El Chacal de Cañuelas se ocultaba en Varela

889
0
Compartir

Una escena aberrante se encontró un joven cuando fue a visitar a su mamá, a quien hacía varios años que no veía. La casa del barrio San Esteban, en el partido de Cañuelas, se había transformado en un escenario macabro. El hijo mayor tuvo que forzar la puerta para entrar. La mujer, su hija discapacitada y sus dos nietos estaban encerrados.
La pareja de la mujer, Ubaldo Miguel Reynoso, de 55 años, los mantenía esclavizados desde hacía nueve años, cuando ella había radicado la primera denuncia en su contra por violencia doméstica.
El hecho que provocó la primera presentación judicial ocurrió cuando vivían en Ezeiza. La mujer descubrió que abusaba sexualmente de la hija discapacitada de ambos. Al verse acorralado, las obligó a mudarse a la casa de Cañuelas, de donde ya no les permitió salir. Sólo les dejaba un balde para que hicieran sus necesidades.
Ahora, la hija de la pareja tiene 25 años y dos nenes de 11 y 6, que se sospecha que podrían ser hijos de su propio “abuelo”. Además, tiene un embarazo de ocho meses producto de otra violación.
Reynoso intentó escaparse al enterarse de la nueva denuncia y buscó refugio en la casa de otra de sus hijas en la Ciudad de Bosques, en Florencio Varela, pero la policía logró ubicarlo cuando llegaba en un auto Renault 18 azul. Quedó detenido acusado de privación ilegal de la libertad agravada, coacción y lesiones.
Luego de la detención de Reynoso, dos de sus víctimas describieron el horror que vivieron en declaraciones al canal de cable TN:
“Hace un mes vine a la casa y los vi encerrados”, contó el hijo de ‘El Chacal’, que vivía en Ezeiza y se encontró con la situación cuando fue a visitar a su familia. “No había sospechas, no había nada, me había pegado cuando era chico, pero de grande me fui y ya era otra cosa”, siguió.
Sobre el día en que salvó a su familia, el chico recordó que llegó más temprano y entró a su casa. En ese momento llamó a su madre y una voz del fondo le respondió: “Estamos encerrados”. Tuvo entonces que romper la puerta que estaba asegurada con un candado.
“Cada vez que venía gente teníamos que hacer como si no pasara nada”, contó la mujer. Sobre la estrategia que tenía su marido para controlarla aseguró: “Me dijo que si yo decía algo iba a matar a mi hija”.
TN también habló con la mujer del acusado, Marcela Alejandra de Este, de 47 años, que resistió lo peor. “Abusaba de mí, de mis hijos, y cuando yo me quejaba y me quería ir él subía la música y me pegaba”, contó.
“Recién ahora me siento tranquila, mi hijo es mi héroe”, aseguró la víctima de “El Chacal” de Cañuelas. “Este tipo no tiene que salir más”, siguió.
“El Chacal” terminó detenido ayer luego de buscar refugio en la casa de otra de sus hijas. Esta acusado de privación ilegal de la libertad agravada, coacción y lesiones.

Comentarios

comments

Compartir