Documento de CICOP: «El Intendente Watson promueve el unicato sindical»

0
Compartir

Han transcurrido 38 años desde el retorno a la democracia. Aún con sus dificultades, el sistema ha permitido la libre expresión, la participación comunitaria, el debate de ideas, la organización de los diversos colectivos políticos, sociales y sindicales, entre otros. Es una conquista del pueblo argentino luego de los funestos años de la dictadura cívico-militar.
En lo que hace a lo gremial, la propia Constitución Nacional, vigente nuevamente desde entonces, así como las numerosas resoluciones emanadas por la OIT (Organización Internacional del Trabajo), habilitan la libre asociación de los y las trabajadoras de acuerdo a su elección, permitiendo la intervención de las organizaciones sindicales en sus distintos ámbitos de actuación.
Esta situación, refrendada por leyes, normativas varias e innumerables fallos judiciales, promueve que cada trabajador pueda elegir libremente su afiliación y obliga a los gobiernos a negociar salarios y condiciones laborales con quienes los representan. Sin embargo, y lamentablemente, esto no sucede en F. Varela desde que el actual Intendente asumió su cargo.
A pesar del extenso recorrido de CICOP en el distrito, con más de 20 años de trayectoria histórica contribuyendo en la defensa del sistema público de Salud, y contradiciendo lo que sucedía en los sucesivos gobiernos municipales anteriores (del mismo signo político), la decisión de no realizar paritarias con la amplísima mayoría de los profesionales de la Salud es no sólo autoritaria, sino también fuertemente antidemocrática.
Una vez más, nos enteramos por las redes de la decisión de otorgar un aumento salarial a los y las trabajadoras municipales. Si hay algo que venimos planteando en cada intercambio que tenemos con las autoridades, en cada medio que nos brinda un espacio para manifestarnos, en cada conversación informal con algún funcionario, es que el deterioro de los salarios es la causa fundamental del desmantelamiento de los equipos en los Centros de Atención Primaria de Salud y de Desarrollo Social.
La sola comparación con los ingresos de nuestros pares del hospital provincial – que de ninguna manera cobran salarios significativos – coloca a nuestro sector municipal en el cincuenta por ciento de los mismos. La contradicción entre el discurso de la importancia de la Salud Pública y la situación que padecemos quienes sostenemos a diario el funcionamiento del sistema, es flagrante. Y, para empeorar la problemática, se niegan a discutir con CICOP.
No tenemos ninguna duda que la decisión de mejorar los salarios, aún con su insuficiencia, tuvo su origen en nuestras peticiones. Incansable y reiteradamente, con acciones, jornadas de lucha y peleando en nuestros lugares de trabajo, logramos que la demanda se escuchara. A pesar de no atreverse a reconocerlo, el gobierno municipal tuvo que hacerlo por nuestros reclamos. Y no tenemos empacho en expresar a viva voz que, sin CICOP, ese incremento (magro y por debajo de la inflación) no hubiera existido.
Por eso decimos que parecería que algunos aspectos importantes de la democracia se han debilitado en F. Varela. Las máximas autoridades de Gobierno, Economía, Salud y Desarrollo Social se comprometieron a llevar adelante reuniones de discusión salarial que no cumplieron. Una vez más, no hicieron lo que dijeron que iban a hacer. Daría la impresión que sólo quieren dialogar con quienes son parte de la estructura del poder, evitando incluir las diversas miradas que conviven en el ámbito laboral.
A ello nos referimos en el título de esta nota. No son los gobiernos quienes deben elegir con quién negociar. Son los y las trabajadoras, libremente y sin presiones, quienes definen quiénes los representan. A las autoridades comunales, encabezadas por el Intendente Watson, les faltan unas cuantas materias para recibirse de democráticos.

CICOP – Seccional Florencio Varela

Comentarios

comments

Compartir