“De darse la gran vida, a vivir en la cárcel”

0
Compartir

La causa judicial Nº 9608/2018, iniciada por el Juez Federal Claudio Bonadio, Secretaria de la Dra. Carolina Lores Arnaz y la Fiscalía Nº 4 del Dr. Carlos Stornelli, por Asociación Ilicita, tomo un rumbo inesperado a partir de las declaraciones de Oscar Bernardo Centeno, que insumió en una primera instancia veinte fojas, logrando la homologación judicial para situarse en calidad de imputado arrepentido, con libertad provisoria y destino desconocido. Los trascendidos sobre la declaración de Centeno, fueron desmentidos de todas las formas posibles por parte del Peronismo y por la totalidad del Kirchnerismo, incluyendo varios ex- funcionarios públicos, lo que trataron y aún tratan de cerrar filas para defender a Cristina Fernández de Kirchner, bajo la excusa de que se trata de una persecución judicial y del gobierno Macrista.
Esta última aseveración queda sin sustento alguno, cuando el ex-Jefe de gabinete Juan Manuel Abal Medina (hijo), se presenta a declarar en forma espontánea y afirma haber recepcionado bolsos con dólares destinados “a la campaña política”, quedando de esta forma en libertad, aunque también imputado y bajo proceso judicial.
Por si ello no alcanzase para terminar de convencer a estos sectores que aqui no hay que poner las manos en el fuego por Néstor y Cristina, aparecen más de veinte empresarios “arrepentidos” a prestar declaración indagatoria -no es testimonial- en las cuales mencionan haber sido “apretados” para entregar dinero de las obras públicas (coimas) y que las mismas se encontraban cartelizadas en la persona del ex-titular de la Cámara de la Construcción durante el gobierno Kirchnerista.
Hasta aquí los negadores seriales seguían cerrando su circulo defensivo, inclusive hasta que el 13 de agosto, se presenta a declarar el ex- funcionario Kirchnerista Claudio Uberti, quién a lo largo ocho fojas, menciona como eran las maniobras pergreñadas por Néstor Kirchner y seguidas por Cristina Fernández, cuantos bolsos recibían y donde los acumulaban, hasta su traslado definitivo. Uberti logra lo mismo que Centeno, entrar al programa de imputado protegido y quedar momentáneamente libre.
Sin embargo y a pesar de estar probada la verdad de sus declaraciones y estarse en camino de que el financista Clarenz marque la ruta del dinero que recibía, los negadores siguen mostrándose unidos, en una defensa de lo indefendible.
Indefendible porque el funcionario de 1ra. linea como lo era José López, al ver las declaraciones televisivas de Cristina Fernández, donde indicaba que lo odiaba, se dió cuenta que no solo le habían soltado la mano, sino que guardar silencio ya no le servía para nada e iba a terminar con una condena demasiado larga, como para soportarla en soledad, cuando había contribuido durante muchos años al enriquecimiento ilícito del ex- matrimonio presidencial y al suyo propio, por tanto decidió presentarse a prestar declaración indagatoria, también como imputado protegido.
¿A quiénes habría involucrado en sus declaraciones primeras y en su ampliación posterior?. A varios gobernadores Provinciales y a más de cincuenta funcionarios entre ex-Intendentes y actuales Intendentes en funciones, muchos de los cuales buscan generar una unidad corporativa, ya no para defender a Cristina, sino para buscar defenderse ellos, porque también han presionado para “coimear” a empresas que lograban hacer obra pública en sus distritos, algunas serían empresas con sede en CABA y otras en el mismo Municipio. Otros Intendentes involucrados en la causa judicial, no solo coimeaban a esas empresas, sino que a la vez ponían las propias, para realizar repavimentaciones innecesarias de Avenidas de jurisdicción Provincial, las que facturaban a un alto costo, ya no para la “campaña política” porque no era tiempo de ellas, sino para engorde de sus patrimonios personales.
De darse la gran vida, todos estos señores que van a ser citados a declarar y procesados, van a ir a vivir en una celda de dos por cuatro, sin ventanas y sin comodidad alguna, ya no con personal doméstico, sino con un guardia del Servicio Penitenciario Federal, que les va a hacer cumplir el reglamento interno y marcar el paso. A su vez caerán todos los que ellos han implicado en sus maniobras coimeras, sean funcionarios de menor rango, familiares, amigos o testaferros.
Para ellos se acaba el caviar, el whisky, las fiestas a todo trapo, los viajes a otros países, las camas con colchones especiales y lo más preciado: la libertad, por un tiempo medianamente largo, según haya sido funcionario público o no, más la inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos. Otros demoraran un poco más en llegar a ocupar estas celdas con camas de cemento y un colchoncito de una plaza, porque habrá que pedirles el desafuero y ese trámite, a la luz de la última manifestación realizada el dia 21A en el Congreso Nacional, no van a poder demorarlo mucho, si lo hacen, les resultará un boomerang que los va a golpear en las elecciones de 2019.
Respecto a Cristina Fernández, habría que dilucidar por qué no entrego el bastón de mando como correspondía, en el momento del recambio presidencial ¿sería porque no logro llegar a un acuerdo de impunidad que la cubriera de los acontecimientos que hoy se desarrollan?
Jorge A. De Gioia
Magíster en políticas
públicas y gobierno

Comentarios

comments

Compartir