Grave denuncia por el delito de acción pública generado por policías de la Comisaría Primera

0
Compartir

El doctor Edgard García, abogado penalista, trata de revertir una causa judicial que tiene detenido a su patrocinado, a quien policías d e la Comisaria Primera le habrían plantado la prueba (drogas y un arma) para detenerlo. El hecho seria una vuelto para con el acusado, quien dejó de trabajar para la policía como falso consumidor y entregador de dealers.

En los pasillos tribunalicios son habituales los relatos de malos procedimientos policiales para perjudicar a ciudadanos que no cumplen con ciertos requisitos. En cambio no es habitual que esos relatos sean plasmados en expedientes judiciales y se hagan públicos. Este es un caso. Es el caso de un detenido con prisión preventiva y acusado de comercializar drogas al menudeo. Se trata de un varelense que trabajó para la policía como falso comprador en procedimientos de drogas. Hoy su esposa y su abogado denuncian que para detenerlo en su casa le plantaron un arma y drogas, además de sacarle $38.000 para mejorar la situación de su mujer.
El relato de los hechos se generó en la redacción de Varela al Día por el abogado particular del matrimonio, al que llamaremos Mirta y Ricardo, por recomendación del letrado. El doctor Edgard García dio amplios detalles que involucran a personal de la Comisaría Primera de Florencio Varela, cuyo comisario, Sergio Ferreyra, no tiene relación con la prensa local. Del mismo modo se comporta la Jefatura Distrital y Departamental. Las promesas de gestiones de puertas abiertas, son de la boca para afuera.

EL HECHO
El letrado García relató: «Aquí existe una supuesta investigación que realiza el servicio externo (de calle) de la Comisaría Primera de Florencio Varela donde dicen que en forma anónima reciben una denuncia de venta de estupefacientes. La policía le da intervención a la fiscalía y comienza a investigar. Dicen que se apersonan varias veces en móviles no identificables en el domicilio. Dicen que llevaron elementos para poder probar el ilícito. Dicen que vieron movimientos de jóvenes, que van y entregan dinero a cambio de otra cosa. Pero que casualidad: Siempre se les rompen los equipos, no pueden filmar, no pueden sacar fotos. Aca está solamente la palabra de ellos»
-¿No hay un departamento de drogas para estas investigaciones?
-Si. Hay un departamento especializado. Pero la comisaría tiene potestad para hacer estas intervenciones de narcomenudeo.
-¿Dónde se genera esto?
-En la zona de avenida Luján y Hudson, límite de la Comisaría Primera. En una calle de tierra, que no tiene salida. Poco transitada, oscura. Alli los policías certifican estos movimientos que no pueden probar. Solo tienen sus declaraciones. Hacen un previo, que es el hecho de detener a un comprador en presencia de un testigo. Este caso está mal manejado, porque el testigo que lleva la policía no ve al comprador. Dicen que para no exponer a la testigo la dejan a una distancia considerable y se manejan por comunicaciones de celular. Al comprador le secuestraron un gramo de droga. Con estos datos piden el allanamiento a la fiscalía del fiscal Darío Provisionato. El fiscal no requirió más prueba, ordenó que se allane y en un marco particular donde hay tantos hechos que no han sido como lo ha denunciado la policía. Hechos que ocultan un comercio.

García relató que el allanamiento fue normal hasta la presencia del Grupo de Apoyo Departamental (Grupo de choque). Dijo que tras la salida del GAD y ya con la situación dominada, ingresaron a la casa los policías del servicio externo de la Comisaría Primera. En la casa estaba un matrimonio y dos menores de edad. Las menores fueron liberadas al tiempo que le taparon la cabeza al hombre de la casa, su cliente.
«Con la cabeza tapada -relata García- comienzan a revisar una vivienda que está en la parte posterior del lote y sin la presencia del imputado. Solo con la presencia de los testigos. La mujer (Mirta) del imputado (Ricardo) que quedó en la sala, fue llevada compulsivamente del brazo a la casa del fondo para presenciar el allanamiento. En ese momento los policías de la Primera le pregunta a Ricardo que cantidad de plata tenía en su poder para sacarla limpia a Mirta.
Mirta interrumpe el relato y detalla: «Ellos le preguntaron a mi marido si podía conseguir 200 mil pesos. Después cuando me esperan a mi afuera, yo le digo que tengo solo 30.000 pesos»
García retoma su relato: «Ricardo le dice que tiene 30 mil pesos en la habitación. Y ellos le piden más. El les dice que podría conseguir 200 mil pesos. En ese momento Mirta regresó con los testigos y los demás policías, donde no encontraron nada de interés. Mirta fue sacada de la habitación afuera y revisaron la vivienda principal. Ahí le dicen a Mirta que Ricardo había dicho que podía conseguir 200 mil pesos. Mirta dice le dijo que lo único que había estaba en la habitación y el policía le dice que esos 30 mil pesos era poco. Mirta se asombró. ¿Cómo sabían los policías que había 30 mil pesos? Mirta ofreció 8 mil pesos que tenía en la cocina para el pago del vestido de novia de su hija, que se casaba en una semana. Estos policías se quedaron con los 38 mil pesos. Fueron a comprar bebidas, comida, helado. El allanamiento duro varias horas»

