Defensa arrancó la Superliga con dos derrotas seguidas

0
Compartir

Por Guido Cichello-. Por un lado Juan Pablo Vojvoda debe estar tranquilo por el juego de su equipo, pero la derrota en casa 1 a 0 contra Vélez y la caída 2 a 1 en La Paternal, prenden una alarma de preocupación.

Es difícil explicar dos derrotas muy similares, en ambas, el equipo jugó muy bien, tanto en lo individual como en lo colectivo, pero pecó de su falta de puntería en los metros finales. Contra Vélez generó 8 situaciones netas de gol y no convirtió ninguna, mientras que en La Paternal, tuvo 6 muy claras, y sólo anotó una. En ambos partidos transformó en figuras a los arqueros rivales. César Rigamontti fue el destacado en el Tito Tomaghello, y Lucas Chávez se lució el último viernes. En cuanto al juego, hay poco para reprocharle al equipo. Contra Vélez regaló el primer tiempo, allí la visita, sin imponer condiciones, controló las acciones.  Ya en el segundo tiempo fue un monologo del Halcón, que lo pasó por arriba, a pesar de no convertir goles. Contra Argentinos sucedió lo mismo, el Bicho emparejó las acciones al comienzo y luego se vió superado en todas las líneas. Contra el Fortín la supremacía fue más clara, lo mismo que las situaciones de gol, ante Argentinos el equipo jugó más desordenado, le costó hilvanar jugadas de riesgo, pero así todo, tuvo las suyas y nuevamente no las pudo concretar. La presencia de Alexander Barbosa en el primer equipo, obligó a Vojvoda a variar el sistema. Pasó de jugar 4-2-1-3 a 3-4-3. Salía Franco Cristaldo para el ingreso de Barbosa, siendo ésta la única variante. Los tres defensores fueron Dylan Gissi como marcador derecho, Barbosa de líbero y Lisandro Martínez por izquierda. Los laterales volantes fueron Nahuel Molina, el juvenil de Boca y Rafael Delgado. El doble cinco se completó con Andrés Cubas, quien tuvo un gran partido en La Paternal y Leonel Miranda, bien controlado por el medio de Argentinos. Los tres puntas, Ciro Rius, Fernando Marquez y Nicolás Fernández. Éstos últimos falleron en contadas ocasiones las situaciones de gol generadas. Hay mucho por corregir, pero también por repetir. Claro está que hay falencias en todas las líneas, porque el equipo recibió tres goles en dos fechas, pero también hay una llamativa falta de efectividad. Se generaron más de 15 situaciones netas de gol, muchas mano a mano con el arquero y sólo se anotó un gol, el de Fernando Elizari tras el excelente tiro libre de Barbosa. La situación sería más preocupante si Defensa hubiese sido superado por sus rivales, y en estos dos casos, ocurrió lo contrario. Heinze se fue contrariado de Varela y lo mismo para Berti en su propio estadio. Vojvoda se fue tranquilo, sabiendo que les dio herramientas a sus muchachos para ganar ambos partidos, y que la propia falla estuvo en los jugadores, sobre todo en los delanteros. Se prendieron algunas alarmas, pero el gran desafío es mantener el nivel de juego y poder convertir en relación a lo que se genera. Se vienen dos partidos claves para salir de la racha perdedora. Primero en casa ante Chacarita, el próximo viernes a las 19 y luego en Victoria ante un irregular Tigre. Eso será el otro lunes a las 19. Antes, el jueves 15 a las 21.30, Defensa recibirá al América de Calí colombiano por la primera ronda de la Copa Sudamericana. Allí están puestas todas las fichas de éste cuerpo técnico y plantel. No será fácil, ante uno de los equipos más poderosos del continente, pero la experiencia de la pasada edición, ayudará a controlar los nervios, jugar con la cabeza fría y el corazón caliente. Al tener casi una semana de descanso entre el partido de Chacarita y el América, es posible que Vojvoda decida poner lo mejor en campo para recibir al Funebrero. Será una buena oportunidad para sumar los primeros tres puntos en esta Superliga de 2018.

 

Comentarios

comments

Compartir