Docentes: Por la ola de licencias médicas, el Gobierno bonaerense pagó más de $19 mil millones en suplencias

0
Compartir

El 25% de los maestros y auxiliares de la Provincia no están al frente de un aula. Las irregularidades en los certificados. En la provincia de Buenos Aires, hay un docente por cada 15 alumnos.

En la provincia de Buenos Aires, hay un docente por cada 15 alumnos. Aunque las cifras se asemejan a los países escandinavos, el 25% de estos maestros y auxiliares no están al frente de un aula porque están de licencia. A pesar de que algunos tienen su documentación en orden, una gran parte presentó certificados truchos y se aprovechó de los privilegios del estatuto laboral.
El juez de Garantías de La Plata, Juan Pablo Masi, explicó en Periodismo para todos, el domingo pasado, que encabezó 11 allanamientos, en donde encontraron formularios en blanco que ya tenían los sellos y firmas de los médicos. Muchos de ellos estaban en sedes gremiales, en poder de una persona que los escondía en su cartera. “El Estado termina pagando dos sueldos, uno para el docente que debería estar trabajando y no está, y otro para el lo reemplaza”, criticó el magistrado.
Solo en 2017, la Provincia pagó más de $19.000 millones en suplencias. Muchas de ellas justificadas en base a la falsificación y la viveza de los empleados. Algunos ejemplos judiciales demostraron casos en donde los docentes conseguían las licencias falsas por $500. Y otros hasta se animaban a ir cambiando la enfermedad a medida que transcurría el tiempo.
“El estatuto docente no está pensando para los directivos ni los chicos. Necesitás una normativa que permita que los alumnos tengan el mismo maestro durante todo el ciclo lectivo”, argumentó Gustavo Iaies, especialista en educación. En diálogo con PPT, opinó que la rotación de personal termina siendo “un tema desastroso” para los estudiantes.
A diferencia de la ley de contrato de trabajo que funciona en otros sindicatos, la normativa que respalda a los maestros es más permisiva y contempla otro tipo de licencias. Por ejemplo, pueden pedir hasta tres años por enfermedad con goce de sueldo, cuando en el resto de los rubros es solo uno.
Los docentes también cuentan con más días por duelo familiar, exámenes médicos preventivos, tratamiento de fertilidad asistida, examen médico prematrimonial, matrimonio, entre otras excepciones.

SUMARIADOS
El gobierno bonaerense sumarió en Junio pasado a 220 docentes y auxiliares que usaron certificados médicos falsos para pedir licencias por enfermedad entre febrero y mayo, según confirmó la Dirección General de Cultura y Educación provincial.
Las irregularidades se detectaron luego de que en febrero pasado la cartera educativa cambió el sistema de otorgamiento de licencias para los agentes del plantel educativo al implementar un mecanismo de solicitud online con una aplicación para celulares que pueden utilizar los maestros y auxiliares del sistema.
Así, el agente va al médico, recibe el certificado que especifica la cantidad de días que se ausentará y se va a su casa a hacer reposo desde donde carga esa información en la aplicación -a través de una computadora o un celular- y una vez que sube la foto del certificado a la plataforma, recibe, en pocos segundos, el aval del Ministerio.
De esa manera, el gobierno bonaerense realizó una auditoría en la que detectó que existían muchos certificados irregulares, ya que se repetía un mismo patrón en las tipografías y en los membretes.
En declaraciones periodísticas, Ignacio Sanguinetti, subsecretario de Recursos Humanos de la cartera educativa, precisó que “se veía una tipografía similar en ciertos certificados firmados por distintos médicos. Incluso, un mismo médico a veces libraba un certificado con un tipo de membrete y otras con otro. Y, en una licencia tenía una letra y en otra, otra tipografía”.
“Así fue que citamos a un médico llamado Juan Benítez porque su sello y su número de matrícula se habían utilizado en 300 certificados. Él desconoció la letra y el membrete de 117 de ellos e hizo una denuncia penal porque le habían clonado su sello”, dijo y contó que una situación similar se registró con otros 4 profesionales a los que les fraguaron los sellos.
Detalló que cuando muchos de los agentes estatales que habían requerido las licencias fueron citados a una junta médica, confesaron que los certificados eran “truchos” y que los habían presentado porque necesitaban faltar al trabajo.

Comentarios

comments

Compartir