El “Loco Romero” no renunció a la banca de senador: ¿Máximo Kirchner estuvo en Varela?

0
Compartir

En San Jorge es muy fuerte la especie que indica a Máximo desembarcando el domingo en la casa de Romero

Jorge “El loco” Romero fue denunciado por abuso sexual por Stephanie Calo, una militante de la organización política que relató que el senador y dirigente de La Cámpora intentó obligarla a que le practicara sexo oral a él y otros tres hombres. Romero anunció que renunciaría, aunque por ahora sólo se alejó de su cargo partidario y no de su banca. Ayare Máximo Kirchner fijo una posicion en un acto en La Plata donde parece recchazar estas practicas, pero el San Jorge se dice que el domingo pasado estuvo en Varela para darle un “apoyo” de compañero a Romero. La especie es muy fuerte en la zona.
La denuncia contra Romero se suma a la que salió a la luz la semana pasada, que apunta al senador nacional por la UCR, Juan Carlos Marino, acusado ante la Justicia por una ex asesora, Claudia Guebel, también por abuso sexual cometido por él y por su jefe de despacho. Ambos casos fueron difundidos tras la denuncia contra Juan Darthés presentada por Thelma Fardin.
Máximo Kirchner participó de un acto público en la ciudad de La Plata y allí, con críticas a algunos medios de comunicación, habló sobre las denuncias por acoso sexual contra varios referentes de La Cámpora.
Así, rompió el silencio sobre un hecho grave que salió a la luz tras la denuncia de la actriz Thelma Fardín a su ex compañero de elenco, Juan Darthés. De inmediato, los relatos de mujeres que aseguran haber sufrido violencia de género a través de actos de acoso o abuso sexual se multiplicaron e impactaron fuerte, no sólo en el ambiente del espectáculo sino también en la política.
«Que los que mercantilizaron a la mujer no nos vengan a correr con la vaina de la moralina y la ética», pidió el líder de La Cámpora.
Con algo de bronca en su tono de voz, Máximo Kirchner cerró un acto en La Plata haciendo referencia al abuso sexual que salpicó a La Cámpora en las últimas horas. «Quiero ser claro: no puede ser un calvario para las compañeras militar en una agrupación política. Deben tener todos los resguardos necesarios», dijo y aseguró que la agrupación se pondrá al frente del tema.
Fue la primera aparición del líder de La Cámpora luego de que una ex militante de la agrupación denunciara al senador provincial Jorge «El Loco» Romero -jefe de la agrupación en la provincia de Buenos Aires- por un abuso ocurrido una noche de enero de 2017.
Máximo cerró el acto fundacional del Ateneo Néstor Kirchner, un armado de la diputada Florencia Saintout que sirvió como virtual lanzamiento de su campaña para ser intendenta de la capital provincial.
El hijo de la ex presidenta hizo una fuerte crítica al gobierno de Mauricio Macri y pidió que el pueblo exprese en las calles su bronca con el gobierno. «Es importante que la sociedad manifieste su descontento», dijo y recordó las recientes protestas en Francia que hicieron retroceder a Emmanuel Macron y los reclamos por las subas de tarifas en Argentina que revirtieron las decisiones de la Rosada.
Por momentos, Máximo apeló a frases de unidad. Parecía sugerir una unidad opositora. «Necesitamos ampliar la base de participación», dijo en un tramo de su discurso. «Acá no hay ni izquierda, ni derecha. Lo que hay es un pueblo que está pasando hambre», agregó más adelante.
La mención al escándalo de los abusos fue la sorpresa. Claro que incluyó críticas a los medios de comunicación, un denominador común en este y en todos los actos de La Cámpora. «Que los que mercantilizaron a la mujer no nos vengan a correr con la vaina de la moralina y la ética», dijo.
«No podemos mirar para otro lado. No podemos dejar que los medios intenten correr a las organizaciones políticas en demandas como las del colectivo de mujeres. Las organizaciones somos atacadas porque somos las únicas capaz de ponernos al frente», disparó.
Máximo no hizo referencia directa a Romero. El senador que dentro de la agrupación responde a la línea de Andres Larroque se pronunció el viernes en las redes sociales. Allí aseguró que daría un paso al costado de sus «responsabilidades políticas» para someterse «a los procesos que determine la aplicación del protocolo» con el que cuenta La Cámpora para estos casos.
Fuentes del Senado bonaerense aseguran que al día de hoy (por ayer) no había ingresado ningún pedido de renuncia. En tanto, se espera que la agrupación tome una determinación al respecto que, a entender por las palabras de Máximo, no sería para nada suave.
La renuncia, de confirmarse, deberá ser aprobada por el pleno de la Cámara Alta, algo que recién sucederá en los primeros días de abril del año próximo. O, en un caso eventual, en una sesión especial. Quien ocuparía su lugar sería la ex ministra de Educación bonaerense, Graciela Giannetassio.
Mientras tanto, en el bloque de senadores de Unidad Ciudadana existe un hermetismo total sobre el tema. Durante el fin de semana había trascendido una posible reunión entre la jefa de esa bancada, Teresa García, y «El Loco» Romero. Sin embargo, desde ese espacio desconocían el encuentro.

Comentarios

comments

Compartir