El balance de 2016 terminó siendo netamente positivo

0
Compartir

Por Guido Cichello.
Terminó el año para éste Defensa y Justicia, que tendrá tres objetivos importantes en 2017. Jugará el torneo local, en donde debe sumar para el descenso, la Copa Sudamericana y Argentina.

Si se hace un balance general de lo que fue el año futbolístico e institucional para el Halcón, el resultado es positivo. Hubo vaivenes y contra tiempos, pero en líneas generales terminó siendo un muy bueno año para un equipo que el próximo semestre jugará, por primera vez en su historia, un torneo internacional.

Allá por enero de 2016 Ariel Holan diagramaba una pretemporada con muchas caras nuevas y repleta de juveniles de los clubes más grandes de nuestro país. Aparecían en esa lista chicos desconocidos como Lisandro Magallán, Alexander Barbosa, Tomás Cardona, Tomás Pochettino, Guido Rodríguez, Tomás Martínez y Eugenio Isnaldo, entre otros. Los buenos resultados de la Copa Argentina, también ilusionaban, de hecho el plantel se iba al descanso de mitad de año, ganándole de excelente manera a Talleres de Córdoba en cancha de Banfield.

El objetivo era mantener el nivel del torneo local, en donde Defensa había salido 4to de su zona, y continuar en la Copa Argentina, teniendo a Independiente como rival. La tarea más complicada no era enfrentar a los más grandes teniendo un fixture netamente desfavorable, sino reamar un equipo en donde se había quedado sin sus principales figuras. Guido Rodríguez a México quizás era la baja más sensible, pero atrás de él emigraron Magallán, Martínez, Isnaldo y Fabián Memo Bordaragaray quien al final de la pretemporada, firmó para Rosario Central.

Holan se veía desconcertado pero habiendo eliminado a Independiente de la Copa. En el horizonte llegaban rivales difíciles de primer nivel y también la confirmación de que el equipo había logrado la plaza para el torneo de la Copa Sudamericana. Ahora todas la fichas estaban puestas en el torneo local. Los primeros resultados fueron positivos, empate en Rosario ante el difícil Central, derrota en casa ante San Lorenzo, y empate ante Racing de visitante y River de local. Pero luego llegó la seguidilla de derrotas ante los rivales directos por el descenso y toda la buena tarea de la primera mitad de año se derrumbó.

El equipo sólo le ganó a Banfield un partido parejo por 1 a 0, y por más que generaba muchas situaciones de gol, no se podían concretar. Holan terminó dando un portazo y todo se volvía incierto. Pero la dirigencia volvió a tener una excelente carta bajo la manga. Cuando se tiraron nombres por tirar, fue Sebastián Beccacece el elegido. Un desconocido para muchos pero un gran proyecto de DT para otros. Nuevamente, asi como lo hicieron con Holan, ahora le tocaba al argentino con experiencia en Chile. La primera derrota dolió mucho, fue de local ante Patronato, pero luego llegaron 3 triunfos consecutivos, primero ante Rafaela de visitante, luego de local contra Arsenal y la frutilla del postre en la visita a Estudiante en La Plata. De ese modo el equipo logró despegarse un poco de la zona del descenso y sobre todo, a volver a creer en sus fuerzas. Ahora queda la pretemporada, que será en Necochea y a tratar de mantener la base del equipo, apoyándose en Arias, Barbosa, Delgado, Fredes, Gutiérrez, Castellani y Stefanelli. Ellos le cambiaron la cara a un equipo que no tenía resultados y que ahora sueña con, alejarse del descenso pero pelear en la Copa Sudamericana. Se viene un 2017 histórico para Defensa, jugará un torneo internacional en su tercer año en la máxima categoría de nuestro fútbol. Serán días de euforia, sueños e ilusiones. Se verá además un renovado Tito Tomaghello que recibirá orgulloso a sus hinchas para el próximo año.

Comentarios

comments

Compartir