El calvario de una familia de La Sirena

0
Compartir

Señor Director: Tengo el agrado de dirigirme a usted fin con el fin de que este problema se siga haciendo público y lo vea alguien que nos pueda ayudar.
El día 14 de mayo nos encontramos con mi mamá repartiendo barbijos, ya que ella es costurera y está viviendo de su labor. Ya habiendo concretado las entregas, volvemos a nuestro domicilio (Pedro Moran 978 del barrio La Sirena) y nos alertan los vecinos diciendo que no ingresemos porque se encontraba adentro de la vivienda mi padre, Roberto Eduardo Olivera, de 60 años, el cual tiene prohibido por un juez acercarse a mi madre y a su domicilio de 500 metros. Los mismos vecinos nos siguen contando que al llegar empezó a romper los candados con una masa logrando entrar se encerró esperando la llegada de mi madre, vaya a saber con qué fin.
Llegó el personal policial y forcejo la puerta que trabó el señor, logrando entrar y lo meten al móvil mientras mi madre Elsa Esther Campuzano se encontraba aterrorizada. El detenido gritaba amenazando hacia la familia y a la policía. Mi madre fue a la comisaria a hacer la denuncia de incumplimiento, contando los hechos como corresponde. Vuelve a su domicilio a intentar descansar, a pesar de lo sucedido. Al día siguiente, 15 de mayo, el señor se vuelve a presentar en el domicilio a las 8 de la mañana, para agredir con insultos y otra vez tenemos que llamar al 911. Se acerca la policía y le dice a mi mamá que vuelva a hacer la denuncia nuevamente. Mi mamá y le pide que si la puede llevar por el miedo. Le responden que no, tomó y sus papeles y se fue caminando a la parada, mientras el ex esposo y su abogado la seguían atrás amenazándola de muerte.
A las 10 de la mañana vuelve al domicilio el señor Roberto Eduardo Olivera junto a su yerno y abogado, Roberto Carlos Olmedo y su hija Claudia Elizabeth Olivera. En la vivienda se encuentra su hija menor de 22 años y su hijo de 6 años. Los tres mencionados comienzan a romper la puerta del garaje con un martillo. Entrar mientras su hija Claudia y su yerno lo alentaban y le decían “Dale, dale, rompé todo” Logra ingresar, rompe el segundo candado de la puerta, pasa al domicilio, el y su hija comenzaron a patear puertas y abrir ventanas a los golpes, mientras adentro se encontraba la hija con su esposo, tratando de tener las puertas para que no ingresen. A los llantos y con un ataque de pánico se encontraba a la menor de 6 años y la policía presente sin hacer nada.
Claudia Elizabeth Olivera trabaja en la Municipalidad de Florencio Varela como enfermera licenciada en el centro de salud Martín Fierro. Tiene contacto político por el cual logra sacar a su papá. También hizo perder el trabajo a su propia hermana. Queremos justicia, quiero que mi mamá viva, a mi hijo sano.
Están siendo atendidos por un psicólogo por el daño que le causaron. De no haber llamado a familiares para que los ayuden a sacar, hubiera sido un caos. Hay una restricción por 240 días vigente, firmada por un juez, que no cumplen. El abogado del agresor Roberto Carlos Olmedo tiene el mismo papel. Que se termine este calvario.
Laura Olivera
DNI 40.715.358

Comentarios

comments

Compartir