Detienen en Varela y San Fernando a dos peruanos de «Los Gatilleros de Loreto»

0
Compartir

Dos ciudadanos peruanos que eran buscados desde 2015 por Interpol, acusados de haber asesinado a un comandante de la Policía Nacional de su país, fueron detenidos tras varios operativos realizados en las localidades de Florencio Varela y San Fernando, informaron voceros de la fuerza.
El procedimiento fue coordinado por efectivos de la Dirección de Crimen Organizado de la Policía Bonaerense, quienes lograron capturar a los imputados, apodados «Galileo» y «Ben 10», de 25 y 30 años, tras una investigación que incluyó tareas encubiertas e intervenciones telefónicas.
Los prófugos, además, integraban aquí una banda narco que operaba en distintos sectores del conurbano y se sospecha que pudieron haber matado al subteniente de la Policía provincial Armando López, a quien acribillaron a balazos durante un tiroteo el 30 de diciembre de 2018 en la localidad La Capilla, en el partido de Florencio Varela.
También se cree que el hombre apodado «Ben 10» está vinculado con el crimen de dos mujeres de 28 y 29 años ocurrido el año pasado en la villa Itatí de Quilmes, en lo que se presume fue un homicidio relacionado a la venta de drogas.
En su país, los ahora detenidos eran integrantes de una organización criminal denominada «Los Gatilleros de Loreto» y sobre ellos pesaba un pedido de captura internacional por asesinar al comandante de la Policía Nacional peruana, Pedro Pablo Guerrero Gilberti, durante un asalto en un restaurante ocurrido el 31 de diciembre de 2015.
Guerrero Gilberti esperaba ser atendido para llevar la cena a su domicilio y recibir el Año Nuevo con su familia, cuando seis delincuentes armados ingresaron con fines de robo y comenzaron a asaltar a los comensales que se encontraban cenando en ese momento.
Fuentes policiales informaron que la investigación del caso permitió certificar que luego de cometer ese crimen, los asesinos ingresaron a la Argentina por Bolivia, y que se instalaron en distintos sectores del conurbano y en una villa porteña.
Luego, se logró probar que integraban una organización narco que comercializaba cocaína y marihuana en varias localidades del Gran Buenos Aires, y que giraban –producto de esa actividad- entre 15 y 20 mil dólares semanales a allegados residentes en Perú.
Finalmente, el trabajo conjunto entre Interpol y la Policía bonaerense permitió capturar a los delincuentes, considerados de alta peligrosidad y buscados con alerta roja.
Los detenidos fueron puestos a disposición del juez federal 2 de San Isidro, Lino Mirabelli, quien debe realizar los trámites para su extradición, aunque primero habrá que determinar si son requeridos por algún fiscal a raíz de los homicidios cometidos en el conurbano.

Comentarios

comments

Compartir