Detienen a docente por realizar una amenaza de bomba en la escuela quilmeña que trabaja

0
Compartir

Para el Ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, una amenaza de bomba a una escuela “es un delito” y no “una broma”. El detenido es militante kirchnerista. Fue repudiando en la red social.

(DIB).- Un docente de la escuela Nacional de Quilmes fue detenido en las últimas horas del viernes por la Policía bonaerense acusado de realizar amenazas de bomba en el establecimiento donde trabaja.
La detención fue realizada por efectivos de la DDI Quilmes en la casa del imputado, ubicada en la calle Roque Saenz Peña al 600 de la mencionada ciudad, donde además se le incautó un revólver calibre 32 largo y seis celulares.
El imputado, de 54 años, está sospechado de realizar al menos una llamada con una amenaza de bomba el pasado 1° de septiembre en el establecimiento ubicado en el Colegio Nacional de en Sarmiento y Conesa de Quilmes, lugar donde cumple tareas laborales. El colegio tuvo que evacuarse en su totalidad hasta que personal policial especializado determinó que se trataba de una falsa alarma.
La labor investigativa posterior permitió identificar el abonado utilizado para concretar la llamada, y de esa forma, se concretó el allanamiento que terminó con la detención del docente.
Las amenazas contra escuelas se elevaron a 2 mil en el último mes, lo que disparó la alarma entre las autoridades, por lo que el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, advirtió que no se trata de “una broma”, sino de “un delito” penado con hasta seis años de cárcel.
“En el 90 por ciento de los casos, o más, se trata de falsas alarmas”, indicaron a DIB desde el Gobierno provincial, aunque aclararon que desde el 1° de septiembre pasado hasta ahora, 15 personas fueron puestas a disposición de la justicia en el marco de las investigaciones iniciadas” por este tipo de amenazas.

Ritondo
El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, sostuvo hoy que una amenaza de bomba en una escuela “no es una broma, es un delito” porque se trata de “un acto de intimidación pública penado por la ley”.
“Un llamado engañoso implica una intimidación pública y es un delito penado con dos a seis años de prisión”, advirtió el funcionario bonaerense durante una recorrida por los distritos de Zárate y San Nicolás.
El ministro explicó que “ante cada llamado de amenaza, es nuestra obligación acudir al establecimiento con toda una logística que implica brigada de explosivos, fuerzas policiales, bomberos y Defensa Civil, además de alertar a los hospitales públicos y a las cuadrículas de la zona”.
Ritondo detalló que cuando los efectivos de las distintas fuerzas concurren a los establecimientos educativos por una amenaza de bomba “caemos en el riesgo de dejar desprotegidos a quienes realmente necesitan asistencia” y advirtió que “con la tecnología con la que cuenta el 911 es muy fácil rastrear de dónde provienen los llamados”.
Durante la agenda en el interior norte provincial, el funcionario del gabinete de María Eugenia Vidal estuvo en Zárate donde, junto al intendente local, Osvaldo Cáffaro, entregó cinco unidades móviles con tecnología 360° y tres puestos de vigilancia. Luego se dirigió a San Nicolás para hacer entrega de otros cinco patrulleros. Estuvo acompañado por el jefe comunal, Ismael José Passaglia.

Comentarios

comments

Compartir