El ‘Millo’ volvió a eliminar a Boca y jugará la final de la Libertadores

0
Compartir

Pese a perder 1-0 por el gol de Hurtado, el Millonario festejó otra vez ante el Xeneize gracias al 2-0 de la ida y se metió en otra final de Copa.

A pesar de la derrota por la mínima diferencia en la Bombonera, el Millonario avanzó al partido decisivo por la ventaja lograda en
el Monumental. Jan Hurtado le había dado las esperanzas al equipo de Alfaro.
El imponente marco fue una muestra del partido histórico que se vivió en la Bombonera. La revancha de la semifinal de la Copa Libertadores volvió a tener el espectáculo más atractivo del
continente: el Superclásico.
Los fuegos artificiales, papelitos y globos pasaron al olvido cuando la pelota comenzó rodar por el Alberto J. Armando.
Tras 15 minutos de demora, Wanchope Ábila tocó para Carlos Tevez y Boca dio el puntapié inicial en el apasionante compromiso frente a River.
Con una propuesta más ofensiva que la empleada en Núñez, el Xeneize intentó adueñarse de la pelota a través de la velocidad de EduardoSalvio, y la jerarquía individualde sus delanteros. Sin embargo, los contragolpes liderados por Milton Casco y Nicolás De La Cruz conformabanuna preocupación
constante en Gustavo Alfaro.
La vía aérea fue el primer recurso que aplicó el dueño de casa para lastimar al Millonario. La potencia del ex Huracán y los anticipos de EmmanuelMas fueron los argumentosmás sólidos para amenazar a Franco Armani. En cambio,los de la Banda se animaban a apostar por disparos tímidos de media distancia que no le generaban ningún inconveniente a Esteban Andrada.
El estadio se vino abajo cuando Eduardo Salvio marcó el
primero de la noche. El bloque de cemento tembló ante el grito
generalizado de Boca, pero una mano de Mas en la jugada
previa invalidó la acción. El rostro de resignación del Toto
reflejó el sentimiento colectivo que se vivió en la Bombonera.
En la reanudación del pleito una distracción de la defensa de River le dio la posibilidad a Wanchope Ábila de celebrar el 1 a 0, pero la demora del delantero facilitó la tarea de Martínez
Quarta para desactivar el peligro. Una situación similar a
la que tuvo Mac Allister dentro del área chica, pero una definición
ancha se diluyó en una confusión que Wilton Sampaio
terminó resolviendo con un supuesto fuera de juego.
Cuando faltaban 10 minutos para el cierre del encuentro
la única arma que supo usar Boca llegó a la red. Un
centro que llegó a la cabeza de Lisandro López recorrió
toda la zona millonaria y, después de una aparición de Zárate
que obstruyó la acción, Jan Hurtado la empujó hasta
el fondo de la red. El grito de desahogo cargó de suspenso
al desenlace del duelo. El combinado de Marcelo Gallardo logró la clasificación. El 23 de noviembre en Chile, los de Napoleón
mostrarán una cara distinta.

 

 

 

Comentarios

comments

Compartir