El Halcón sigue volando, venció en casa 3 a 2 al difícil Vélez

0
Compartir

Luego de ir perdiendo 1 a 0, el equipo se repuso y dio vuelta un partido muy difícil ante un gran rival. Fue un partido magistral del paraguayo Matías Rojas, quien convirtió dos goles, Defensa se impuso de local a Vélez por 3 a 2 y quedó como único escolta de Racing y con dos partidos menos.

 

(Por Guido Cichello) El mundo Halcón sigue soñando despierto. Era una incógnita saber cómo iba a estar el equipo en el aspecto anímico tras la dura pero injusta derrota por Copa Sudamericana ante Junior. Mucho trabajó en lo anímico el cuerpo técnico pensando en el difícil partido ante Vélez, otro de los animadores de la actual Superliga. También con un proyecto de juveniles, jugando bien al fútbol y siendo protagonista en todas las canchas, Vélez llegó a Varela pensando en ganar. La previa presagiaba un partido de ida y vuelta con muchos goles. Suele pasar que los partidos que más prometen, menos dan. Pero Defensa y Vélez fueron fieles a su estilo y nos regalaron un partidazo. El primer golpe lo dio la visita. Tras una mala salida de Miranda, el volante ofensivo Almada, definía bárbaro cruzado de Unsain. Era el 1 a 0 y merecido para la visita que había tenido las más claras. Lejos de relajarse, El Fortín siguió presionando y dominando el partido. Pero un balón detenido, y tras un gran cabezazo de Barbosa, fue Dominguez, en contra de su propio arco, que ponía el 1 a 1 parcial. Vélez continuó dominando pero un tiro libre en el borde del área de Vélez le dio la posibilidad al paraguayo Rojas, de volver a lucirse, tal como había pasado, también de local ante Talleres un par de semanas atrás. El enganche la puso junto a un palo para el 2 a 1 con que ambos se fueron al descanso. Ya en el complemento, fue todo para el local. Defensa supo cerrar bien los caminos y aprovechar algunas ventajas que dejaba la visita en el fondo. Y justamente de un contragolpe llegó el tercero.

 

 

Nuevamente Rojas fue el protagonista, caño en la mitad de cancha, punteada para Nico Fernández y ambos se fueron solos contra un defensor de Vélez y su arquero. El goleador dejó el egoísmo de lado para que el paraguayo, toque sutilmente por encima del arquero de Vélez. Era el 3 a 1 y delirio para el sufrido hincha Halcón que encontraba un motivo para volver a sonreír. En el final, la visita descontó, nuevamente con Almada pero no le alcanzó para empatar un partido que se le había presentado favorable. En cuanto a rendimientos, hubo puntos altos en todas las líneas del Halcón. Unsain fue una de las figuras, hecho que demuestra lo complejo del partido. Tripichio, Martínez, Barbosa y Delgado, se mostraron sólidos. Miranda, alternó buenas y malas, pero Blanco fue quien le dio cambio de ritmo al equipo. Togni hizo un surco por la derecha, no sólo atacando sino también cubriendo su zona. Pero la gran figura de la cancha fue Matías Rojas, el paraguayo hizo todo bien. Marcó, corrió, pero también jugó y sobre todo, fue efectivo en el arco rival. Con estos dos goles, llega a 4 en la Superliga y es el máximo goleador del equipo, delante de Nico Fernández con tres conquistas. A pesar del duro golpe de la eliminación por la Copa, el equipo se levantó, sigue soñando en grande y se mete en la pelea por la Superliga, quedando escolta de Racing y con dos partidos menos, uno ante Estudiantes y otro contra River de visitante. De ganarlos, será el único líder.

 

Comentarios

comments

Compartir