¡En Florencio Varela, activos desde casa al ritmo del 2 x 4!

0
Compartir

El 11 de julio, se conmemoró el Día Nacional del Bandoneón, declarado por el Congreso Nacional, mediante Ley 26.035. Dicha fecha se eligió por el nacimiento de Aníbal Troilo, el «Bandoneón Mayor de Buenos Aires».

Si cada vez que lo escuchás no dejás de tararear sus melodías y sos un apasionado del 2 x 4, no te podés perder el ciclo Cuarenteando Tangos en el que, en esta oportunidad, el artista Cesar Tossi hará un breve repaso por toda la obra de Troilo.
Se transmitirá el próximo sábado 18, online desde las 20:30 horas, por la página oficial de la red social facebook de la secretaría de Cultura, Deportes y Recreación de la comuna.
En este show a distancia, además de deleitarte con las canciones también podrás pedir tu tema, ya que Tossi concederá los pedidos del público. Esta es sin duda una excelente oportunidad para disfrutar y entretenerte en estos días de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

La importancia de «Pichuco» en el tango
Nació el 11 de julio de 1914 en el barrio del Abasto. Sobre su apodo, que lo acompañó desde niño, contó: «mi padre tenía un amigo a quien llamaban Pichuco. Sobre mis primeras lágrimas de niño, con su dulzura de hombre, acaso feliz mi padre trató de calmarme: ‘Bueno,.. Pichuco… bueno’. Y me quedó para siempre».
El 1ro. de julio de 1937 debutó, con su propia orquesta, en la boite Marabú. Un cartel anunciaba: «Todo el mundo al Marabú, la boite de más alto rango, donde Pichuco y su orquesta harán bailar buenos tangos».
Aníbal Troilo creó cerca de 60 tangos, instrumentales y cantados, que forman parte del patrimonio de la música ciudadana. Se han hecho innumerables versiones de sus obras.
Le puso música a Barrio de tango, Che bandoneón, Sur, Romance de barrio, Desencuentro, La última curda, María, Garúa, Pa’ que bailen los muchachos, Discepolín, entre otras obras que compuso junto a poetas como Homero Manzi, Cátulo Castillo, Enrique Cadícamo, José María Contursi.
Entre tantas, «Pichuco» compuso un tema musical para que Discépolo le pusiera sus versos: Mi tango triste.
Además, fue impulsor de grandes intérpretes y quedó grabada en la historia la inolvidable dupla con el «Polaco» Goyeneche.

Comentarios

comments

Compartir