Defensa mereció más en el empate 1 a 1 ante Atlético de Tucumán

0
Compartir

Con un gol en contra de Ezequiel Unsain, nominado a blooper del año, y gracias al tanto de Juan Martín Lucero, a poco del final, Defensa se trajo un punto de oro a Florencio Varela.

Por Guido Cichello-. Tras el baile en casa contra Talleres, el equipo debía ratificar todo lo bien que había jugado ante uno de los rivales más duros de la Superliga, sobre todo en su casa. Además, era el debut de Hernán Crespo como DT Halcón. Desde el comienzo se evidenció la idea de uno y otro. Defensa saliendo siempre desde el fondo y abriendo la cancha en ofensiva. Los del Ruso Zielinski, presionando muy alto para forzar el error rival. Y a los 7 minutos ocurrió lo impensado. Unsain intensó salir jugando desde abajo con Juan Gabriel Rodríguez quien volvió a jugar con el arquero que se enredó con el balón y lo terminó metiendo involuntariamente en su propio arco. Nadie podía creer lo ocurrido, sin merecerlo, Atlético de Tucumán destrababa un partido que se le presentaba muy complicado por la intención de Defensa de jugar siempre por abajo y abrir los espacios. Lejos de replantearse su estrategia, el equipo Halcón continuó saliendo desde abajo con pelota al piso y obligando a su rival a presionar alto. Los minutos fueron pasando, Atlético comenzó a defenderse más cerca de su zona y allí comenzó el dominio absoluto del equipo de Hernán Crespo. Ellos, sólo apostaban al contragolpe y Defensa dominaba las acciones. Un buen centro de Piovi terminó en gol de Juan Martín Lucero mal invalidado por el juez de línea. Era el merecido 1 a 1 que finalmente no se concretó. Ambos se fueron al descanso con la sensación de que podían dar más en el complemento. El Decano, conforme con la ventaja, mantuvo la idea de trasladarle la responsabilidad a Defensa, que la asumió como tal en el segundo tiempo. La posesión era absoluta y el dominio también, pero la pelota no quería entrar. El Laucha Luchetti a sus 41 años, se transformaba en la figura indiscutida de su equipo. Y a poco del final, una falta entre Dylan Gissi, un ex Halcón, y el propio arquero tucumano, derivó en el tanto del Gato Lucero. El delantero sólo tuvo que empujarla a la red para gritarlo abrazo al Chaco Acevedo rememorando el clásico festejo del ascenso con la cañita voladora. Todo empezaba a acomodarse. Faltaban 10 minutos para el final y el partido estaba para cualquiera. Atlético se vió obligado a salir un poco más, y generar peligro. La dos últimas de riego fueron una por lado. La falta de precisión en el toque final hizo que el encuentro termine en tablas y se repartan un punto por lado. Teniendo en cuenta lo accidentado del juego y la mala fortuna que tuvo el equipo de Crespo en Tucumán, el punto termina siendo muy valorado. No sólo por el buen rendimiento, sino sobre todo, por el rival y las condiciones. No muchos equipos se plantan en Tucumán y consiguen dominar el partido y rescatar un punto. Éste se valorará mucho más la próxima semana cuando el Halcón reciba a Colón de Santa Fé, un rival necesitado de victorias pensando en los promedios del descenso. Crespo se lleva un aprobado en su debut como técnico Halcón. Ahora tendrá una semana de trabajo para seguir puliendo su estilo e imponiendo su idea. El equipo volvió a rendir bien, a demostrar entrega y compromiso con el juego asociado. Faltó la precisión que si tuvo ante Talleres, pero la entrega y las ganas no faltaron, y eso para un equipo que sueña con pelear cosas importantes, es clave. Defensivamente se jugó un partido correcto, contra delanteros potentes y complicados. El medio recuperó muchos balones, aunque le faltó precisión y en muchos casos, cambio de ritmo. Arriba, tampoco se estuvo fino en el toque final, pero se buscó desde el primer minuto hasta el último.

Comentarios

comments

Compartir