Finocchiaro por las 100 mil netbooks halladas: «Iban a ser entregadas este año»

0
Compartir

Es necesario dejar muy claro, frente a la opinión pública, algunas consideraciones sobre el comunicado de la SIGEN que distorsiona la interpretación de un hecho. El supuesto «hallazgo» de netbooks, lejos de ser algo negativo habla de saludables procesos institucionales durante nuestra gestión al frente del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación.
La licitación de una compra de los volúmenes que el alcance nacional implica, todos los requisitos administrativos que los procesos del Estado obliga, más los tiempos de entrega y transporte de este tipo de equipos tecnológicos, no son cortos. Devienen más largos aún si, durante el transcurso, se verifican devaluaciones cambiarias que exigen redeterminaciones de presupuestos.
El equipamiento stockeado en el depósito del Correo Argentino (empresa encargada de la logística) no proviene de una sola orden de compra. Coexisten allí netbooks recibidas entre octubre y diciembre de 2017 (parte de una compra total de 450.000 unidades) con otras recibidas en febrero de 2019 (compra de 50.000 unidades).
Nuestro modelo de alfabetización digital, Aprender Conectados, lanzado en 2018, no se limitaba en entregar, únicamente, netbooks. A partir de él, nuestra gestión distribuyó en las escuelas lo que denominamos aulas digitales móviles, que esencialmente son carros de guarda (elementos que también deben ser comprados, recibidos, stockeados y distribuidos) portando en su interior un determinado número de computadoras -según la matrícula de cada escuela secundaria-, más kits de robótica y de programación.
Como dijimos, el material encontrado en el depósito de Tortuguitas no es parte de ningún «descubrimiento».
El 16 de septiembre de 2019, mediante el sistema de gestión de documentación electrónica, la SIGEN envió una comunicación oficial a EDUCAR S.E.-sociedad del Estado encargada de la provisión material del material tecnológico educativo- solicitando el stock de netbooks en el depósito CORASA (Correo Oficial de la República Argentina Sociedad Anónima). En esa oportunidad se informaron 238.380 unidades. Las 100.000 que provocan esta respuesta son el remanente de aquella existencia luego de las que fueron distribuidas, integrando las aulas digitales móviles, en el tiempo transcurrido hasta finalizar nuestro período. Después de aquel pedido de información, la Auditoría General de la Nación y la Unidad de Auditoría Interna del Ministerio, también mediante el sistema de gestión de documentación, volvieron a pedir los stocks debido al cierre administrativo por el cambio de gestión. Lo hicieron el 25 de noviembre. Obviamente, los datos fueron compartidos en esa nueva oportunidad.
Por otro lado, a principios de enero, los funcionarios de Educar S.E., informaron a la Jefatura de Gabinete del Ministerio de Educación todos los stocks en depósitos. Por supuesto, estas netbooks fueron incluidas en ese documento. Es más, se señaló que, siguiendo el vigente plan de entregas, en marzo de este año culminaría la entrega de todo el material. La Jefatura de Gabinete indicó, entonces, detener la distribución ya que iban a «recalcular» el plan de alfabetización digital.
Es usual, y deseable, que en los intercambios de gestión estos stocks existan. A finales de 2015, el inventario recibido fue aún mayor. Mayor también era la «edad» del material. Tanto es así que parte del equipamiento previsto para el nivel medio y unos dispositivos de conectividad no pudieron ser utilizados ya que tenían más de 5 años de antigüedad.
Para finalizar, resulta curioso que en el supuesto descubrimiento de la SIGEN no hiciera referencia a todo el equipamiento (access points, switches, routers, entre otros elementos), correspondiente al Plan Nacional de Conectividad Escolar, necesario para proveer Internet al 100% de las aulas de las escuelas del sistema de gestión estatal del país (alcanzamos el 60% de la matrícula en 2019), considerando que se encontraba en el mismo depósito.
No debemos ser indiferentes cuando se quiere contar como algo malo lo que es bueno, ni cuando se relata como bueno lo que es negativo para la Educación Pública.

Comentarios

comments

Compartir