El Halcón se plantó ante River, el mejor equipo del continente

0
Compartir

Con personalidad y buen fútbol, Defensa se le plantó de igual a igual al mejor equipo de América y lo pudo haber ganado. Ezequiel Unsain terminó siendo la gran figura del partido.

 

Por Guido Cichello.- Nadie dudaba que Defensa le iba a jugar de igual a igual a éste River multicampeón. Lo que algunos dudaban era de la capacidad para sobre llevar el partido, buscando una victoria. El Halcón salió del vestuario ganando, y es Hernán Crespo el culpable de ello. Planteó un partido perfecto, sorprendiendo tácticamente a Marcelo Gallardo quien debió esperar 45 minutos para resolver sus conflictos estratégicos. Supo el técnico Halcón leer el partido en la previa y así imponer condiciones. Porque Pizzini y Mainero volvieron locos a Casco y Pinola y el medio campo también fue Halcón con Acevedo, Botta y Cardozo. Defensivamente no se pasaron sobresaltos, en ese primer tiempo. Salvo un mano a mano de Ignacio Fernández, que supo achicar bien Unsain. El gol Halcón llegó tres una presión en zona media y un gran pase de Pizzini a Lucero quien tirándose al piso logro desviar el balón y vencer al buen arquero Armani. Con el 1 a 0 todo se hizo cuesta arriba para el Millonario que venía como Defensa se floreaba teniendo el balón y haciéndolo rotar. Era un monologo del equipo de Hernán Crespo. Pero en el complemento Gallardo corrigió y todo cambió. El ingreso de Juanfer Quintero le dio vida a un River que el primer tiempo había estado muerto. El colombiano agarró la pelota y no la soltó más. Hizo jugar a sus compañeros y aprovechó bien el cansancio de los jugadores de Defensa. El dominio era todo de River y Unsain comenzaba a transformarse en figura del partido. El capitán Halcón tapó dos mano a mano y le seguía dando vida a sus compañeros. Hasta un error de Adonis Frías derivó en el penal para el Millonario. Fue el único error del defensor surgido de las inferiores del club, que tuvo un partido casi perfecto. El propio Quintero se encargó del penal y traducirlo en gol. Era el 1 a 1 parcial. Con la tranquilidad del empate, River se quedó sin nafta, entendió que también lo podía perder y bajó el pie del acelerador. El cansancio también se había apoderado de los jugadores locales. Allí comenzó el golpe por golpe y Defensa lo pudo haber ganado de contragolpe, como también lo pudo haber perdido. En definitiva el empate fue justo, sobre todo por lo hecho en el primer tiempo por Defensa y en el complemento por River. Ahora será determinante recuperar a los jugadores tras el desgaste del partido ante Rosario Central y River. Se viene Santos de Brasil, quizás el partido más importante en la historia del club.

 

Defensa cosechó todo lo que sembró en los últimos 10 años, desde el arribo de Cristián Bragarnik quien le dio su impronta a un club que deambulaba en la elección de entrenadores sin un horizonte fijo. Jorge Almirón fue la primera semilla de éste gran éxito varelense que todo el mundo del fútbol defiende y destaca. El paraíso futbolístico hoy está en Florencio Varela. La frutilla del postre será el próximo martes en el Tito Tomaghello ante Santos de Brasil. Defensa debutará en el máximo torneo a nivel continental. El segundo certamen en importancia detrás de la Champions League europea. Es tiempo de disfrutar y agradecer a éste plantel y cuerpo técnico que tan bien representan la corta pero rica historia de éste humilde club. El martes el Tito Tomaghello estará repleto, como nunca. Entradas agotadas, y expectativa de un partido trascendental como será recibir a un conjunto brasileño y con tanta historia copera. El gran desempeño ante River ya quedó atrás, ahora resta pensar en la Libertadores y conseguir los tres puntos el próximo fin de semana ante Patronato en el Tito Tomaghello.

 

Comentarios

comments

Compartir