“El boxeo me sacó de la calle y me sanó la vida”

0
Compartir

Alan Paz, boxeador profesional, relató una corta historia de vida con la cual está recorriendo sus inicios en el boxeo y de la mano de Cristian Ledesma, su entrenador

 

El título de esta nota podría abarcar la vida de un deportista y con una larga experiencia. Sin embargo, sintetiza el pensamiento de un joven de tan sólo 20 años, padre de una niña de 2 y con un enorme futuro por delante, que comenzó a forjarlo cuando a los 12 años era un adicto a los pegamentos.

Se llama Alan Paz. Es boxeador profesional. Está entrenando con Cristian Ledesma, el boxeador solidario de Villa Angélica. Tiene una historia de vida que merece ser contada y varias expectativas de llegar a lo más alto en la categoría gallo.

“Yo soy de San Francisco Solano y ahora vivo en Varela, donde trabajo, con mi esposa y mi hija de dos años.  A mí me sacaron de la calle a los 12 años. Me había metido en las drogas, aspiraba pegamento. Mi abuelo me metió en un gimnasio a entrenar para que me aleje de las malas juntas.  Yo siempre voy a decir que con el deporte se puede sanar la vida.  Por lo menos a mí, me marcó”, dice, pausadamente, este joven que busca su destino.  Y agrega un dato particular: “Si hubiese seguido en la esquina con los vagos, no estaría acá con usted haciendo esta nota. Pero también quiero decir que gracias a mi Papá, que en realidad es mi abuelo y gracias a mi mamá, quien es mi bisabuela (es la mama de su abuelo) yo me recuperé”  Alan no habla de sus padres biológicos. El tiene dos padres, del sector materno que son su abuelo y bisabuela.  En el caso de su mami (bisabuela) con orgullo dice su edad: “Hoy va a cumplir 105 años y me da mucho amor. Ella me crió desde los dos meses. Mi mamá verdadera nunca me quiso ver. Siempre fui como un sobrino para ella”

Los golpes de la vida han generado en Alan la idea de ser campeón. “Yo vengo de familia boxeadora. Tengo dos tíos que boxearon. Siempre me dicen que si mis tíos no llegaron, yo tampoco voy a llegar. Pero yo tengo fe que sí”, destaca este muchachito de ojos negros y predispuesto a forjar su futuro en el ring. Como profesional ya tiene 4 peleas ganadas y 1 empate en la categoría gallo. Hoy Alan no puede dedicarse de lleno al entrenamiento en doble turno, como todo profesional, pues trabaja en un taller mecánico.  Necesita un apoyo para llegar. Ese apoyo puede ser una beca en algún estamento.

LA PELEA POR SIETE MIL PESOS

Alan relata la cocina de pelea que fuera transmitida en Boxeo de Primera por TyC. “Yo no estaba entrenando con doble turno como un buen boxeador y mi anterior entrenador me dice que había una pelea  en la Federación de Box, pero nos van a robar. Son siete mil pesos y a vos te sirven. Yo estaba sin trabajo. Me habían echado porque sobraba gente.  Era el cumpleaños de mi hija.  Fuimos igual. Hubo problemas en el pesaje, porque estaba arriba. Peleaba con el favorito del organizador. Se ve que hice tan buena pelea que no se animaron a robarme y me dieron un empate. Me lleve siete mil pesos”

 

Cristian Ledesma y Alan Paz

ANHELO SER CAMPEON DEL MUNDO

Ese es el horizonte de Alan Paz. Ser campeón del mundo. Primero deberá ser el campeonato argentino, luego el sudamericano y de ahí en más su capacidad lo dirá. Cristian Ledesma viene a ser el consejero de Alan. Es boxeador ya retirado y habrá de volcar sus conocimientos con los cuales pulirá las condiciones técnicas del joven profesional. “Yo le di contención por un problema económico en la familia. Vive en mi casa, con su mujer y su hija. Veo que tiene muchas condiciones.  Alan tiene algo que a mi me pasó. Yo por un problema familiar termine en la calle y el deporte me sacó de ese lugar. Alan tiene un lugar en mi casa, donde tengo el gimnasio. Yo sé lo que él necesita y estamos buscando la salida. Estoy buscando que todo lo que me dieron a mi, se lo den a él. Yo digo que él puede llegar muy lejos. El puede ser campeón del mundo, pero le falta experiencia y no solo en el boxeo sino como persona. En ese camino estamos.  Para ser un buen deportista tiene uno que dar ejemplos en la vida. Ser bueno en todo. Yo me desperté con Alan, veo que puede ser campeón”, asegura Ledesma y cierra: “Yo aprendí de grande y sigo aprendiendo. También me equivoqué.  Alan es muy joven, se puede equivocar pero en el deporte no. Yo comencé a los 21 años y Alan tiene 20 años y cinco peleas como profesional. Tiene condiciones, tiene talento, es pensante, sabe manejar la pelea.  Solo le falta el apoyo. Necesitamos apoyo”

Alan y Ledesma están preparando un evento para febrero próximo en Florencio Varela.  Se hace necesario darle una mano.  “Hoy tenemos un campeón argentino que es Junior Zarate. Mañana podemos tener otro campeón argentino y será Alan Paz. No podemos invertir cuando llegan. Hay que acompañarlos ahora”, cerró Ledesma.

Comentarios

comments

Compartir