El voto en blanco puede ser la segunda fuerza en Octubre en Varela

0
Compartir

El domingo más de 32.000 vecinos votaron en blanco en la categoría intendente. El corte de boleta en el Frente de Todos superó los 53.000. Entre Alaniz y Kanashiro se repartieron esos votos. Pero para octubre el médico no podría competir.

La campaña del corte de boleta en Florencio Varela dejó como resultado un claro mensaje a la clase dirigente. Entre el corte de boleta que sufrió en su inmensa mayoría el Frente de Todos y el voto en blanco, el monto total se ubica en segundo y cómodo lugar. Este hecho se vería potenciado por una determinación que podría tomar la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires, para con la lista del médico Mario Kanashiro. Esa determinación no sería otra que no hacer lugar a la promulgación de una lista con 18 renunciados para que compita el 27 de Octubre. En ese marco los más de 26 mil electores que votaron al médico, hijo de japoneses, quedarían en el aire.

LOS NUMEROS
Los fríos números, comparados con las PASO de 2015 indican que Andrés Watson duplicó el número final, pues Julio Pereyra tuvo una interna con Héctor Salatino y dos litas más. Pereyra saco 48.992 votos, Salatino 34.379 y sumando las restantes dos litas el número dio 97439. Watson logro el domingo 97.779. Pero claro, en el espacio oficial estaban todos los sectores, menos el de Germán Berón que alcanzó los 5.700 sufragios en la interna. Los números indican que el peronismo no creció en votos, en Varela, en los últimos 4 años, en la categoría intendente. Cabe mencionar que la fórmula de Alberto/Cristina superó los 152.000 sufragios. El corte para intendente paso los 53.000 votos.
En el otro extremo el por entonces Cambiemos alcanzo en 2015 los 34.186 votos en la categoría a intendente. El domingo Pablo Alaniz cosecho 55.000 sufragios y Macri/Pichetto algo más de 40.000. Entre esta cifra y los votos de Alaniz está el corte de boleta. Y esos votos salieron de Andrés Watson.
Los números de la torta que publicamos en este despacho son fríos y contundentes. Entre el voto en blanco, (32.210) la sumatoria de todos los 10 precandidatos que no alcanzaron el piso del 1,5% para ir a las generales de octubre (16.586) y lo sufragios que podrían quedar en el aire (26.496) si la Junta Electoral no promulga la lista de Kanashiro, habrían unos 72.586 electores disponibles para Watson y Alaniz, los dos competidores más fuertes. ¿Quién se llevaría estos votos? ¿Watson o Alaniz? .
Un hombre de la política local, conocedor como pocos de la política local, ayer dijo a Varela al Día: «La gente es exitista por naturaleza. Muchos de estos electores van a votar a Andrés Watson. Alaniz, con mucha suerte y visto lo que sucedió a nivel nacional y provincial, puede conservar lo que sacó. Podría subir dos o tres puntos más. Creo que habrá un voto en blanco enorme y que no extrañe que ese voto en blanco pase a ser la segunda fuerza en Varela. La pregunta es: ¿por qué aquel vecino que votó en blanco o cortó la categoría municipal, después de las PASO, va a elegir un candidato a intendente? ¿Cuál es la razón para hacerlo si ya en las PASO dijo que no quería la oferta electoral? ¿Por qué cambiaría su posición y habría de elegir entre los postulantes surgidos de las PASO? Eso no se ve»
Las cartas están echadas. Si la Junta baja a Kanashiro quedarían tres listas. El Frente de Todos, Juntos por el Cambio y la Izquierda. Y aquí están los cargos electivos. Son 12 las bancas en juego. De repetirse estos números no es alejado estimar que el Frente de Todos se llevaría 8 bancas y Juntos por el Cambio las restantes 4, pues la Izquierda no llegaría al 8.33 % de los votos válidos para acceder a un escaño en el HCD

Comentarios

comments

Compartir