. Dos jovencitas acribilladas a balazos. Dos jovencitas heridas de gravedad y que hoy al menos una de ellas (Magali) asegura que el menor no es el autor y que el que la amenaza no es su familiar Con todo, la justicia insiste en que el criminal es el menor.

Comentarios

comments

Compartir