El cuerpo encontrado en Chascomús no era del sindicalista de la UOCRA que está prófugo

0
Compartir

La revelación de la identidad del cuerpo que días atrás apareció flotando en la laguna de Chascomús continúa siendo una incógnita. El martes había trascendido que el cuerpo era de Walter “Lobo” Leguizamón, pero la versión fue desestimada por el comisario local, Marcelo Amadeo, en el dia de ayer, cuando la noticia se viralizó y los medios mas importantes dieron por hecho que la victima era el sindicalista prófugo.
Así las cosas, aún se trabaja para determinar la identidad del cuerpo hallado días atrás. La autopsia realizada en el día duró varias horas y fue llevada a cabo en el hospital municipal «San Vicente de Paul».
Creen que fue el jueves pasado que se desató la locura. Dos disparos de escopeta a corta distancia fue la causa de la muerte. Después, lo ataron “como a un matambre” y lo descartaron en la laguna de Chascomús. Su identidad es una incógnita.
Así fueron las últimas horas del cadáver que el sábado a la mañana un vecino encontró flotando en las aguas de la laguna y que los investigadores pensaron que se trataba de Walter Leguizamón, un ex secretario general de la UOCRA de Lomas de Zamora que está prófugo desde 2015. Lo acusan de liderar una patota que asesinó en 2014 al obrero Darío Avalos cuando pedía junto a un grupo de trabajadores la reincorporación de los despedidos.
Sin embargo, el martes por la mañana, antes de practicarle la operación de autopsia, los peritos le tomaron las huellas dactilares al cuerpo con la técnica de necropapiloscopía forense y las compararon con la ficha que Leguizamón tiene en la Justicia. El resultado fue negativo. Por lo que todo vuelve a la pregunta original: ¿quién era la víctima? Y ¿dónde está el ex sindicalista prófugo?
“Para poder identificar al cuerpo, sus datos ahora serán cotejaron en el Sistema de Identificación Automática de huellas dactilares (AFIS por sus siglas en inglés) y también irán al SIFEBU (Sistema Federal de Búsqueda de Personas), que está vinculado al Renaper. Por lo que si tiene antecedentes o si renovó el DNI y le digitalizaron la huella, se podrá conocer de quién se trata”, detallaron las fuentes.
Además, los investigadores difundieron señas particulares de la víctima: se trata de un hombre de entre 45 y 50 años que tiene tatuado un tribal en la cara externa de cada uno de sus brazos y una estrella rojiza grande en el omóplato izquierdo.
Según pudieron reconstruir en base a la autopsia, la víctima llevaba al menos entre uno y dos días en la laguna de Chascomús, por lo que estiman que lo asesinaron la madrugada del jueves. Luego, lo ataron con alambres de aluminio a la altura de los codos y de las rodillas, y ajustaron las ligaduras con una pinza; y así lo arrojaron al agua. No descartan que hayan intentado envolverlo en film, ya que había rastros de ese material.
“El asesino le disparó desde una distancia bastante corta. Fueron dos disparos de escopeta de calibre chico, uno a la altura del hígado y el otro un poco más arriba”, informaron los peritos. Esa fue la causa de la muerte. Y añadieron: “No hubo castigo previo, el resto de las lesiones fueron post mortem”

Comentarios

comments

Compartir