Con mayoría de pibes del club El Halcón ganó 3 a 1 ante Unión

0
Compartir

Por Guido Cichello.

 

El equipo jugó un gran partido de principio a fin. El gol tempranero ayudó, pero luego el Halcón lo supo sostener con un gran trabajo de los pibes del club y de los demás experiencia.

 

 

 

La cabeza de todo el mundo Halcón estaba puesta en el choque del miércoles por Copa Sudamericana ante Bahía de Brasil en el Tomaghello. Pero el gran partido que jugaron los pibes en Santa Fé, eclipsó la gran final por la Copa. El partido de Herrera, Escalante y Ramírez es para destacar, asi como también el de Hachen, Camacho, Gallardo y Merentiel. Los pibes jugaron como si tuvieran más de 50 partidos en primera ante un Unión con todos sus titulares. El gol tempranero ayudó en el trámite del partido. Hachen no perdonó y eso ante un equipo ofensivo como el Halcón, es mucha ventaja. Si a Defensa lo sabes esperar y salir rápido de contragolpe, lo podes complicar. Pero en desventaja y obligado a ir en busca del partido, te pude lastimar. Y eso sucedió. El Halcón anotó el primero y también el segundo. Camacho ganó a la salida de un corner para poner el 2 a 0. Allí Unión contó con un par de situaciones de gol que no pudo concretar. Defensa tenía la pelota, la hacía circular y seguía creando peligro. González se erraba un gol imposible debajo del arco que pudo haber sido el tercero. A poco del final del primer tiempo el Tatengue descontaba para poner suspenso en el juego. Pero el complemento encontró a un Defensa mejor parado, bien organizado y con mas variantes. El 3 a 1 no tardó en llegar. Camacho frotó la lámpara para darle un pase de gol a Merentiel quien no perdonó. El grandote tuvo su mejor partido desde que llegó al club. Era la ventaja definitiva. A partir de ahí, fue todo para los de Hernán Crespo que siguieron luciéndose. Los cambios plancharon el partido. Siguieron ingresando pibes para engrosar la estadística de Crespo de hacer debutar a los chicos del club. El mérito de Pablo De Muner también es grande. El DT de la reserva viene haciendo un gran trabajo. Sus chicos están a la altura de primera y ese es un gran orgullo para todos.

 

Ahora, con el triunfo, la cabeza estará puesta pura y exclusivamente en el trascendental compromiso del próximo miércoles a las 19.15 ante Bahía de Brasil. El 3 a 2 a favor de Defensa de visitante le da una ventaja al equipo que debería aprovechar en el Tomaghello. Por la misma lleva está Coquimbo de Chile, que ganó 2 a 1 en Colombia ante Junior de Barranquilla. Sin dudas que el del miércoles es el partido más importante del año. Luego del pase frustrado por la Libertadores, llega la gran oportunidad de tomarse revancha en la Sudamericana. La cabeza está puesta allí, y en seguir dándole minutos a los pibes del club para que sean los futuros titulares en las copas internacionales. Se vienen años austeros en cuanto al armado del plantel, y tener pibes con 10 o 20 partido en Primera ayudará a que no sean el futuro sino el presente del club. Esa es la política que intente emplear el Halcón, similar a la de Vélez y Lanús, dos clubes modelos en ese sentido. Los Sienra, Ramirez, Herrera, Escalante, Larralde, Luayza, González y Villagra, son el orgullo del pueblo varelense. El proyecto está claro, sólo falta tiempo. Éste es el camino y el partido ante Unión fue el reflejo de ello. Luego de varios partidos que Hernán Crespo no le encontraba la vuelta, parece que el barco se encaminó. La clasificación ante Vasco da Gama, el triunfazo contra Bahía en Brasil y el gran partido ante Unión, invitan a ilusionarse. No habrá que relajarse, seguir soñando pero con los pibes sobre la tierra. Aún queda mucho tramo por recorrer, no sólo en el ámbito local sino también internacional. Defensa crece a pasos agigantados y prueba de ello fueron los tres puntos en Santa Fé.

Comentarios

comments

Compartir