Discuten el impuestazo: Topes al valor de las propiedades y un revalúo

0
Compartir

La negociación no avanzó y fracasó la sesión prevista para ayer. Los senadores de Juntos por el Cambio se quejan de que la norma otorga excesiva discrecionalidad al Ejecutivo. En el oficialismo defienden la progresividad de la reforma.

Hay muchas dudas respecto a la posibilidad de un revalúo. Cuando se establece la progresividad del impuesto inmobiliario, la norma señala que «el impuesto resultante por la aplicación de la presente escala no podrá exceder respecto del calculado en el año 2019». Este punto genera discrepancia entre los senadores de JxC. «No es lo mismo que se ponga que el pagado porque en 2019 había un tope. Así los valores a pagar se pueden ir por las nubes y ponen tope», agregó uno de los encargados de hacer los números y revisar la letra chica de Juntos por el Cambio, publicó el portal Infobae.
Juntos por el Cambio cuenta con 26 de los 46 legisladores que integran la Cámara de Senadores de la provincia
«Todo se remite a la ley de catastro 10.707 que habilita al Ejecutivo a aplicar actualizaciones de la valuación fiscal. Esa ley no fija tiempo, lo que genera que sea discrecional para el Ejecutivo», agregó otro senador de la oposición. «Esto hace que en el medio del camino pueda llegar un revalúo no previsto», agregó.
«Nosotros entendemos que la segmentación no es tal porque los valores son muy bajos. Si tomamos en cuenta que el segmento más alto del impuesto urbano es para propiedades de más de $680.000, creemos que a buena parte de la sociedad de la provincia le tocará el ajuste mayor. Lo mismo sucede con los campos. Hay campos que salen más de 3 millones de pesos y tienen más de 2.000 hectáreas pero que no tienen el mismo rendimiento que aquellos que están en la zona núcleo de la provincia y en definitiva estarían pagando lo mismo», señalaron los legisladores que estaban esperando la visita del director ejecutivo de ARBA, Cristian Girard.
Los legisladores quieren subir ese tope porque, aseguran, impacta en buena parte de la población de la provincia de Buenos Aires. «Le pega a la clase media que es quien va a tener que hacer frente al ajuste,» explican en la bancada, repitiendo lo que hasta hace unos meses señalaba el ahora oficialismo.
En el entorno de Kicillof aseguran que no hay «discrecionalidad» en la norma y apuntan contra los que la señalan como un «tarifazo», insistiendo en que buena parte de los bonaerenses deberán absorber subas menores que la inflación de este año estimada en 55%. El ministro de Hacienda y Finanzas bonaerense, Pablo López, había señalado en una serie de tuits que la progresividad y los topes establecidos «implican que los amplios sectores medios urbanos tendrán aumentos muy moderados. El 86% de los contribuyentes afrontarán aumentos menores de $3.500 para todo el año. En el Inmobiliario Rural además de una serie de exenciones a propiedades pequeñas de producción agropecuaria, en especial la tambera, se estableció un esquema de segmentación que beneficia a pequeños y medianos productores partiendo de un 15% para las propiedades de menor valor».
Las principales claves del proyecto:
Subas de entre 15% y 75% del impuesto inmobiliario para propiedades urbanas: La ley contempla una actualización de la valuación general inmobiliaria, con nuevos valores por metro cuadrado de superficie cubierta. Y una actualización del impuesto que va del 15% al 75%.
¿De cuánto será el aumento según el valor de la propiedad? De hasta 15% para inmuebles con valuación fiscal correspondiente a 2019 hasta $303.705; de hasta 35%, entre $303.705 y $498.021; de hasta 50%, entre $498.021 y $680.877; de hasta 75%, si la valuación fiscal es superior a $680.877.
¿Cuál será el incremento para la mayoría de las propiedades? Desde el Gobierno provincial indicaron que la mayoría de los contribuyentes, en particular los que poseen propiedades de menor valuación, afrontarán aumentos por debajo de la inflación. «El 86% de los contribuyentes afrontarán aumentos menores de $3.500 para todo el año», explicó el ministro de Hacienda de la provincia Pablo López. Se trata de cerca de 3,8 millones de contribuyentes de los 4,5 millones que afrontan el impuesto.
¿Quiénes estarán exentos? Los propietarios que posean una única vivienda pequeña no pagarán el impuesto. Es para los casos de propiedades cuya valuación fiscal no supere los $273.600.
Subas de entre 15% y 75% para el impuesto inmobiliario rural: También se actualizarán las valuaciones inmobiliarias de las propiedades rurales y sobre los nuevos valores se aplicarán subas de entre 15% y 75%. «Se estableció un esquema de segmentación que beneficia a pequeños y medianos productores partiendo de un 15% para las propiedades de menor valor», explicó López.
¿Cuánto será el aumento según la valuación de la propiedad? De 15% cuando las valuaciones de la tierra sea de hasta $260.870; de 35%, entre $260.870 y $816.075; de 55%, entre $816.075 y $3 millones; de 55%, más de $3 millones y cuando la superficie de la tierra sea inferior o igual a 2.000 hectáreas; de 75% cuando las valuaciones sean superiores a $3 millones y la superficie de la tierra de más de 2.000 hectáreas. El componente básico del impuesto Inmobiliario correspondiente a la tierra rural tendrá un importe mínimo de $1.034.
¿Cuántas propiedades pagarán la escala más alta? Según las autoridades provinciales, a más de la mitad de los propietarios rurales se les aplicará una actualización por debajo de la inflación 2019.
En qué casos habrá descuentos o exenciones: Se implementará una serie de exenciones a propiedades pequeñas de producción agropecuaria, en especial la tambera. Además, los contribuyentes del impuesto rural tendrán un descuento del 20% por el pago en una cuota.

Comentarios

comments

Compartir