Dirigentes voraces no pueden salvar el fútbol en crisis

0
Compartir

(Urgente 24) El martes 13/12 continúan las reuniones en la AFA por la televisación del fútbol con las cadenas Turner y Fox. La diferencia en torno de los derechos no es menor: casi 50%. Los dirigentes fincan su posición en el caché global de los clubes como protagonistas del espectáculo a comercializar sin reformular integralmente “el negocio”, como hizo Brasil, y ahora se empieza a tratarse en Uruguay, donde un joint venture constituido por Liberty, Pptv, empresas aztecas y un grupo asociado propondrán a las autoridades charrúas una reforma completa que abarca la televisación asociada a emisoras asiáticas y la difusión por redes sociales de las divisiones juveniles, pero además medidas de protección de talentos, como la de la ley Pelé en Brasil.

En el hotel Emperador, de la zona de Retiro, un grupo de dirigentes de los clubes de 1ra. División, representado por Marcelo Tinelli, y del ascenso, con Claudio Tapia a la cabeza, regateaban con las cadenas internacionales Turner y Fox el monto para ceder los derechos televisivos del fútbol argentino, que el gobierno de Mauricio Macri renunció a continuar pagando.
Las posiciones se encuentran muy alejadas: los clubes quieren $3.500 millones que, con adicionales, se van a $4.200 millones, mientras las compañías, que inicialmente habían propuesto $2.000 millones, elevaron a $2.200 millones y se plantaron ahí.
Tapia, presidente de Barracas Central y yerno del ex jefe de la CGT y actual titular de Independiente, Hugo Moyano, abrió por su cuenta otro frente de negociación con representantes de la cadena norteamericana ESPN.
Y el cuadro de situación se completa con la ausencia en las conversaciones de los 3 máximos responsables del Comité de Regularización de AFA: el presidente Armando Pérez; el vice, Javier Medín; y la secretaria, Carolina Cristinziano, quienes se encuentran en Europa.
Fueron en tal sentido reveladoras las declaraciones de Víctor Blanco, presidente de Rácing Club, al aclarar que “no estamos apurados para cerrar la negociación, puede ser en diciembre, enero o marzo”. Señaló que “necesitamos interlocutores varios para defender nuestra posición y hay mucho para trabajar. AFA no tiene estatuto, no tiene autoridad y todo eso es un trabajo por hacer”.
Lo concreto además es que no hay proyecto. La venta de los derechos de televisación la única finalidad que persigue es reemplazar al sponsor que se retiró y mejorar hasta donde se pueda el canon para aliviar que los clubes puedan paliar la situación financiera, pero sin buscar un nuevo modelo de gestión que viabilice el negocio del fútbol.
Fue clarísimo Blanco cuando habló de “ver cómo nos financiamos estos meses. No hay peor negociación si no estás en igualdad de condición. La salida de esto es tomarlo con tiempo. La gente de Fox y Turner siguen en carrera y nos tomaremos el tiempo que haga falta. Hay que organizarse”.
A lo que Hugo Moyano añadió respecto de la oferta hecha por Fox y Turner y sostuvo que “discutí muchas paritarias, pero esto es más difícil”.
En Brasil, se encaró una reforma integral en el fútbol que superprofesionalizó a la liga para acercarla a los lineamientos que rigen en Europa, con la activa participación de más de una docena de empresas privadas que exceden el marco único de la televisión, sino que abarcan la totalidad del negocio: la comercialización de los espectáculos, el merchandising y los derechos federativos de los players. Esta visión integral permitió al fútbol brasileño, transcurrido el Mundial de 2014, sobrevivir la crisis económica e institucional de su país y continuar siendo competitivo en el concierto internacional.
En Uruguay, en estos momentos, una empresa de marketing e imagen deportiva, Euromericas, presentará a la Presidencia de la Nación y a las autoridades del fútbol la propuesta de un joint venture conformado por un conglomerado de Liberty, Pptv, con empresas aztecas y un grupo asociado para la adquisición de los derechos de televisión del fútbol local y su comercialización, que explota la firma liderada por “Paco” Casal, propietario de la empresa Tenfield y del canal de televisión GolTV a través de un convenio con una serie de señales deportivas.
El titular de Euromericas, Gerardo Molina, explicó que la oferta “incluye el diseño de la modernización de las estructuras para los clubes y una plataforma comercial con un plan de marketing que no sólo considera la esfera económica, sino un nuevo esquema de profesionalización en la asignación de los recursos para el fútbol asociado por 10 años «.
El proyecto contempla la creación de un canal propio de la AUF que genera recursos genuinos junto a empresas patrocinantes. Todos los clubes tendrán su planificación de marketing en común, sumado a un sistema alemán de transmisiones en vivo por las redes sociales de partidos de un único torneo juvenil, que se lanzaría en forma conjunta con Alemania y bajo su mismo esquema de funcionamiento.
Según se supo, el m onto de los derechos en cuestión se estima cercano a los US$60 millones y contemplaría una suma fija y otra variable, que abarca la explotación, además de las propiedades deportivas de la Selección Nacional, la televisación al exterior, plataforma digital, derechos publicitarios y los e-sports por unos US$44 millones en promedio ponderado.
Dentro de la propuesta aparece relevante el programa de intercambio internacional de eventos con una empresa de medios y financiera de Asia, que será la socia estratégica del nuevo oferente.
«La finalidad es vincularla comercialmente a creación de la marca-país, fútbol uruguayo, dando el poder a los derechos de imagen del conjunto de los jugadores uruguayos y un porcentaje, similar a la ley Pelé», detalló Molina.
Reflexiona que el mercado nacional no se ha hecho crecer y “requiere para ello una mayor transparencia para el desarrollo de talentos y un sistema de incentivos económicos a los clubes por can tidad de audiencia y clasificación en la tabla de posiciones”.
La conducción de la Asociación Uruguaya de Fútbol atraviesa una etapa de cuestionamientos que hasta se manifestó en la propia disputa en las negociaciones con sponsors entre los dirigentes y las estrellas del plantel seleccionado.
De hecho, el enfoque integral propuesto implicaría una suerte de intervención de los intereses económicos particulares en toda la actividad y no sólo en la televisación, a fin de cohesionar la comercialización, el insumo y el producto.
En Argentina, el proyecto de superliga profesional pretende independizar el manejo económico de los principales clubes de una eventual intromisión privada en la política que ellos administran internamente. Se trata de una pulseada que recién comienza y habrá que ver si el fútbol tiene las suficientes espaldas para negociar sin apuro con las corporaciones.

Comentarios

comments

Compartir