El Gobierno dispuso medidas de seguridad para el varelense a Alejandro Vandenbroele

0
Compartir

Es a partir de que ingresó al programa de protección de testigos por el caso Ciccone

Alejandro Vandenbroele, acusado de ser el testaferro de Amado Boudou en la causa Ciccone, pidió este lunes ingresar al Programa de Protección de Testigos e Imputados del Ministerio de Justicia de la Nación, en donde se espera que brinde detalles de las operaciones en las que participó.
A partir de esto, el Ministerio de Justicia, a cargo de Germán Garavano, informó que “se dispusieron las medidas de seguridad pertinentes para brindarle protección (a Vandenbroele) de acuerdo a las particularidades del caso”. Sin embargo, advirtieron que no se brindarán “más detalles para no poner en riesgo la integridad del testigo”.
En un comunicado, la cartera judicial también aclaró que “el ingreso al programa es voluntario y la permanencia en el mismo exige el cumplimiento de las condiciones fijadas por las autoridades”. Vandenbroele fue a la fiscalía federal N°1, a cargo de Jorge Di Lello, y el juez federal Ariel Lijo le hizo lugar a su pedido.
En esta dependencia están radicadas las causas en las que Vandenbroele está imputado: el caso Ciccone, la asociación ilícita por la que fueron detenidos Boudou y José María Núñez Carmona hace unos días, y el negocio entre la empresa The Old Fund y la provincia de Formosa.
Esta última causa sería en la que hablaría el supuesto testaferro. Podría complicar a un empresario y a funcionarios de la provincia norteña involucrados en la trama. La cadena de responsabilidades termina en el gobernador Gildo Insfrán, un “enemigo” del Gobierno. Lo que se investiga es el pago de $7.667.161 a The Old Fund.
Las primeras reacciones de los involucrados llegaron por el lado de José María Núñez Carmona: “Alejandro va a escupir para arriba”, dicen en su entorno.
El sistema de Protección, creado por ley 25.764, se encuentra dirigido a testigos e imputados que hubiera realizado un aporte trascendente a una investigación judicial de competencia federal vinculada a delitos de delincuencia organizada o de violencia institucional, y que como consecuencia de él, se encuentren en una situación de riesgo.
arrepentido
Exactamente a las 14, Alejandro Vandenbroele, considerado testaferro de Amado Boudou, ingresó en la fiscalía federal N° 1 a cargo de Jorge Di Lello.
Según pudo confirmar Infobae, el abogado pidió ingresar al Programa de Protección de Testigos e Imputados del Ministerio de Justicia de la Nación. Y el juez federal Ariel Lijo le hizo lugar. Desde hace unos minutos Vandenbroele es oficialmente un arrepentido.
En esa fiscalía están radicadas las causas en las que Vandenbroele está imputado: el caso Ciccone, la asociación ilícita por la que fueron detenidos Boudou y José María Núñez Carmona hace unos días, y el negocio entre la empresa The Old Fund y la provincia de Formosa. El juez a cargo de esos expedientes es Lijo quien el 3 de noviembre pasado ordenó la detención de Boudou y Núñez Carmona.
Hace unos meses había trascendido que Vandenbroele se había contactado con funcionarios del gobierno nacional para llegar a un acuerdo y aportar información en los expedientes.
Aquella situación quedó en el olvido porque -aseguran en Tribunales- Vandenbroele recibió amenazas. Diez días después de la detención de Boudou y Núñez Carmona, Vandenbroele se presentó ente el fiscal Di Lello.
De camisa rosada, Vandenbroele llegó acompañado por tres personas de traje que lo condujeron desde el ascensor hasta la fiscalía de Di Lello.
En la puerta, Vandenbroele se encontró con Carlos Rívolo quien en 2012 fue el primer fiscal del Caso Ciccone y fue apartado del expediente luego de que Boudou, vicepresidente en ejercicio, hiciera un soliloquio en el Senado criticando la actuación judicial.
Luego de pasar a ser un arrepentido, Vandenbroele quedó custodiado por la Policía Federal Argentina.
Cabe recordar que Vandenbrole vivió, estudio en Florencio Varela y tiene familiares aqui.

Comentarios

comments

Compartir