 

 

El doctor Edgard García con Mirta, en Varela al Día

INVESTIGACION DEL ABOGADO
García tomó el caso varios días después. A partir de una investigación particular de los hechos, ubicó a testigos que declararon en la causa. Presentó 5 testigos de los cuáles dos declararon haber visto como un policía del interior de un auto Fox negro estacionado en la puerta de la casa allanada, sacaba un arma que se la colocó en la cintura, una bolsita con envoltorios que guardó en su pantalón y varias balas en una caja que también cargo entre sus prendas. En tanto un vecino lindero a la casa vio por medio de una ligustrina que da a un ventanal de la habitación donde se llevaba a cabo la requisa, ingresar al policía del Fox Negro por el pasillo que divide ambas viviendas y descargar la prueba sobre una mesa. El testigo dio detalles con lujos.
«Esa prueba era un revólver, una caja de proyectiles, la bolsa con la sustancia y una escopeta. De todo lo incautado solo la escopeta era de Ricardo. Este fue el hecho. Ricardo quedó detenido. Hoy sigue preso»
-¿Cuándo sucedió esto?
-La investigación comenzó el 24 de agosto y el allanamiento fue el 3 de Noviembre.
Mirta interrumpe para dejar en claro que «los 38.000 que nos sacaron, no figuran en la causa. Quedó en el bolsillo de ellos, los policías»

LA VENGANZA
García sostiene que la mejor defensa del imputado, si es inocente, es su declaración. Por consejos del defensor oficial, Ricardo se había negado a declarar. Con la llegada del nuevo letrado, Ricardo declaró y contó que todo se trató de una venganza por no colaborar mas como testigo de la policía.
«Todo esto deviene porque Ricardo trabajó para la policía durante mucho tiempo como comprador previo. Es una persona paga por la policía para ir a comprar droga que la misma policía le da. De esta manera se genera la prueba para realizar allanamientos. Como Ricardo ya no quería saber más nada de esto, le dieron el vuelto. El jefe de calle y otros policías acudían a la casa de Ricardo. Era habitual y lo dicen los vecinos. No allanaron una casa que no conocían»
El abogado aseveró que su cliente también trabajaba para otros departamentos de la policía. «Es fácil saber si miente o no miente. Hay un montón de causas con su nombre. Ricardo dijo que comenzó a colaborar con la policía creyendo que hacia un bien, en función de sacar de circulación a las personas que venden drogas. Dijo que con el tiempo comenzó a ver que no era asi y había un negocio detrás. A veces en los operativos la persona no quedaba prensa y los policías se llevaban un dinero. Allí comenzó a preguntarse porque me pagan a mí. Un día dice que deja todo y le balean la casa. Eso lo llevó a mudarse a la zona de Bosques. Y allí dijo basta. Ese basta termino en esto. Hoy le decimos al fiscal que el hecho no fue así y no lo toma en cuenta. Juez de Garantías y Fiscalía, comulgan todos en la misma iglesia. Lo que el fiscal cree tener por cierto es asi. Hoy mi cliente está detenido por tenencia de estupefacientes para su comercialización. Un delito grave»

OTRA CAUSA
«Se armó una causa paralela, en la cual recién se solicitó al Ministerio de Seguridad los nombres de los oficiales que actuaron en el hecho, cuando sus datos están en el acta de allanamiento”, dice el letrado y agrega: “Pero esto no queda ahí. La señora Mirta fue el viernes pasado a la comisaria a buscar un certificado de supervivencia para su marido preso, porque cobra una pensión. De paso reclamó por la alianza de matrimonio que le sacaron a Ricardo al momento de ser detenido. Mirta había presentado el recibo que le habían dado y se lo quedaron. Como respuesta le dijeron que la alianza no aparece. El viernes la hacen hablar con el segundo y le dice que está en el libro de efectos. Solo tiene que aparecer. Mientras esperaba el certificado pasa el jefe de calle, un tal Néstor y le dice: Esta sucia que hace acá. Allí la señora se indignó y los trató de corruptos y ladrones, le recordó que le sacaron 38 mil pesos. El policía respondió con una amenaza: Callate la boca porque vas a terminar presa como tu marido»
Así las cosas García intentó, junto a Mirta, hacer ayer la denuncia para dejar en claro que el policía admite que sin pruebas metió preso a Ricardo. «Yo creo que todo esto es parte de la pieza principal, pero para el doctor Provisionato esto se trata de un hecho nuevo. Por lo tanto recomendó que se haga otra denuncia. Estimo que ambas causas nunca se van a juntar. Del mismo modo que la causa por el delito de acción pública, donde los testigos dicen haber visto a la policía plantar la prueba. Esa es otra causa cuando debería ser una sola»
La policía tiene la palabra. Obviamente que no habrán de responder, como es habitual. En los pasillos, dicen que estas cosas son habituales.

Comentarios

comments

Compartir