En Florencio Varela también partidizan la vacuna

0
Compartir

Con el argumento de una campaña de desinformación instalada por los medios de comunicación, los Movimientos Sociales que integran la CTEP, salieron a los barrios para realizar encuestas, entregar folletería y hasta concretar una preinscripción en el Plan Provincial de Vacunación, todo con pecheras y en nombre del partido de gobierno.

Los movimientos sociales que conforman la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) iniciaron el sábado pasado, con la participación de 150 mil voluntarios, una campaña solidaria para concientizar y prevenir los contagios de coronavirus e impulsar la vacunación masiva en todo el país. Con la lluvia del fin de semana en Florencio Varela hubo militancia de la vacuna a media máquina. Las redes sociales ganaron espacio con fotos y mensajes de los defensores de la salud y enemigos de quienes, dicen, desinforman a la población. Sin embargo, solo se trata de partidizar la vacuna en favor del espacio de gobierno, cuando en realidad los recursos son del Estado. La vacunación es un acto sanitario y debe estar en manos de profesionales de la salud. Si los movimientos sociales salen a la calle a militar la vacuna, que lo hagan puerta por puerta y sin remeras partidarias. Caso contrario están partidizando el servicio sanitario y de alli al clientelismo, solo hay un paso.
«Hoy iniciamos la jornada solidaria nacional para fortalecer la prevención ante el coronavirus, informar y concientizar sobre la importancia de la vacunación ante el coronavirus. Entendemos que acá nadie se salva solo», señaló a Télam el presidente de la Federación de Cooperativas de Trabajo Evita y dirigente de la UTEP, Gildo Onorato.
En esa línea, el dirigente social destacó el rol de los movimientos sociales en la emergencia desde que se desató la pandemia y advirtió que desde las organizaciones nucleadas en la UTEP «se tiene en claro que está pelea no término».
«Tratamos de estar a la altura porque en los barrios populares se sufre mucho. La relajación en los cuidados hizo crecer los contagios de Covid-19, por eso hay que fortalecer la campaña sanitaria», apuntó Onorato.
Las organizaciones sociales y populares que participan a partir desde el sábado de esta campaña integran la UTEP, que alberga al Movimiento Evita, el Movimiento Somos-Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), entre otras agrupaciones.
Esta acción comunitaria -que se realizara bajo el lema «Organización Comunitaria para la Reconstrucción argentina»- se desarrolla en los barrios más humildes del país, donde se instalan mesas callejeras, se realizan pegatinas barriales con leyendas explicativas y se dan charlas vecinales que incluyen la entrega de folletos que difunden la importancia de la vacunación contra el coronavirus .
Daniel Menéndez, subsecretario de Políticas de Integración y Formación del Ministerio de Desarrollo Social y coordinador nacional del Movimiento Somos-Barrios de Pie, dijo: «La militancia social es fundamental para empujar esta campaña de vacunación que será histórica. Vimos cómo un grueso de los medios de prensa y muchos dirigentes de la oposición se montaron sobre noticias falsas que afectó la percepción en un sector de la sociedad sobre la necesidad de inocularse», apuntó el dirigente en declaraciones a Télam.

 


Mientras desde casa Casa Rosada manejan cierta intranquilidad por el retraso que informó Rusia sobre la distribución de la Sputnik V, que impacta en la campaña de vacunación contra el coronavirus , la oposición impulsa un nuevo capítulo en el debate político sobre la inmunización: «la militancia de las vacunas». En las últimas horas, trascendió que distintas jurisdicciones de la provincia de Buenos Aires compartieron puntos donde las personas pueden inscribirse para ser inoculados y en muchas localidades esos sitios incluyen unidades básicas de La Cámpora.
El bloque de legisladores bonaerenses de Juntos por el Cambio apuntó contra el Ministerio de Salud, a cargo de Daniel Gollán. Presentó un pedido de acceso a la información pública y denunció que hay «una logística paralela», un «uso clientelar» del suero, y «favoritismo» en la distribución de dosis.
Luciano Bugallo, uno de los impulsores de la acusación y representante de la Coalición Cívica de Carrió, afirmó: «Nuevamente vemos al kirchnerismo confundir Estado, Gobierno y partido, creyendo que todo es lo mismo, adueñándose de lo público y haciendo un uso partidario con las preocupaciones y necesidades de los bonaerenses».
Por el lado oficialista, el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, Federico Otermín fue el primero en salir a responder en medio del debata que instaló la oposición. «Todas las fuerzas políticas deberían ayudar a la gente a inscribirse en el operativo de vacunación. Si te dedicás a la política, o sea a ayudar al otro, y no ayudás a que la gente se vacune, ¿para qué te dedicás a la política realmente?», reflexionó.

