El mecánico jubilado que mató a dos de los tres delincuentes que lo asaltaron fue imputado

0
Compartir

El fiscal imputó al mecánico por el delito de «homicidio en ocasión de robo en grado de tentativa»

 

El hecho ocurrió el viernes pasado en las calles El Gringo y Donato Álvarez, en el barrio Don José de Florencio Varela luego de que Daniel Alberto Lamas (72) saliera de su vivienda a bordo de una pickup Ford Ranger blanca, marcha atrás.
Voceros judiciales informaron a la agencia Télam que el jubilado descendió de la camioneta y la dejó estacionada en la vereda para cerrar el portón, circunstancia en la que fue interceptado por tres asaltantes, uno de ellos armado.
El ladrón le apuntó al cuello a Lamas, quien luego fue empujado, trastabilló y cayó sentado al suelo, mientras uno de los ladrones subió a la camioneta del lado del conductor, otro en los asientos traseros y el último, el armado, como acompañante.
De acuerdo a los voceros, los delincuentes salieron marcha atrás con la camioneta y cayeron en una zanja, circunstancia aprovechada por el jubilado para acercarse y reclamarles que no se llevaran el vehículo.
En ese momento, el asaltante sentado del lado del acompañante comenzó a dispararle al mecánico, quien ante esa situación extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros que llevaba consigo y respondió la agresión.
Uno de los impactos que realizó estalló la ventanilla del conductor y mató a uno de los asaltantes, cuyo cuerpo ensangrentado quedó recostado sobre el asiento del acompañante.
En tanto, el ladrón armado logró escapar, aparentemente ileso, mientras que el que estaba en la parte trasera de la camioneta descendió y el jubilado le disparó, informaron fuentes judiciales.
Finalmente, ese delincuente cayó muerto a unos cinco metros del vehículo, sobre unos pastizales, boca abajo y con una mochila en su espalda.
En el lugar del hecho se constituyeron efectivos de la comisaría 2da. de Florencio Varela, quienes se entrevistaron con el jubilado y luego requirieron la presencia de una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), cuya médica constató la muerte de los dos delincuentes.
En tanto, Lamas resultó ileso del tiroteo, informaron fuentes policiales.
Los efectivos requisaron los cuerpos de los asaltantes y no hallaron armas en poder de los mismos ni en la zona, hasta el momento.
A su vez, se constató en la zona la presencia de cámaras de seguridad privadas, tres de las cuales captaron la secuencia del hecho y le permitieron inferir al fiscal Darío Provisionato, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada de Florencio Varela, que Lamas actuó en legítima defensa.
Por este motivo, el fiscal Provisionato imputó al jubilado del delito de «homicidio en ocasión de robo en grado de tentativa» pero decidió que permaneciera en libertad y prestara declaración indagatoria en unos días.
Es que además consideró que no existen riesgos procesales ni de fuga de Lamas, quien vive en esa vivienda desde que nació, informaron fuentes judiciales.
Asimismo, el jubilado aportó la documentación de su pistola -que fue secuestrada para pericias- que lo acreditan como tenedor autorizado y legítimo usuario, como así también la credencial que lo habilita para adquirir proyectiles.

 

 

Por último, el asaltante prófugo habría sido individualizado, por lo que los efectivos que participaron del operativo estaban abocados a su localización, añadieron los voceros consultados.
«Es un excelente señor, es un excelente vecino, no hay ninguna queja. Lo hizo en defensa de él y para defender a la familia», dijo a la prensa una vecina del jubilado.
Así, el caso de Daniel Lamas muestra una diferencia tajante con el de Jorge Ríos, el herrero de 71 años que el 17 de julio pasado mató en Quilmes a un delincuente que había ingresado a su casa junto a otros dos cómplices que lograron escapar del lugar, luego de sorprenderlo mientras dormía y golpearlo mientras le exigían dinero. En una cámara de seguridad de la zona se observa como Ríos, quien disparó varias veces en su casa para lograr que huyan los delincuentes, siguió a Franco Moreyra, quien quedó rezagado del resto de la banda por estar herido y trató de escapar, hasta que cayó a pocas cuadras. En los mismos videos de cámaras de seguridad de la zona se ve que Ríos salió armado de su casa y alcanzó a Moreyra. Allí lo pateó, le disparó y lo mató.
El jubilado varelense aseguró que los delincuentes le dispararon, algo que también se evidencia por las cámaras de seguridad, aseguran fuentes del caso. El fiscal Provisionato todavía espera el peritaje balístico del caso.

Comentarios

comments

Compartir