El femicida de Monte Cúdine habría inventado una carta para justificar el suicidio de su mujer

0
Compartir

Se conocieron nuevos detalles del femicidio que se descubrió el jueves pasado en Florencio Varela, donde el depostador de un frigorífico asesinó salvajemente a su esposa, frente a su pequeño hijo de 11 años.
El imputado incluso escribió una carta en la que quiso imitar la letra de su pareja, para que los funcionarios creyeran que se había suicidado. La Justicia sospecha que la víctima fue golpeada y también estrangulada por el despiadado agresor, dio cuenta el portal de Crónica.
Los voceros del departamento judicial de Quilmes señalaron a cronica.com.ar que el individuo, llamado Avelino, de 47 años, permanece detenido por el asesinato de Cintia Gabriela Pérez, de 35, cuyo cadáver se descubrió en horas de la mañana del jueves pasado, boca arriba y en una cama, en el interior de una humilde finca situada en Carlos Gardel al 2800, en jurisdicción de la comisaría 3ª de Florencio Varela, en el sur del conurbano provincial.
Trascendió que la fallecida presentaba numerosos golpes en el rostro, hematomas en diversas partes del cuerpo, manchas de sangre y espuma en la boca.
Se conocieron nuevos detalles del femicidio que se descubrió el jueves pasado en la localidad bonaerense de Florencio Varela, donde el depostador de un frigorífico asesinó salvajemente a su esposa, frente a su pequeño hijo de 11 años. El criminal incluso escribió una carta en la que quiso imitar la letra de su pareja, para que los funcionarios creyeran que se había suicidado. La Justicia sospecha que la víctima fue golpeada y también estrangulada por el despiadado agresor.
Los voceros del departamento judicial de Quilmes señalaron a cronica.com.ar que el individuo, llamado Avelino, de 47 años, permanece detenido por el asesinato de Cintia Gabriela Pérez, de 35, cuyo cadáver se descubrió en horas de la mañana del jueves pasado, boca arriba y en una cama, en el interior de una humilde finca situada en Carlos Gardel al 2800, en jurisdicción de la comisaría 3ª de Florencio Varela, en el sur del conurbano provincial.
Trascendió que la fallecida presentaba numerosos golpes en el rostro, hematomas en diversas partes del cuerpo, manchas de sangre y espuma en la boca.
En el interior del domicilio, los efectivos, además, secuestraron un buzo y un short con manchas de sangre (esta última prenda de vestir había sido lavada).
Autoridades de la Dirección Departamental de Investigaciones (D.D.I.) de Quimes y de la Superintendencia de Seguridad del Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) de la Zona Sur Uno se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.
Intervino en el expediente, que primero se caratuló «Averiguación de causales muerte» y que luego se recaratuló «Homicidio agravado por el vínculo y por la condición de género», la doctora Mariana Dongiovanni, fiscal de la Unidad Funcional N° 2 de Florencio Varela, dependiente de los tribunales quilmeños.

FEMICIDIOS
Florencio Varela ya había sido escenario de otros dos femicidios desde que comenzó la cuarentena por el coronavirus. El primero de ellos ocurrió en abril, cuando Mario Ernesto González (48) le disparó en la cara a su expareja Nancy Paola Pereyra (36) en El Paisano al 500.
El otro, en julio, ocurrió en Ingeniero Allan, donde Lucrecia Itatí Borda (50) fue asesinada en su casa. Juan Luis Monzón (53), su marido, fue detenido como principal sospechoso, pese a que en su versión indicaba que un grupo de delincuentes había entrado en la vivienda y había golpeado a la mujer.

Comentarios

comments

Compartir