Edesur cortó los enganches en Km 26

0
Compartir

En horas de la mañana de ayer una cuadrilla de Inspectores de EDESUR con custodia policial, recorrió la zona ubicada detrás de la Unidad de Pronta Atención que se encuentra sobre Avenida Obispo Jorge Novak y Los Charrúas, como la zona donde el Fútbol Juniors Club vendió parte de sus tierras, con el objetivo de verificar denuncias de otros vecinos sobre conexiones clandestinas a la red de que a su entender los perjudican porque bajan la tensión de la línea como consecuencia del alto consumo que se produce al estar sin medidor, informo ayer el colega Jorge de Gioia, colaborador de Varela al Dia.
En su recorrida comprobaron que había toda una línea de postes colocados en forma ilegal, de la cual la mayoría de las viviendas construidas en las tierras antes mencionadas, se encontraban conectadas clandestinamente a la Red de Edesur, por lo que procedieron al desenganche de las mismas.
Mientras esto sucedía varios vecinos se acercaron a los Inspectores, entre los que se incluyó el cuidador del Fútbol Juniors Club, que se identifico como Hugo, indicando muchos de ellos que no podían pagar el suministro y dando los datos de quienes les efectuaron el tendido eléctrico y las conexiones clandestinas.
Los Inspectores les explicaron que ellos cumplían órdenes y que debían proceder al corte del cableado ilegal, que la denuncia abarcaba al Taller recientemente inaugurado en la zona por el concejal Antonio Suárez y varios dirigentes peronistas locales, razón por la cual la Empresa Edesur iba a efectuar las denuncias penales correspondientes.
Terminada la labor de los Inspectores y retirada de la zona la cuadrilla, vecinos de los enganchados, que se encuentran legalmente provistos del servicio y pagan religiosamente su factura de luz, dieron aviso, que los mismos, aún a riesgo de sus vidas se estaban enganchando nuevamente a la red troncal y que algunos pagan a personas que serían empleados de Edesur que se dedican a realizar conexiones clandestinas.
La pregunta es ¿si tuvieron para abonar el costo de un terreno de $ 240.0000, de los cuales pagan ahora una cuota mensual bastante alta, si construyeron viviendas valiosas en poco tiempo, ¿por qué no piden una conexión legal?.
La situación actual de volver a colgarse de la red, más allá de que se cometa un delito de índole federal, es arriesgar la vida por el ahorro de unos pocos pesos, en el caso de un simple vecino. En el caso de un funcionario público nada lo justifica, ni siquiera la actividad político -social que se haga del Taller de Oficios, dado que los Movimientos Políticos que inauguraron el mismo tienen espalda más que suficiente para hacer el pedido de conexión formal y bancarse una boleta de luz, como lo hacemos todos aquellos que tenemos apego por la legalidad, hacer lo contrario provoca estas cosas que no duran, porque la gente se cansa de soportar “vivillos”, cerro el colega Di Gioia.

Comentarios

comments

Compartir