El Halcón se plantó de local y ganó 3 a 0 a Delfín por la copa

0
Compartir

Por Guido Cichello -.Defensa ganó un partido clave y la diferencia de gol lo podría beneficiar a futuro. El miércoles recibirá a Olimpia de Paraguay, partido que puede definir el futuro del grupo en la Copa.

 

 

 

En la previa las incógnitas eran grandes, el plantel venía de 7 meses de inactividad. Por las dudas Hernán Crespo abría el paraguas, pero de nada le sirvió tras la demostración de buen fútbol que tuvo su equipo ante un tibio Delfín de Ecuador que llegó al Tito Tomaghello con el único objetivo de tratar de no perder, haciendo tiempo y defendiendo cerca de su zona. En cuanto al trámite del partido hay que decir que las emociones llegaron en el complemento, pero que Defensa había hecho mérito suficiente para abrir el marcador en los primeros 45 minutos. Es cierto que le faltó la puntada final y que no estuvo fino en la elaboración, pero sobre todo, en la definición. Tuvo tres claras que no pudo convertir.

 

Delfín, refugiado en su zona, resistía cómo podía. Antes el complemento, el cambio de Hachen por Pizzini, fue una de las claves para la mejoría del equipo de Crespo. El picante delantero que llegó del fútbol mexicano, tuvo dos claras ni bien entró, que no pudo convertir. Pero ese cambio de aire que le dio al equipo, terminó siendo una de las claves en el segundo tiempo. Su movilidad, pero también peso ofensivo, complicó al rival y eso se acrecentó en el complemento. Ya desde el inicio de la segunda mitad, Defensa presionó más arriba, abrió más a sus delanteros por los costados (Ciro Rius e Isnaldo), pero también sumó gente en los últimos metros. La columna vertebral seguía funcionando bien con Adonis Frías, Marcelo Benitez y ahora, con Brian Romero quien fue el autor del primero. Un gran pase de Camacho hacia la derecha dejó mano a mano a Ciro Rius quien tiró un centro perfecto para que Brian Romero le modifique el curso del balón hacia la red. Era el 1 a 0 y todo se simplificaba. El rival debía salir a buscar el partido y eso a Defensa le convenía. Es cierto que había que ajustar en el fondo, el Halcón jugaba mano a mano, pero el envión anímico del gol y el cambio de ritmo que encontraron los delanteros, terminó siendo mucho para una defensa de Delfín que cada vez se refugiaba más en su zona. Defensa golpeó primero y lo hizo dos veces. A los dos minutos, llegó el segundo. Calcado al primero pero por la izquierda. Ésta vez fue Isnaldo quien desbordó para que Hachen, remate fuerte al primer palo del arquero ecuatoriano. Era el merecido 2 a 0. Si bien faltaba mucho para el final, parecía partido liquidado. Pero no todo quedó ahí, de contragolpe y tras una gran salida desde el fondo de Unsain, fue Brian Romero quien habilitó al ingresado Leguizamón para que éste, guapeándola, entre con pelota y todo dentro del arco. Era el 3 a 0 para un equipo que además de ganar, también necesitaba golear. La diferencia de gol también cuenta en caso de igualdad de unidades. Y Defensa, no sólo necesita goles, sino también puntos. Éstos 3 ante Delfín fueron claves, como lo serán también los del próximo miércoles ante Olimpia de Paraguay, rival directo en el sueño por clasificar a siguiente ronda fase de la Libertadores. El premio consuelo sería la Copa Sudamericana los equipos que terminen terceros, acceden a la Sudamericana, por eso fue tan importante ganar el partido de ayer ante Delfín. Ahora, el cuerpo técnico piensa en recuperar a sus jugadores, tuvieron un desgaste muy grande, varios terminaron con contracturas, Pizzini, Benítez, Frías, Camacho y Brian Romero. Crespo tiene sólo 6 días para preparar el partido más trascendental del año. La ventaja será nuevamente jugar en casa, sin haber tenido que viajar. Algo que sí le ocurrió a Olimpia que viene de jugar en Brasil y ahora lo hará en la Argentina. Pero ellos llegan con mayor rodaje. Será una verdadera final que todo Florencio Varela estará expectante.

 

 

Comentarios

comments

Compartir