El Consejo Escolar denuncia la paralización de 15 obras en escuelas de Florencio Varela

0
Compartir

La presidenta del Consejo Escolar de Florencio Varela, profesora Claudia Allerbon y el director de Infraestructura del organismo, Pablo Duarte, hicieron un relevamiento del estado de las obras iniciadas y abandonadas por la provincia. «La situación edilicia de las escuelas es responsabilidad de la gobernación provincial», dijo la titular del organismo educacional

«El gobierno de la Provincia de Buenos Aires recorta el financiamiento para las escuelas y la inversión en el servicio alimentario. De ese modo, la tarea es cuesta arriba. Debemos apelar al ingenio para resolver los inconvenientes porque el ajuste perjudica al sistema educativo en múltiples aspectos», explica Claudia Allerbon, titular en el Consejo Escolar.
Debido a su desempeño en diferentes roles en el ámbito pedagógico, tiene una visión multidisciplinaria que posibilita un análisis global de la situación actual en las aulas. «Los establecimientos educativos no son meros edificios sino lugares que construyen identidad y sitios donde los chicos recurren en búsqueda de contención debido a las complejas circunstancias que vivimos como sociedad», describe.
Sin embargo, resalta los problemas infraestructurales en las instituciones que deterioran las condiciones del área donde los estudiantes cursan debido a la ausencia de recursos. «La situación edilicia de los establecimientos públicos distribuidos en el distrito es un responsabilidad absoluta de la gobernación provincial, quien sólo delega hacia la entidad que presido algunas cuestiones específicas con el respectivo capital para el mantenimiento», remarca.

La Dirección Provincial de Infraestructura es un ente descentralizado bajo la órbita del Ejecutivo bonaerense. Su función es monitorear los inmuebles, conservarlos en óptimo estado o restaurarlos cuando requieren una reestructuración de mayor envergadura.
«Adquieren el compromiso de culminar 15 obras y diagraman los plazos. No cumplen. Ante ese escenario, recurro al Intendente. Afortunadamente, Andrés Watson promueve la conexión con las autoridades pertinentes para motorizar las gestiones. Si no fuese por la intervención del mandatario comunal muchos niños ni siquiera pueden utilizar el comedor para alimentarse», afirma.
En congruencia, el Secretario del sector de Infraestructura en la mencionada entidad local -Pablo Duarte- revela que «envían el monto para solventar la primera etapa de construcción y el respaldo monetario para la mitad de la segunda instancia. Adeudan el 50% restante de ese tramo más el final. Quedan escuelas sin atender, otras abandonadas junto a un cúmulo de labores que ni siquiera comienzan debido a estas irregularidades».
«Entregan una obra en la Escuela Primaria N°42 pero sin completar ya que resta el equipamiento imprescindible: no tienen cocina ni sanitarios. Adjudican los trabajos de esa manera. Nadie verifica el proceso licitatorio ni quien rubrica el acta final, por lo tanto, la fiscalización resulta insuficiente para determinar si es habitable», narra.
Padecen similares consecuencias la Secundaria N°22 con cuatro salones a medio terminar o la Primaria N°41, donde construirían un salón de usos múltiples y repararían el patio, entre otras.

 

Comentarios

comments

Compartir