El día después del asalto al banco Santander Río, apareció la policía en la calle para calmar el hecho

0
Compartir

Hubo lavado de cabeza. La línea directa con el Ministro Cristian Ritondo fue el mensaje enviado a la fuerza. Con todo, en varios comercios no se modificaron las vigilancias contratada que actúan como seguridad privada.

“Nunca van a modificar nada porque la caja no se toca. De esta caja comen todos. No se la lleva solo el de arriba. El contacto directo que el intendente tiene con el Ministro de Seguridad Cristian Ritondo fue el mensaje que bajó desde el Municipio a los comisarios”, dijo un vocero que pide no revelar su identidad.
El asalto al Banco Santander Río, perpetrado el lunes por dos solitarios delincuentes, caló muy hondo en la responsabilidad que debe tener la Jefatura Departamental, la Jefatura Distrital y al menos el comisario de la seccional primera de la Policía de la Provincia. Ni una palabra oficial ante nuestra publicación. Nadie. La síntesis seria: Dos delincuentes se hacen pasar por falsos clientes del Banco Santander Río de colectora San Martín y lo toman por asalto, a poco de cerrar sus puertas, el lunes pasado. Tienen tres minutos para saquear las cajas desde el momento que el policía de la garita de seguridad interna del banco disparó la alarma. Salen a la calle los hampones con el botín y en la calle no hay un solo agente de seguridad: No está el patrullero, no está el patrullero de gendarmería, no está el móvil de la Comunal; no están los policías caminantes de la Bonaerense y La Policía Local; no están los policías en moto, no están los agentes de tránsito en moto, esos que no dejan estacionar a fuerza de boletas; no están los bicipolicías, no están los policías de Caballería, no están los comisarios patrullando a pie, como lo hacían Miguel Quinteiro o Edgardo Lueiro; no estaban los caminantes de Gendarmería. Con tanta variedad de funcionarios de seguridad, afuera no había nadie y los hampones lo sabían Ya había estudiado la zona. Ayer se esperaba alguna respuesta del sistema de monitoreo, al menos diciendo que tenían grabadas las imágenes de los delincuentes. No lo vieron. Se les escapó. Caso contrario se habría exhibido un informe oficial.

 

 


Ayer el Municipio hervía. Había mucho malestar con nuestra tapa. Hubo consultas, reproches y una sola orden: !Que salgan a las calles!
A la Plaza Central llegó la caballería con dos equinos. Una pareja con aspecto a policías de oficina, caminaba el paseo público. En Maipú y San Martín dos motos de la Comuna hacían presencia: O seguían a quienes cruzan en rojo el semáforo o hacían seguridad.
El Plan de Seguridad que debe contar el área de seguridad municipal, en manos del bombero Marcelo Tucci, no está presente. Tucci está para cumplir y decir que si. No hay palabra en su boca con contradicción. Hasta un chico de 5 años se da cuenta que los agentes de la Local no están todos en las calles. Menos Tucci.
Entre todas las fuerzas (Policía Bonaerense, Policía Local y Gendarmería) suman más de 1700 los oficiales destinados a cuidarnos. Con todo, en el Banco Santander Río no había nadie. En cambio ayer por la mañana el Banco parecía que habría de recibir a Donal Trump. Estaban todos. Había agentes por todos lados. El Banco hizo uso del seguro que cuenta la entidad. La plata está garantizada: unos 638.000 pesos en tan solo tres minutos. Somos Varela.

Comentarios

comments

Compartir