 

EN VARELA
«Esta campaña que se inició hoy se desarrollará sobre cinco ejes: la prevención de contagios, la promoción de la vacuna, el refuerzo educativo, campañas contra la violencia hacia las mujeres y la seguridad comunitaria», precisaron las organizaciones convocantes en un comunicado conjunto. Sin embargo, en Florencio Varela hasta hubo mesas en gazebos donde se invitaba a los vecinos a dejar sus datos en una preinscripción de la vacuna. ¿Qué destino tendrán esos datos personales aportados por vecinos a los que tratan de desasnar sobre el plan de vacunación, máxime aun cuando existe una página web provincial para inscribirse en forma directa? ¿Cuál es el objetivo de generar encuestas entre la población? ¿Con qué recursos se sostiene la imponente logística? ¿No alcanzan las redes sociales para llevar información? ¿Qué explicación le pueden dar al ciudadano que desconfía de la vacuna ante la falta de información nacional? El ciudadano de a pie, con poca información del sistema de vacunación, se preinscribe y ello genera una gran expectativa de cara a la inmunización. ¿Quién le explica a ese vecino que no hay certeza de cuando comienza la vacunación masiva?

 


El docente y dirigente del Movimiento Mayo, que integra la CTA, Juan Vitta, disparó, como es su costumbre, contra quienes, según su parecer, llevan confusión a la población. Vitta dio su opinión en la misma red social donde días pasados subió fotográficas de su participación en la marcha contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación pidiendo, con el arrojo de bolas de basura, la libertad de Milagro Sala. Dijo Vitta: «En Varela la CTA milita la inscripción a la vacunación, dando información a los vecinos que derribe los mitos que instalan los que promueven la muerte». Como se puede leer, hay gente que promueve la muerte, según Vitta. Del anunciado cierre en diciembre pasado del Hospital Modular de Florencio Varela, suspendido ante el crecimiento de los contagios, Vitta no dijo una sola palabra. Cerrar un hospital ¿sería también promover la muerte? A muchos el barbijo ideológico les tapa los ojos.
El cooperativista y casi empresario de la obra pública municipal, Marcelo «Pitu» Basualdo, líder de un sector del Movimiento Evita, se mostró en las redes sociales junto a su grupo de «soldados», pues asimismo se autocalifica (soldado del Movimiento Evita, mientras luce ropas de marca y conduce una camioneta 4X4) recorriendo los barrios. Escribió antes de salir a la calle: «Desde el Movimiento Evita de Florencio Varela nos sumamos con más de 30 puntos en todo el distrito a los grupos voluntarios que recorre los barrios de la provincia de Buenos Aires en conjunto con Barrios de Pie y CCC. Frente a una campaña de desinformación pasamos casa por casa dejando información y concientizando sobre la vacunación contra el Covid-19. Nos preocupa la deserción escolar (admite) por lo que formamos redes educativas para volver a conectar a los estudiantes con el sistema educativo. Brindamos información para prevenir situaciones en caso de violencia de género y cómo actuar»
La campaña está en marcha. La oposición dispara contra la utilización política de la vacuna. En Florencio Varela el espacio «opositor» no dice una palabra al respecto. Están a flote y haciendo la plancha. El oficialismo se amarra a los salvavidas de los movimientos sociales que salen a poner la cara ante los interrogantes que tiene la comunidad sobre la única vacuna que llego al país y hasta hoy inmunizó a menos del 1% de la población y se desconoce cuándo arriban los millones de dosis anunciados por el Ministerio de Salud de la Nacion y el presidente Fernández.

Comentarios

comments

Compartir