Delegado gremial denunció penalmente a su gremio por pedir coimas a lavaderos de autos

0
Compartir
Ricardo del Barco

El varelense Ricardo Del Barco da una batalla judicial en los tribunales contra la Unión de Personal de Prestadores del Servicio Automotor (Sindicato de Lavaderos de autos) de la Provincia de Buenos Aires. Corrupción y aprietes, denunció.

Ricardo del Barco es veterano de guerra del Canal de Beagle y vecino de San Eduardo. En su portafolio lleva decenas de hojas de una causa penal que iniciara en la fiscalía descentralizada del fiscal Ernesto Daniel Ichazo, de Berazategui, reconocido hombre de la justicia que encarcelara a Ernesto Daniel Zisuela, otro gremialista que no dio el buen paso.
Del Barco exhibe credenciales que acreditan su tarea como inspector de la zona sur del gremio. Supo visitar a los lavaderos para encuadrar a trabajadores. Pero llegó el día que lo echaron de un plumazo y lo reemplazaron por otro delegado que arrancó por Berazategui a pedir dinero a cambio de hacer la vista gorda con las irregularidades de los establecimientos. «Por este motivo hice la denuncia en Berazategui y el fiscal tiene mucho para hacer con un secretario general del gremio que hace caja y saca la plata del país», dice Del Barco y cuando se le pide pruebas dispara: «Se puso de novio con una joven de República Dominicana y viaja a ese país donde está construyendo una mansión»

 


El delegado relató parte de los hechos que investiga el doctor Ichazo por su denuncia. La causa en cuestión lleva por número de PP 13-01-011138-18/00 y comenzó a sustanciarse en noviembre de 2018.
«Esto comenzó cuando me dejaron sin trabajo el año pasado. Yo estuve en el gremio trabajando en blanco y luego ingrese a la comisión directiva»
-¿Qué número de lavaderos hay en la provincia?
-Unos 25.000 y el 90% no está habilitado. En esta zona veníamos levantando el gremio con afiliados. Pero al secretario general del sindicato, Fedor Saturnino Moncaso Roig, lo que menos le preocupa son los trabajadores. Solo le interesa recaudar. Este hombre es secretario general desde el 2001, cuando se creó el gremio. Este hombre tiene muchos arreglos con el ministerio de trabajo de la Nación. Moncaso Roig es de Cambiemos y trabaja con Alejandro Poli, que es del gremio de remiseros. Hacen lo que quieren, porque Poli tiene la conexión en Trabajo»
Del Barco exhibe documentos. Uno tras otro. Afirma que fue desplazado con una asamblea ficticia que se hizo para generar la salida de varios gremialistas que molestaban. Uno de ellos fue el tesorero del gremio, quien hizo una denuncia penal en la CABA aportando movimientos de las cuentas del gremio. Esos movimientos de dinero salían por la cuenta de la mutual del gremio a la cuenta personal del secretario general. Cabe consignar que Del Barco era vocal titular hasta el momento que lo sacaron del medio. «Hicieron arreglos con un veedor del Ministerio de Trabajo quien avaló una nueva comisión que nunca fue electa», dice el delegado y dispara: «Fue Karina Palacios, la directora de Delegaciones Sindicales, a través de Poli, que avalo todo. Había contactos con Jorge Triaca».

 


Del Barco da cuenta de las denuncias contra el gremio. «El tesorero denunció en Capital y en San Martín. Hay otra denuncia por fraude de las cuentas, sacando plata desde la Mutual. Yo en Berazategui hice la denuncia por extorsión contra los que iban a los lavadores a pedir dinero. Si no ponían plata, los amenazaban con romperles los negocios. La causa mía está en una etapa de pruebas. Yo creo que el doctor Ichazo va a terminar allanando el Ministerio de Trabajo porque no aporta las pruebas que solicita el fiscal. Yo busco que se termine esto, a pesar que soy empleado del sindicato. Hoy yo no estoy cobrando sueldo. Me borraron de todos lados. Fíjese que hice una denuncia en el Ministerio de Trabajo, le sacaron fotos y se la pasaron al gremio. Moncaso Roig me intimó por whatsapp para que deje de denunciarlo. ¡Fíjese que poder tiene!»
Del Barco dice que con todo esto el sindicato se mudó de Yatay 742 de la Capital y ahora en el lugar hay un supermercado chino. Se mudó a avenida Perón 3565 de San Martín. Para mudarse lo tiene que autorizar el Ministerio de Trabajo. “Yo hice esta denuncia y no hicieron nada. Todo esto pasa por el arreglo que hay. Yo creo en el fiscal Ichazo, para que avance. Creo en la Justicia. Pero quiero alertar para que en los lavaderos de la zona no pongan un peso. En mi denuncia figuran hasta los propietarios que fueron apretados.
(N. de R: Los mencionados en este articulo tienen las páginas abiertas para fijar posición)

Comentarios

comments

Compartir