El clásico, la frutilla de postre que quiere el Halcón

0
Compartir

Por Guido Cichello.- Luego de la clasificación ante el San Pablo por la Copa, ahora el equipo busca ganar el clásico tan esperado por el hincha. El primero será hoy en Varela y el otro el domingo en Quilmes

Luego de la eufórica clasificación a la siguiente ronda de la Copa Sudamericana, justamente ante uno de los equipos más poderosos del continente, el equipo aguarda por un clásico especial cargado de emoción y expectativa. Los jugadores vienen demostrando capacidad para superar a sus rivales y el próximo, no será uno más. Que Quilmes esté luchando para salvarse del descenso, también colabora con la causa, le da un dramatismo especial. Y como si esto fuera poco, el próximo fin de semana la revancha será en el estadio Centenario. Será un clásico distinto a los anteriores, no sólo porque corresponde al torneo máximo de nuestro fútbol, sino porque Defensa llega como gran favorito para quedarse con el juego. El ánimo de uno y otro también son opuestos. Quilmes viene de quedar eliminado de la Copa Argentina ante Gimnasia de Mendoza, conjunto del torneo federal argentino, mientras que el Halcón, eliminó al San Pablo de la Copa Sudamericana. En el torneo también tienen diferentes realidades. Defensa purga por ingresar a un torneo internacional, si gana se meterá cerca de los puestos de Sudamericana y con un partido menos. Aún el Halcón debe el choque ante Independiente. Por su parte el Cervecero está muy cerca de la zona roja del descenso. Una derrota hoy casi que lo condena hasta el final del torneo para luchar por quedarse en Primera. Esa disparidad entusiasma al hincha Halcón que desea darle el golpe de gracia a su clásico rival. Posiblemente haya un Tito Tomaghello colmado, la gente quiere agradecerle a éste plantel la alegría por la clasificación de la Sudamericana, y no hay mejor oportunidad que hacerlo en un clásico.

Desde lo futbolística hay diferencias abismales. Quilmes viene de cambiar de entrenador y tiene en Cristián Díaz a un conductor que todavía no encontró su idea de juego, o no supo transmitírsela a sus dirigidos. Todo lo contrario sucede en el Halcón. Los jugadores captaron rápidamente la idea de Beccacece y la llevan a cabo al pie de la letra con un convencimiento llamativo que se traduce en buenos rendimientos y por consecuencia, buenos resultados. Es cierto que este tipo de partidos los antecedentes no pesan. Cada uno defiende sus intereses entendiendo que para el hincha es un partido determinante,  y eso lo hace distinto al resto de los compromisos. El hincha de Defensa, ni bien dejó de pensar en San Pablo, puso su cabeza en el clásico contra Quilmes. Una victoria hoy sería la frutilla del postre para un equipo que viene haciendo historia en lo deportivo. Ya sin preocupaciones por el descenso, teniendo como objetivo lejano la clasificación a una nueva copa internacional, ganar un clásico sería la gloria. Eso lo sabe la dirigencia, también el cuerpo técnico y los jugadores que harán lo imposible para regalarle una nueva victoria a la gente, esa que se emocionó hasta las lágrimas en San Pablo y que ahora busca prolongar esa felicidad en el clásico de hoy a las 19 ante el Cervecero.

EQUIPOS:

DEFENSA Y JUSTICIA:

Gabriel Arias

Mariano Bareiro

Alexander Barbosa

Tomás Cardona

Ignacio Rivero

Leonel Miranda

Jonás Gutiérrez

Rafael Delgado

Gonzalo Castellani

Agustín Bouzat

Ríos o Stefanelli

DT: Sebastián Beccacece

QUILMES:

César Rigamonti

Gastón Bottino

Matías Sarulyte

Sergio Escudero

Lucas Carrizo

Adrián Calello

Matías Pérez Acuña

Maxi González

Gabriel Ramírez

Matías Orihuela

Federico Andrada

DT: Cristián Díaz

Día: 08/05/17   Hora: 19.00

Árbitro: Jorge Baliño

Cancha: Defensa y Justicia.

Comentarios

comments

Compartir