Cristina veta a Julio Pereyra como jefe de bloque de Unidad Ciudadana por un joven de La Cámpora

0
Compartir
“El equipo de Cristina”, decía la canción. CFK deja afuera a Pereyra

El kirchnerismo en la Cámara de Diputados bonaerense arrancó una negociación interna para lograr un objetivo, lo que en principio aparece como imposible: conformar un bloque único llamado Unidad Ciudadana. Varela fue el distrito con mas alto porcentaje de votos a favor de Cristina Fernández

El objetivo parece una utopía, pero fuentes del kirchnerismo reconocen que apuestan a una bancada unificada. Hay motivos para negociar por lo imposible: de lograrlo, Unidad Ciudadana llegaría a 34 diputados, un número interesante para invisibilizar a la bancada de Sergio Massa y complicar a María Eugenia Vidal, que tendrá 44 bancas.
La tarea es titánica y arrancó con algunas complicaciones: Cristina Kirchner vetó en las últimas horas al todavía intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, como eventual presidente de esa bancada. La ex presidenta quiere a Facundo Tignanelli, un joven que responde a Andrés Larroque y que fue electo por la Tercera, publicó ayer el portal La Politica On Line y nadie del espacio local de Unidad Ciudadana desmintió la especie. Asi las cosas Cristina Fernandez demuestra lo poco que le interesa la militancia de Florencio Varela, militancia que le organizo un acto multitudinario en el predio de Thevenet y el 22 de octubre la voto masivamente, sin corte de boleta, como sucediera en otro municipios.

El camporista Facundo Tignanelli. El elegido por CFK.
El camporista Facundo Tignanelli. El elegido por CFK.

Cristina prefiere que lidere el bloque de Unidad Ciudadana el camporista Facundo Tignanelli, un militante que responde a Andrés “El Cuervo” Larroque.
LPO había adelantado en agosto que Tignanelli perfilaba como el jefe de Unidad Ciudadana para condicionar al principal negociador legislativo de Vidal: el presidente de Diputados, Manuel Mosca.
El diputado electo responde a Andrés Larroque y fue el elegido para ocupar la Subsecretaría de la Juventud, en los últimos años de la era kirchnerista, cuando -después de muchos años- La Cámpora logró perforar el ministerio de Alicia Kirchner y ocupar algunas áreas.
A trazo grueso, en el arco peronista/kirhnerista asoman dos grandes sectores: el kichnerismo más duro, que responde a Máximo Kirchner y que se encuadra con Fernando Espinoza. Y otro sector más referenciado en intendentes que preferiría que Pereyra conduciendo el bloque.
La cuestión de fondo pasa por saber si los legisladores de los intendentes aceptarán una conducción de La Cámpora. Por el momento nadie niega es posibilidad, aunque reconocen que en la práctica es imposible de sostenerla en el tiempo.
“Yo no quisiera estar en los zapatos de quien le toque presidir un bloque de 34 diputados”, dijo un legislador kirchnerista en una frase que grafica las tensiones dentro del espacio.
La salida -dicen- puede pasar por una mesa chica donde allí confluyan un delegado de cada uno de los sectores. Ese es el esquema que hoy se imaginan para llevar adelante un bloque unificado.
Más allá de los nombres, el debate por estas horas está en la decisión de buscar la unidad o pautar de entrada una bancada dividida. Quienes defienden esta última posición sostienen que el precio por un posible quiebre del bloque es mucho más caro.
Hoy el peronismo/kirchnerismo tiene 36 diputados (dos más de los que tendrá a partir de diciembre), pero está fragmentado en tres bloques. La Cámpora con sectores del kirchnerismo duro con un grupo de 17; unos 13 que responden a los intendentes; y seis cercanos al Movimiento Evita.

Comentarios

comments

Compartir