Fiscal varelense detuvo a un hombre por su contradicciones ante la muerte de su mujer

0
Compartir

Para la agente fiscal Mariana
Dongiovanni, titular de la Fiscalía Descentralizada Nº 2 de Florencio Varela, el estado de nerviosismo y las respuestas contradictorias que ofreció ayer Avelino E, de 47 años, ante su esposa muerta en el lecho matrimonial, llevó a pronunciar dos palabras contundentes: “Queda aprehendido”
Los hechos que ahora investiga la justicia, para determinar el grado de compromiso de Avelino E, comenzaron a gestarse a las 4 de ayer.
Fuentes judiciales y policiales destacaron que a media mañana de ayer llegó el alerta a la policía del presunto suicidio de una mujer en el domicilio de la calle Carlos Gardel al 2800 de Monte Cúdine. La fallecida convivía con su hijo menor de 11 años y fue identificada como Cintia Gabriela Pérez, de 35 años de edad.
Los agentes policiales se entrevistaron con Avelino E, quien relató que a las 4 de la mañana se retiró del domicilio para ir a trabajar quedando en la finca Cintia y su hijo menor de 11 años de edad. Dijo el ahora aprehendido que mientras estaba en su trabajo recibió el llamado de su hermano, que vive en la parte de arriba de la vivienda, manifestándole que su pareja estaba sin vida en su cama. En ese marco se hizo presente rápidamente en la vivienda constatando que su pareja estaba en la cama aparentemente sin vida presentando golpes en el rostro.
Para la policía el gato estaba encerrado por lo que de inmediato dio cuenta a la fiscal de turno, Mariana Dongiovanni, quien se hizo presente en el inmueble. La representante del Ministerio Publico hizo algunas preguntas a Evelino E, y ante sus respuestas contradictorias dispuso su aprehensión para establecer que a prima facie el caso se caratule como homicidio agravado.
Ahora es el turno de la percias de rigor, entre ellas el examen forense (autopsia) con lo cual se determinará la suerte del hoy sospechado de haber matado a su mujer a golpes.
BILLETERA
La orden de allanamiento del fiscal Nº 1 de Florencio Varela, Darío Provisionato, indicaba para el día de ayer a la salida del sol: “Requisa personal de los moradores y ocupantes del domicilio y secuestro de arma de fuego y de una billetera de marca Bross”
Hasta el domicilio de las calles 1519 entre 1544 y 1546 llegaron los uniformados. Se señalaba la vivienda de mampostería compacta con un ventanal de color blanco y con rejas. No había motivo para errores. Los policías buscaban a un tal Braulio pero alli vivía una mujer con sus dos hijas, cocinera de un comedor comunitario de La Capilla. No le dieron vuelta la casa, de milagro. ¿Por qué suceden estos errores?

Comentarios

comments

Compartir